Cómo fracasó el chantaje migratorio de Erdogan a la Unión Europea

Grecia ha hecho finalmente lo correcto y ha privado al presidente turco Recep Tayyip Erdogan de sus perpetuas amenazas de chantaje a la Unión Europea.

El 27 de febrero, el gobierno de Erdogan estaba a punto de ejecutar su amenaza de inundar Europa con millones de migrantes (en su mayoría sirios) y abrir sus fronteras noroccidentales con Grecia y Bulgaria. Cientos de miles de migrantes comenzaron a llegar a la frontera. En unos pocos días, a principios de marzo, estarían en territorio de la Unión Europea, a los que seguirían cientos de miles más. Sin embargo, las cosas no salieron según lo previsto por Ankara.

Al día siguiente, Grecia no sólo operaba 52 buques de la Armada para vigilar sus islas cercanas a Turquía, sino que también había movilizado tropas adicionales en tierra. Sus fuerzas de seguridad pudieron bloquear la entrada de 10.000 migrantes a Grecia por la frontera terrestre turca. Algunos migrantes quedaron atrapados en la tierra de nadie entre los dos países y finalmente tuvieron que regresar al lado turco. Los funcionarios griegos informaron de sólo 76 entradas ilegales, a los que detuvieron y procesaron. En su relato sobre los medios de comunicación social, el Viceministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Yavuz Selim Kıran, comparó el presunto trato dado a los migrantes que trataban de cruzar ilegalmente a Grecia con las condiciones de los campos de exterminio nazis de Auschwitz. La Junta Central de Comunidades Judías de Grecia condenó y denunció inmediatamente la declaración.

Sin embargo, el 6 de marzo, el ministro del Interior de Turquía, Süleyman Soylu, afirmó que un total de 142.175 migrantes habían cruzado con éxito la frontera hacia Grecia. En realidad, la frontera había sido meticulosamente protegida por la seguridad griega; sólo un puñado de migrantes había logrado pasarla ilegalmente. En una conversación privada, un funcionario del ACNUR se burló del ministro: “Dos preguntas al ministro Soylu: ¿Cómo contó el número de entradas en Grecia? ¿Y cómo desaparecieron esas 142.175 personas; no están en Grecia?”.

El gobierno griego, con el apoyo de la Unión Europea, ha desplegado desde entonces patrullas de policía antidisturbios y militares en la frontera terrestre, así como buques de la marina y la guardia costera para realizar patrullas las veinticuatro horas del día frente a la costa griega, cerca de Turquía. El gobierno griego también se ha esforzado por sellar la frontera terrestre, triplicando el tamaño de una valla de 12 kilómetros existente, incluyendo la adición de pilones con cámaras térmicas y de vigilancia.

Tassos Hadjivassiliou, un miembro conservador del parlamento griego, dijo:

“Una vez que esta valla se levante, Turquía se verá gravemente comprometida en su capacidad para empujar a los migrantes. Y si eso ocurre, entonces Ankara habrá perdido su herramienta más poderosa de influencia contra Europa… y sus posibilidades, por lo tanto, de cerrar un nuevo trato con Bruselas, además de que el apoyo financiero añadido se desvanecerá.

Finalmente, a finales de marzo, las autoridades turcas tuvieron que retirar a los migrantes restantes que se habían amontonado en la frontera. No obstante, en mayo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoğlu, dijo que la política de “puertas abiertas” de Turquía continuaría, y sugirió que los migrantes y refugiados regresarían pronto a la frontera a medida que los dos países salieran de los bloqueos por coronavirus. A principios de junio se informó de que se había visto a inmigrantes ilegales que llegaban en autobuses a la ciudad turca de Edirne y a la ciudad fronteriza de Ipsala. También en junio, un vídeo difundido por la guardia costera de Grecia, mostraba buques de la guardia costera turca escoltando lanchas que transportaban refugiados e inmigrantes que llegaban a las aguas territoriales griegas.

El nuevo chantaje no funcionará por varias razones. En primer lugar, porque muchos migrantes en Turquía han aprendido por experiencia que la frontera turco-griega ya no se puede cruzar fácilmente. Y en segundo lugar, porque las fuerzas de seguridad griegas están ahora mejor equipadas y preparadas para hacer frente a una nueva ola de migrantes. Y tercero, porque será una tarea mucho más fácil bloquear a unos pocos miles que los cientos de miles de marzo.

Como dijo Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea: “Los acontecimientos en la frontera greco-turca en la región de Evros demostraron que Ankara no tiene el poder de explotar a los refugiados para salirse con la suya políticamente”.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.