Estados Unidos acusa a China de robar datos sobre la vacuna contra la COVID-19

WASHINGTON (AP) – Los hackers que trabajan con el gobierno chino se dirigieron a las empresas que desarrollan vacunas para el coronavirus y robaron cientos de millones de dólares en propiedad intelectual y secretos comerciales de empresas de todo el mundo, anunció el martes el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La acusación, que se produce cuando los funcionarios estadounidenses han intensificado sus advertencias sobre los esfuerzos de gobiernos extranjeros para robar la innovación estadounidense, dice que los hackers en los últimos meses han investigado las vulnerabilidades en las redes informáticas de empresas conocidas públicamente por su trabajo en el desarrollo de vacunas y tratamientos.

Es la última de una serie de acciones agresivas de la administración Trump contra China. Llega cuando el presidente Donald Trump, sus perspectivas de reelección dañadas por el brote de coronavirus, ha culpado a China de la pandemia.

La acusación incluye cargos de robo de secretos comerciales y conspiración de fraude electrónico contra los hackers, que según los fiscales federales robaron información no sólo para su beneficio personal, sino también que sabían que sería de interés y valor para el gobierno chino.

Los dos acusados no están bajo custodia, y los funcionarios federales admitieron el martes que no es probable que pongan un pie en un tribunal americano. Pero la acusación tiene un importante valor simbólico y disuasorio para el Departamento de Justicia, que decidió que llamar públicamente la conducta valía más que esperar el improbable escenario de que los acusados viajaran a los EE.UU. y se arriesgaran a ser arrestados.

El hackeo comenzó hace más de 10 años, con objetivos que incluían compañías farmacéuticas, solares y de dispositivos médicos, pero también disidentes políticos, activistas y clérigos en los Estados Unidos, China y Hong Kong, dijeron las autoridades federales.

Los cargos se presentaron cuando los funcionarios de la administración de Trump, incluyendo el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien y el Fiscal General William Barr, han emitido advertencias públicas sobre lo que dicen que son los esfuerzos del gobierno chino para utilizar hackers informáticos y otras herramientas para robar secretos comerciales para el beneficio financiero de Pekín.

Se cree que los cargos son los primeros que acusan a hackers extranjeros de atacar la innovación científica relacionada con el coronavirus, aunque las agencias de inteligencia de EE.UU. y occidentales han advertido durante meses sobre esos esfuerzos.

La semana pasada, por ejemplo, las autoridades de los Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido acusaron a un grupo de hackers con vínculos con la inteligencia rusa de tratar de dirigir la investigación sobre la enfermedad, que ha matado a más de 140.000 personas en los Estados Unidos y a más de 600.000 en todo el mundo, según las cifras recopiladas por la Universidad Johns Hopkins.

“China ha tomado ahora su lugar, junto con Rusia, Irán y Corea del Norte, en ese vergonzoso club de naciones que proporcionan un refugio seguro a los ciberdelincuentes a cambio de que esos delincuentes estén ‘de guardia’ para trabajar en beneficio del Estado, aquí para alimentar el hambre insaciable del Partido Comunista Chino por la propiedad intelectual que tanto le ha costado ganar a las empresas estadounidenses y a otras empresas no chinas, incluyendo la investigación de COVID-19”, dijo en un comunicado el abogado adjunto John Demers, el principal funcionario de seguridad nacional del Departamento de Justicia.

No hubo ninguna indicación inmediata de la acusación de que los hackers hubieran obtenido con éxito ninguna investigación sobre COVID-19, a pesar de los esfuerzos por espiar a las empresas.

Pero los fiscales dicen que los acusados en enero llevaron a cabo un reconocimiento en la red informática de una empresa de biotecnología de Massachusetts conocida por estar investigando una posible vacuna y buscaron vulnerabilidades en la red de una empresa de Maryland menos de una semana después de que ésta dijera que estaba realizando un trabajo científico similar.

“Hay literalmente cientos de millones de dólares en secretos comerciales, propiedad intelectual y otra información valiosa que ha sido robada”, dijo William Hyslop, el fiscal del Distrito Este del estado de Washington.

El caso fue presentado a principios de este mes en la corte federal del estado de Washington y fue abierto el martes. Un correo electrónico enviado por The Associated Press a la Embajada China en Washington, DC, buscando comentarios sobre los cargos de hackeo no fue devuelto inmediatamente.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.