Es hora de hablar en nombre de los judíos asediados en China

A finales de este mes, los judíos de todo el mundo se reunirán para celebrar la fiesta de Jánuca en lugares tan lejanos como Teherán, Toronto y Tokio.

Siguiendo una tradición que se remonta al período del Segundo Templo, encenderán luces durante ocho noches, recordando los milagros de antaño y tratando de inspirar a una nueva generación para que lleve la antorcha de la identidad judía hacia el futuro.

Pero hay una pequeña comunidad que no podrá celebrar la fiesta este año, un grupo minúsculo y asediado cuyos derechos más básicos están inexplicablemente reprimidos: los pocos cientos de judíos chinos que quedan en Kaifeng, China.

Y en el espíritu de nuestros antepasados asmoneos, que enarbolaron con valentía el estandarte de la solidaridad y la identidad judías, nos corresponde alzar nuestras voces de protesta y hablar en su nombre.

Situada a lo largo de la ribera sur del río Amarillo, a unos 600 kilómetros al suroeste de Pekín, Kaifeng ha sido el hogar de los judíos desde al menos el siglo VII u VIII de nuestra era, y posiblemente antes.

Los primeros judíos que se establecieron allí fueron sefardíes procedentes de Persia o Irak que viajaron por la Ruta de la Seda y recibieron la bendición del emperador chino para residir en la ciudad, que era una de las antiguas capitales de China.

La comunidad judía prosperó en Kaifeng, donde encontró un ambiente acogedor de tolerancia y aceptación, en claro contraste con la experiencia típica de los judíos de la diáspora.

En 1163, los judíos de Kaifeng construyeron una gran y hermosa sinagoga, que fue renovada y reconstruida a lo largo de los siglos. Una maqueta de la misma está expuesta en el Museo del Pueblo Judío de Tel Aviv.

En su apogeo, durante la dinastía Ming (1368-1644), se dice que la judería de Kaifeng llegó a contar con 5.000 personas.

Pero cuando los judíos empezaron a adquirir mayor protagonismo en la sociedad en el siglo XVII, y algunos alcanzaron altos rangos en la administración pública china, se inició un proceso de asimilación y matrimonios mixtos que se cobró un alto precio en la comunidad.

En consecuencia, a mediados del siglo XIX, el conocimiento y la práctica del judaísmo por parte de los judíos chinos se había desvanecido en gran medida. Se cree que el último rabino de la comunidad murió a principios del siglo XIX, y la sinagoga que había permanecido orgullosa en Kaifeng durante siete siglos fue destruida por una serie de inundaciones que afectaron a la ciudad en la década de 1840 y posteriormente.

Sin embargo, contra todo pronóstico, los judíos de Kaifeng lucharon por preservar su sentido judío, transmitiendo lo poco que sabían a su progenie.

Hoy en día, en esta ciudad de más de 4,5 millones de habitantes, todavía hay varios centenares de personas -quizás un millar como máximo- que se pueden identificar a través de los árboles genealógicos como descendientes de la comunidad judía.

Después de un breve florecimiento de la identidad comunitaria a principios de la década de 2000, los judíos de Kaifeng sufrieron de repente una represión sin precedentes a partir de 2014. Durante las vacaciones de Pascua, las autoridades locales hicieron una redada en un centro judío de Kaifeng gestionado por Shavei Israel, la organización que presido, y lo obligaron a cerrar.

En los años siguientes, se tomaron medidas adicionales con los judíos de Kaifeng a los que se les prohibió reunirse el sábado y los festivales. A muchos se les obligó incluso a quitar las mezuzot de las jambas de sus casas.

Y como informó el Daily Telegraph del Reino Unido en diciembre de 2020, las autoridades de Kaifeng han emprendido una campaña sistemática para borrar cualquier rastro físico de la presencia histórica de la comunidad judía en la ciudad.

Se han cerrado las exposiciones del museo de Kaifeng que en su día promocionaba su historia judía, se han retirado los restos de la sinagoga y se ha cerrado el emplazamiento de la antigua mikve (baño ritual), situada en un hospital municipal.

Como los judíos no son un grupo minoritario oficialmente reconocido en China y el judaísmo no tiene el estatus de religión oficial, la cuestión del estatus de los judíos de Kaifeng es delicada para el régimen comunista, que los considera chinos Han de pleno derecho.

No obstante, debe quedar claro que en un país de más de 1.400 millones de habitantes, unos pocos cientos de descendientes de judíos en Kaifeng apenas suponen una amenaza para el orden social o político de China.

Y sin embargo, a pesar de los estrechos lazos que se han desarrollado entre Israel y China, el Estado judío no ha hecho prácticamente nada para protestar por el trato que reciben los judíos de Kaifeng. Que se sepa, la embajada israelí en Pekín no se acerca a la comunidad ni trata de defender su causa ante el régimen chino.

Y lo mismo ocurre con los dirigentes judíos estadounidenses, que han guardado un silencio ensordecedor a lo largo de los años.

No se puede permitir que esto continúe. No podemos ni debemos abandonar a los judíos de Kaifeng ni sacrificarlos en el altar del poder económico chino.

Muchos de ellos están haciendo lo mejor que pueden en circunstancias muy difíciles para reconectarse con su herencia judía. Pero bajo la atenta mirada de los comunistas, que vigilan sus actividades y los intimidan, los judíos de Kaifeng y su historia se están apagando lenta e inexorablemente.

En su discusión sobre Hanukkah, el Talmud en el Tractate Shabat 21b dice que la mitzvah es colocar las luces, «en la entrada de la casa de uno, afuera», pero también afirma que, «en tiempos de peligro, uno enciende adentro y eso es suficiente».

Lamentablemente, a menos que el Estado de Israel y la judería mundial hablen con voz alta y clara y protesten por el trato que reciben los judíos de Kaifeng, se verán obligados a encender las velas de Hanukkah detrás de cortinas y puertas cerradas con llave, porque realmente están viviendo «tiempos de peligro».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.