El Maharal de Praga y la leyenda mitológica del Golem

Judah Loew ben Bezalel nació en Poznan, Polonia, o en Worms, Alemania en 1520. Conocido por los estudiosos del judaísmo como el “Maharal de Praga“, fue un destacado talmudista, místico judío y filósofo que sirvió como rabino en la ciudad de Praga en Bohemia (actual República Checa) durante la mayor parte de su vida

Era el descendiente de una familia noble que provenía de Worms. Su padre, Bezalel B. Ḥayyim, era el cuñado de R. Isaac Klauber de Posen, el abuelo de Solomon Luria. El hermano mayor de Judah Loew, Ḥayyim Bezalel y sus dos hermanos menores, Sinaí y Sansón, también fueron eruditos de renombre.

De 1553 a 1573 fue Gran Rabino de Moravia, después de lo cual se fue a Praga. Allí fundó una ieshivá llamada Die Klaus, organizó círculos para el estudio de la Mishná , a la que concedió gran importancia, y reguló los estatutos de la ḥevra kaddisha , fundada en 1564. Permaneció en Praga hasta 1584, y desde entonces hasta 1588 volvió a servir sirvió como rabino en Moravia, aunque según otros fue a Posen; y finalmente regresó a Praga.

El 3 de Adar 5352 (16 de febrero de 1592) el Emperador Rodolfo II le concedió una entrevista , pero no se sabe cuál fue su propósito. Parece haber poca base para la creencia de que se debió a su interés común en la alquimia. Poco después salió de Praga hacia Posen, donde se convirtió en rabino jefe; varios años más tarde regresó a Praga, se convirtió en su rabino principal y permaneció allí hasta su muerte.

El gran erudito fue venerado por su piedad y ascetismo y su conocimiento no se limitó a las materias religiosas, sino que también abrazó los estudios seculares, particularmente las matemáticas.

Fue una personalidad sobresaliente, mantenida en la más alta reputación por judíos y no judíos por igual. Se dice que el astrónomo Tycho Brahe, con quien disfrutaba de una relación social, organizó su audiencia con el emperador. Judá prefirió recurrir a fuentes talmúdicas en lugar del uso del código de Maimónides o el Tur para decidir casos de ley judía.

Insatisfecho con los métodos de educación, criticó duramente a sus contemporáneos por no seguir la forma de educación indicada en Mishnah Avot 5:21, que toma en consideración la edad del estudiante y las materias enseñadas. Los “tontos de hoy”, dijo, “enseñan la Biblia a los niños con el comentario de Rashi , que no entienden, y también el Talmud , que aún no pueden comprender”

Guershon Scholem lo consideró el precursor del jasidismo en el sentido de que popularizó las ideas cabalísticas. Su lenguaje no fue cabalístico y este hecho se interpone en el camino de una comprensión completa de su enseñanza hasta el día de hoy. Enfatizó que la filosofía y el amor esotérico son diametralmente opuestos entre sí (“dos cosas, cada una de las cuales, se contradice y se opone a la otra” – Derekh Ḥayyim , cap. 5) y sin vacilar se asocia con el mundo de la Cabalá.

Las obras de Judah Loew en los campos de la ética y la filosofía se basaron en el mismo sistema: una interpretación exegética y homilética de los dichos de los rabinos del Talmud.

El trabajo de toda su vida puede considerarse como una nueva interpretación de la Hagadá. Todos los capítulos (y casi todos los párrafos) de sus numerosas obras se abren con una cita de las fuentes tradicionales, que luego pasa a interpretar a su manera única.

Su estrecho apego a la Hagadá puede ser la razón de su fuerte defensa de la tradición oral, que fue incorporada en su Be’er ha-Golah . Incluso su trabajo sistemático sobre ética, Netivot Olam, que se convertiría en una de las obras más populares e influyentes en el campo, también se basa en la reinterpretación de pasajes Hagádicos.

Si bien los capítulos de sus obras pueden leerse como descendientes tardíos de la literatura filosófica moralista del período español, los términos filosóficos que emplea no tienen sus significados originales, sino que se les da uno nuevo orientado a la expresión de sus ideas.

Algunos pasajes de sus escritos, así como algunos de sus puntos de vista básicos sobre la trascendencia, el significado de la Torá, de la oración, etc., parecen apuntar a una familiaridad con la Cabalá.

Nunca declaró ideas cabalísticas como tales, pero parece haberlas utilizado en su interpretación de los pasajes talmúdicos. Sin embargo, la cuestión no ha sido suficientemente estudiada para permitir conclusiones definitivas. Las preguntas más importantes que trató de resolver en sus muchas obras fueron el problema de la relación entre Israel y Dios, con la Torá sirviendo como mediadora entre ellos, y el problema del galut , las razones para ello y la forma de su aplicación. Su Tiferet Yisrael y Gevurot ha-Shem están completamente dedicados a estos temas, y también los trata en sus otras obras

La más estupenda maravilla del rabino Löw fue la creación de su Golem. La palabra Golem figura ya en la Biblia, donde significa “germen, embrión”.

Más tarde, la expresión fue aplicada a un hombre inculto, rudo y necio, o servía para referirse a un objeto inacabado y por fin llegó a utilizarse para designar a una criatura artificial, que carece de alma y que cobra vida gracias a la fuerza mágica del nombre de Dios. En la Edad Media surgieron las primeras instrucciones para crear un Golem.

Golem Praga
Estatua del Golem en Praga

El poderoso rabino Löw creó a su servidor Golem de arcilla. Le infundió vida introduciéndole en la boca el shem, es decir una pequeña tira de pergamino con una inscripción mágica en hebreo que contenía el nombre de D´s.

