Biden pierde el tiempo mientras Irán construye una bomba nuclear

Según The New York Times, los funcionarios estadounidenses han advertido a Israel que los repetidos ataques a las instalaciones nucleares iraníes son contraproducentes; mientras tanto, la administración Biden ha hecho girar los pulgares mientras Irán avanza hacia el umbral nuclear. Los informes indican ahora que Irán podría producir suficiente combustible fisible en un mes para construir un arma, y los iraníes han dicho repetidamente que no discutirán un acuerdo más fuerte que, como candidato, el presidente estadounidense Joe Biden dijo que negociaría. Sin embargo, no ha dejado de apaciguar a los mulás con la esperanza de que vuelvan al antiguo acuerdo que nunca cumplieron.

Desgraciadamente, la campaña de «máxima presión» del ex presidente Donald Trump fracasó (quizá cuatro años más habrían cambiado las cosas, pero era poco probable dada la falta de cooperación internacional). Ahora, siguiendo los precedentes establecidos por los presidentes Obama y Trump, Biden permite que Irán y sus apoderados ataquen impunemente a las fuerzas estadounidenses y a sus aliados.

Irán no tiene ningún incentivo para cambiar sus políticas dada la muestra de debilidad de EEUU puesta de manifiesto por la caótica retirada de Afganistán que envalentonó a los yihadistas de todo el mundo (y a los mulás de Irán) demostrando que su compromiso con su fe es más fuerte que la lealtad de EEUU a sus aliados.

Considere algunas otras respuestas a la agresión iraní:

  • Biden retiró su apoyo al intento de Arabia Saudita de impedir que las fuerzas hutíes respaldadas por Irán invadieran el país. Posteriormente, los hutíes asaltaron la embajada de Estados Unidos en Yemen y ahora están amenazando una ciudad estratégica y rica en petróleo cerca de la frontera saudí.
  • Biden quiere transferir armas al ejército libanés a pesar de las advertencias israelíes de que acabarán en manos de Hezbolá y reforzarán el control de Irán sobre Líbano.
  • Biden no ha respondido a las numerosas provocaciones en el mar, como el acercamiento de fuerzas iraníes a buques de la marina estadounidense, el apoderamiento de barcos de aliados y el ataque a buques de propiedad israelí.
  • Biden ha permitido que queden impunes los ataques respaldados por Irán contra bases estadounidenses en Siria e Irak.

La única buena noticia es que Biden no ha suavizado las sanciones. Además de mantener las sanciones de Trump, impuso algunas otras, en particular a personas y empresas dedicadas a la producción de drones (irónico, dada su crítica a la campaña de «máxima presión» de Trump y su fracaso), que aparentemente era su idea de una respuesta dura al ataque iraní a nuestra base en Siria. Aun así, al reanudarse las conversaciones en Viena, los iraníes dejaron claro que no volverán al antiguo acuerdo y que no harán nada sin un alivio de las sanciones. Sigue existiendo el temor de que Biden desee tan desesperadamente un acuerdo que ceda.

Estos temores se vieron reforzados por los informes sobre un supuesto acuerdo provisional propuesto por Robert Malley, una de las personas que contribuyó a poner al mundo en la peligrosa situación en la que se encuentra ahora al promover el acuerdo original con Irán. Según esta descabellada idea, Estados Unidos liberaría miles de millones de dólares en activos iraníes congelados, lo que, al igual que el pago para conseguir el acuerdo original, dará a Irán más fondos para sus nefastas actividades. A cambio, sólo se esperaría que Irán suspendiera, no revirtiera, las actividades de enriquecimiento que lo han acercado a la pureza necesaria para una bomba. No es sorprendente que Israel se oponga a esta idea.

Aunque la atención se centra, con razón, en el gobierno de Biden, no hay que olvidar que una parte de la estafa de Obama para vender el acuerdo fue la promesa de que habría sanciones «de vuelta» si Irán violaba el acuerdo. Los signatarios europeos se han negado a volver a imponer sanciones, se han resistido incluso a una censura sin sentido de las violaciones de Irán y han buscado sistemáticamente formas de eludir las sanciones estadounidenses. Las otras partes del acuerdo, Rusia y China, nunca dejaron de apoyar a Irán.

Dada la dejadez de nuestros aliados, corresponde a Biden tomar medidas para impedir que Irán construya una bomba, pero ¿alguien cree que está dispuesto a utilizar la fuerza militar necesaria (que no es necesariamente otra «Operación Tormenta del Desierto» como insisten los alarmistas)? Habla ambiguamente de «otras opciones» si las negociaciones fracasan; sin embargo, los iraníes creen que estas amenazas son tan vacías como la retórica de Obama de que «todas las opciones están sobre la mesa», especialmente después de retirar nuestras tropas y equipos de Oriente Medio y declarar repetidamente que su prioridad es Asia.

Meter el dedo en la llaga no es una política exterior, y no asusta a Irán, cuyo portavoz de las fuerzas armadas dijo: «No retrocederemos en la aniquilación de Israel, ni siquiera un milímetro. Queremos destruir el sionismo en el mundo».

En lugar de adoptar el enfoque de confrontación del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, Naftali Bennett ha sido más diplomático para evitar enemistarse con el presidente. Sin embargo, no ha dejado ninguna duda de que Israel defenderá sus intereses si Estados Unidos no negocia un acuerdo que haga imposible que Irán construya una bomba, desarrolle misiles balísticos, patrocine el terrorismo mundial y amenace a sus vecinos.

