Escritor del New York Times arrestado cuando agente secreto de Irán reconoce que el gobierno iraní le pagó

El frecuente colaborador de opinión del New York Times que fue arrestado a principios de este mes acusado de actuar como agente extranjero no registrado del gobierno iraní reconoce que recibió un pago de la misión iraní en las Naciones Unidas.

“Recibí cheques de la cuenta de la Misión en la ONU y nunca se me ocurrió que estaba haciendo algo ilegal”, escribió el periodista de opinión del New York Times, Kaveh Afrasiabi, en un comunicado al Algemeiner.

“Mi conciencia está tranquila, y si el gobierno de los Estados Unidos tuviera un ápice de sentido de aprecio, me agradecería todas mis incansables actividades por la causa de la distensión, la no proliferación, los derechos humanos, el diálogo y el entendimiento interreligioso”, Afrasiabi dijo.

Calificó la afirmación del gobierno de que era un agente secreto iraní como “absurda” y “salvaje”.

“Todo lo que hice fue perfectamente legal y totalmente transparente”, dijo Afrasiabi, y agregó que había creído que la Ley de Registro de Agentes Extranjeros “solo se aplicaba a quienes participaban en esfuerzos de lobbying en nombre de un gobierno extranjero, lo que yo nunca hice”.

Un portavoz del New York Times no respondió a una consulta sobre si el periódico, que según una búsqueda en su sitio web el lunes por la mañana aún no había cubierto la denuncia penal federal contra Afrasiabi, planea informar a sus lectores sobre la situación. El portavoz tampoco respondió a una pregunta sobre si el periódico planea publicar una nota del editor que indique que los artículos de opinión provienen de alguien a quien el gobierno iraní le paga.

Afrasiabi dijo que los pagos del gobierno iraní -unos 265.000 dólares desde 2007, más la cobertura del seguro médico, alegaron los fiscales federales- no influyeron en su redacción. “En ningún momento de mi carrera profesional me ha movido algo más que mi responsabilidad moral más bien puritana como intelectual”, dijo.

La declaración que Afrasiabi proporcionó al Algemeiner, junto con los correos electrónicos de seguimiento, ofreció una vista previa de lo que probablemente será su defensa legal contra los cargos penales federales. Dijo que las misiones extranjeras de las Naciones Unidas contratan habitualmente consultores externos que no se registran como agentes extranjeros.

También cuestionó por qué, si su actividad era ilegal, el gobierno de Estados Unidos permitió que continuara por tanto tiempo: “Irónicamente, la denuncia del gobierno en mi contra admite que estaban al tanto de mis relaciones desde 2007, lo que plantea la pregunta de por qué permitir un actividad ilegal durante 13 años, a menos que supieran que no era ilegal o ‘secreta’ “. Afrasiabi sugirió que los cargos fueron motivados políticamente y cronometrados, preguntando:” ¿Fue este el último suspiro del Secretario de Estado saliente Mike Pompeo dos días antes de la asunción? ¿Quién sabe?”

Afrasiabi también dijo que no estaba presionando a Estados Unidos en nombre de Irán, sino más bien presionando a Irán en nombre de Estados Unidos. “El único lobbying del que soy culpable no pertenece a Estados Unidos sino al gobierno iraní, por ejemplo, ayudé tanto como pude a la familia del agente del FBI desaparecido en Irán, Levinson … Otro ejemplo son mis esfuerzos en nombre del periodista Jason Rezaian, del Washingon Post y, antes de eso, del académico Haleh Esfandiari del Wilson Center, que sufrió en las cárceles de Irán, al igual que yo en las cárceles de Estados Unidos ”, escribió. “Sin embargo, otro ejemplo de mi presión sobre el gobierno iraní pertenece al autor Salman Rushdie, … Aunque nunca fui un fanático de los escritos de Rushdie, vi que era mi deber moral hacer todo lo posible para que se levantara la fatwa, la sentencia de muerte”.

Relató los eventos de la semana pasada diciendo que a las 6 de la mañana del 18 de enero, “dos docenas de agentes del FBI irrumpieron en mi casa en Watertown, Massachusetts … me arrestaron a punta de pistola y luego me arrojaron en confinamiento solitario 23 horas al día durante una semana entera”.

Se ordenó la liberación de Afrasiabi el viernes, con la condición de que no tenga contacto con ningún miembro conocido, actual o anterior del gobierno iraní, a menos que esté en presencia de su abogado. También se le pidió que depositara una fianza no garantizada de U$S 250.000 y los miembros de la familia depositaron U$S 325.000 adicionales en fianzas no garantizadas.

 

 

por Ira Stoll

Ira Stoll fue editor en jefe de The Forward y editor norteamericano de The Jerusalem Post.

Las opiniones presentadas por los blogueros de Algemeiner son únicamente de ellos y no representan las de The Algemeiner, sus editores o editores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.