El Golem trabajaba por dos. Acarreaba agua, cortaba leña, barría el suelo en la casa del rabino y ejecutaba las demás labores agotadoras. No comía, no bebía y no necesitaba descanso. Sin embargo, siempre que llegaba el shabat, los viernes por la tarde, cuando debían cesar todos los trabajos, el rabino le retiraba el shem de la boca. El Golem quedaba de inmediato inmóvil, y en vez de un infatigable servidor se veía en un rincón de la casa del rabino un muñeco inerte. Terminado el día de obligado descanso, la arcilla muerta recuperaba la vida después de que el rabino introdujera en la boca del Golem el mágico shem.

Una vez, preparándose para oficiar la ceremonia del shabat en la Sinagoga Viejonueva, el venerable rabino se olvidó del Golem y no le sacó el shem de la boca. Apenas el rabino hubo entrado en el santuario y entonado el primer salmo, llegaron corriendo personas de su casa y muchos vecinos. Presas del pánico y de horror, contaron al rabino con voz entrecortada que el Golem estaba enfurecido y que destrozaba todo lo que estaba a su alcance. Nadie podía acercársele ya que el furioso Golem lo mataría.

El rabino vaciló un momento. Se iniciaba el shabat, el canto del salmo ya había comenzado. Toda labor, todo esfuerzo, por más insignificante que fuese, era a partir de entonces un pecado, pero como no había acabado de decir el salmo, de hecho el shabat, no había comenzado.

El rabino se levantó y con paso apresurado se dirigió a su casa. No había llegado todavía a su vivienda y ya escuchaba un tenebroso ruido y ensordecedores golpes. El rabino fue el primero en entrar, los demás se mantuvieron rezagados por temor.

Yehuda Löw contempló horrorizado los estragos causados por el Golem: platos rotos, mesas, sillas, arcas y bancos volcados, libros esparcidos por el suelo. Una vez devastado el interior de la casa, el Golem se ensañaba en el patio con los animales de la casa del rabino.

Las gallinas, el gallo, los pollos, el perro y el gato – todos los animales domésticos yacían muertos en el suelo. El golem estaba arrancando de la tierra un tilo de grueso tronco como si fuera una estaca de una cerca.

El rabino se fue directamente al Golem. Lo miró fijamente, teniendo los brazos tendidos. Cuando el sabio tocó al Golem con sus brazos, éste se estremeció. Miró atónito a los ojos del rabino como si la fuerza que de ellos emanaba lo hubiera inmovilizado. El rabino metió rápidamente la mano entre los dientes del Golem y sacó el mágico shem. Entonces se desplomó como si hubiera sido fulminado por un rayo. Yacía sin vida en el suelo, otra vez convertido en un muñeco de arcilla. Todos los judíos presentes, los viejos y los jóvenes, exclamaron de júbilo, y ahora, ya sin temor, se acercaron al Golem tumbado en el suelo y empezaron a burlarse de él y a injuriarlo.

Sin embargo, el rabino, respirando hondamente y sin proferir una sola palabra, volvió a dirigirse a la sinagoga donde a la luz de las lámparas retomó el salmo y concluyó la ceremonia de inicio del shabat.

Pasó el sagrado día, pero el rabino Yehuda Löw ben Becalel no volvió a introducir el mágico shem en la boca y de esta manera el Golem ya no recuperó la vida y como muñeco de arcilla fue depositado en el desván de la Sinagoga, donde acabó por transformarse en polvo.

En Praga, delante del viejo ayuntamiento judío, se erige su imponente estatua, que ya tiene más de un siglo. Nadie se atrevió a destruirla, ni los nazis, ni los soviéticos, ni siquiera los grafiteros de nuestros días. Ahí está, inmutable, protegida por su propia leyenda. Durante el proceso Slánský, interpuesto en 1952 por el poder estalinista contra los espías y los cosmopolitas -es decir, los antiguos dirigentes comunistas de origen judío-, el Gobierno dispuso una guardia ante el monumento para protegerlo de posibles agresiones antisemitas. ¿Por qué esta excepción? Por miedo a una maldición. Aquí nació, producto de las palabras y del barro, el primer humanoide de la historia: el Golem. Mucho después de su muerte, su creador sigue inspirando temor.

Cementerio judío
Cementerio Judío de Praga

El rabino Loew ah Loew fue un escritor prolífico. Sus obras incluyen:

Derekh Ḥayyim , comentario sobre Avot

Netivot Olam , sobre ética, la segunda parte de Derekh Ḥayyim.

Tiferet Yisrael , sobre la excelencia de la Torá y los mandamientos.

Be’er ha-Golah , sobre pasajes talmúdicos difíciles y, al mismo tiempo, una defensa del Talmud, la segunda parte de Tiferet Yisrael.

Neẓaḥ Israel, sobre el exilio, la redención mesiánica y el arrepentimiento.

Ḥadash en Meguilá Ester y Purim

Ner Mitzvah en Ḥanukkah.

Gur Aryeh , comentario sobre Rashi, incluidos comentarios sobre la Biblia, el Targum y el Midrash.

Gevurot ha-Shem , sobre el Éxodo de Egipto, la Hagadá y las leyes de Pesaḥ

Tratados sobre Shabat , Eruvin y Pesaḥim

Haggadah shel Pesaḥ , con un discurso sobre Shabat ha-Gadol

Ḥiddushei Yoreh De’ah , novellae sobre Tur Yoreh De’ah

Sefer Perushei Maharal mi-Prag le-Aggadot ha- Shas

Sermones, novellae y responsa, algunos publicados y otros aún en manuscrito. La mayoría de las obras mencionadas han aparecido en varias ediciones.

El maharal falleció el 22 de agosto de 1609

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.