Por ahora, la administración parece decidida a realizar un sabotaje. No, no el sabotaje del programa nuclear iraní, sino de las acciones israelíes para impedir que Irán consiga una bomba. Al parecer, funcionarios de Biden han estado filtrando información a The New York Times sobre las operaciones israelíes. Una de las razones puede ser el deseo de demostrar a los iraníes que están interesados en negociar de buena fe y que, como en 2015, no permitirán que Israel les estropee la fiesta del apaciguamiento.

Aunque la atención se centra, con razón, en el gobierno de Biden, no hay que olvidar que una parte de la estafa de Obama para vender el acuerdo fue la promesa de que habría sanciones «de vuelta» si Irán violaba el acuerdo. Los signatarios europeos se han negado a volver a imponer sanciones, se han resistido incluso a una censura sin sentido de las violaciones de Irán y han buscado sistemáticamente formas de eludir las sanciones estadounidenses. Las otras partes del acuerdo, Rusia y China, nunca dejaron de apoyar a Irán.

Dada la dejadez de nuestros aliados, corresponde a Biden tomar medidas para impedir que Irán construya una bomba, pero ¿alguien cree que está dispuesto a utilizar la fuerza militar necesaria (que no es necesariamente otra «Operación Tormenta del Desierto» como insisten los alarmistas)? Habla ambiguamente de «otras opciones» si las negociaciones fracasan; sin embargo, los iraníes creen que estas amenazas son tan vacías como la retórica de Obama de que «todas las opciones están sobre la mesa», especialmente después de retirar nuestras tropas y equipos de Oriente Medio y declarar repetidamente que su prioridad es Asia.

Meter el dedo en la llaga no es una política exterior, y no asusta a Irán, cuyo portavoz de las fuerzas armadas dijo: «No retrocederemos en la aniquilación de Israel, ni siquiera un milímetro. Queremos destruir el sionismo en el mundo».

En lugar de adoptar el enfoque de confrontación del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, Naftali Bennett ha sido más diplomático para evitar enemistarse con el presidente. Sin embargo, no ha dejado ninguna duda de que Israel defenderá sus intereses si Estados Unidos no negocia un acuerdo que haga imposible que Irán construya una bomba, desarrolle misiles balísticos, patrocine el terrorismo mundial y amenace a sus vecinos.

En lugar de adoptar el enfoque de confrontación del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, Naftali Bennett ha sido más diplomático para evitar enemistarse con el presidente. Sin embargo, no ha dejado ninguna duda de que Israel defenderá sus intereses si Estados Unidos no negocia un acuerdo que haga imposible que Irán construya una bomba, desarrolle misiles balísticos, patrocine el terrorismo mundial y amenace a sus vecinos.

Por ahora, la administración parece decidida a realizar un sabotaje. No, no el sabotaje del programa nuclear iraní, sino de las acciones israelíes para impedir que Irán consiga una bomba. Al parecer, funcionarios de Biden han estado filtrando información a The New York Times sobre las operaciones israelíes. Una de las razones puede ser el deseo de demostrar a los iraníes que están interesados en negociar de buena fe y que, como en 2015, no permitirán que Israel les estropee la fiesta del apaciguamiento.

Hay quizás una razón más nefasta, sobre la que advertí cuando Biden nombró a su equipo de política exterior. Algunas de las filtraciones reflejan una vuelta al desacreditado pensamiento de los arabistas. El mejor ejemplo fue la filtración al Times en la que se afirmaba que el ataque con drones instigados por Irán contra la base estadounidense en Siria el 20 de octubre era una represalia por los ataques aéreos israelíes contra objetivos iraníes en Siria. La idea de que las acciones israelíes ponen en peligro a los soldados estadounidenses en la región es un elemento básico de los esfuerzos arabistas por socavar la relación entre Estados Unidos e Israel.

Me acordé de 2010, cuando el departamento de defensa de Obama publicó un informe en el que se afirmaba espuriamente que las tropas estaban en peligro debido al apoyo estadounidense a Israel. También decía que «la ira árabe por la cuestión palestina limita la fuerza y la profundidad de las asociaciones de EE.UU. con los gobiernos y los pueblos», una opinión que no sólo era falsa, sino que ayuda a explicar por qué fue necesario marginar a los arabistas para llegar a los Acuerdos de Abraham.

En lugar de causar daños, fue la inteligencia israelí -que demuestra una vez más el valor estratégico de Israel- la que salvó la vida de los soldados estadounidenses en la base siria al avisar a Estados Unidos del inminente ataque a tiempo para evacuar la base.

Curiosamente, el Times dijo que el Pentágono no confirmaría el papel de Irán en ese ataque «en parte para evitar estropear las conversaciones para reiniciar el acuerdo nuclear con Teherán». Un ataque directo a Estados Unidos no era lo suficientemente grave como para merecer un reconocimiento, y mucho menos una respuesta más allá de anunciar sanciones contra los iraníes afiliados al programa de drones.

¿Se suponía que esto iba a demostrar que Biden iba a defender los intereses estadounidenses en las negociaciones?

Los críticos de la adopción de medidas militares contra Irán sugieren que Estados Unidos no corre peligro aunque Irán consiga armas nucleares. Estamos lejos; no nos atacarán. ¿Por qué debería importarnos si un grupo de jeques árabes que están exacerbando el cambio climático con sus combustibles fósiles están en peligro? ¿Y los judíos? Lo único que hacen es causarnos dolores de cabeza. Ahora que lo pienso, ¿por qué deberíamos preocuparnos por Ucrania, Taiwán o cualquier otro lugar? ¿Hay algo por lo que merezca la pena luchar?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.