Expertos israelíes piden una estrategia a largo plazo para combatir el COVID

A medida que sigue apareciendo nueva información sobre la variante Ómicron, los expertos en salud pública de Israel piden al gobierno que mejore sus mensajes sobre la pandemia de COVID-19.

El profesor Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben-Gurion y miembro de la junta consultiva nacional de Israel para la pandemia, dijo que debería hacerse más hincapié en los objetivos a largo plazo y no sólo en la promoción de la vacunación.

«El gobierno debería explicar mejor su estrategia», dijo Davidovitch. «La estrategia es aprender a vivir con la pandemia, pero con medidas que sabemos que son útiles y dirigidas a grupos específicos«.

Quizás lo más importante es que la gente debe entender que el virus no va a desaparecer, añadió.

No debemos «dar una falsa esperanza de que vamos a vencer al COVID-19», dijo Davidovitch. «No vamos a ganar; vamos a aprender a vivir con él».

«Todo el debate sobre las oleadas es contraproducente porque estamos en una pandemia y, a menos que podamos vacunar en gran proporción en todo el mundo, vamos a ver surgir más y más variantes», explicó.

Un nuevo estudio israelí demostró que las personas vacunadas con dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech casi no tenían capacidad de neutralización contra la variante Ómicron.

Los que habían recibido tres vacunas estaban cuatro veces menos protegidos contra la infección de la nueva variante, pero el refuerzo sí protegía contra la enfermedad grave, dijo el profesor Gili Regev-Yochay, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba, en una rueda de prensa el sábado por la noche.

Otro estudio realizado en Sudáfrica la semana pasada reveló que las dos inyecciones de Pfizer parecían ser 40 veces menos eficaces contra la variante Omicron que las iteraciones anteriores del virus.


Un niño recibe la primera dosis de la vacuna COVID-19 en Jerusalén el 23 de noviembre de 2021.

En respuesta a estos hallazgos, altos funcionarios de salud israelíes han dicho que una cuarta dosis de la vacuna podría estar disponible tan pronto como el próximo mes. Alrededor de un millón de israelíes que han recibido dos dosis de la vacuna aún no han recibido sus refuerzos.

La baja tasa de inmunización hizo que el primer ministro israelí, Naftali Bennett, advirtiera el domingo que podría haber un bloqueo en el horizonte.

«Entiendo que hay lo que se llama ‘fatiga de COVID‘», dijo Bennett. «La gente está cansada de oír y hablar de ello. Comprendo muy bien este sentimiento. Pero la verdad es que la situación en Israel es significativamente mejor que en casi todo el mundo, significativamente».

Los expertos en salud pública han advertido contra las medidas sanitarias estrictas, advirtiendo que pueden acabar siendo contraproducentes.

«Cuando se habla de fomentar la vacunación, hay que hacerlo más bien con incentivos positivos, porque si se presiona demasiado… al final se puede obtener resistencia«, argumentó Davidovitch, y añadió que creía que se exigiría a todo el mundo una vacuna de refuerzo anual una vez que el virus llegara a la fase de endemicidad.

El profesor Hagai Levine, presidente de la Asociación Israelí de Médicos de Salud Pública y epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Hebrea-Hadassah Braun, dijo que la clave para combatir la fatiga pandémica es la comunicación.

«Es comprensible que el público esté un poco harto», dijo Levine. «Hay que transmitir la información de forma organizada y creíble, y no gota a gota de todo tipo de filtraciones y fuentes diferentes».

Todavía no se sabe si será necesario aplicar la cuarta dosis a toda la población en los próximos meses. La decisión debe tomarse basándose en datos científicos, dijo Levine.

«Si hay que vacunarse, entonces es lo que hay que hacer», relató. «La cuestión es que tenemos que trabajar con el público de forma profesional y transparente, y no confundirlo. De momento no lo estamos haciendo lo suficientemente bien».

Vacunarse, mantener la distancia social, evitar las zonas concurridas y centrarse en una higiene adecuada siguen siendo cruciales en la batalla contra la propagación de la nueva variante. Las regulaciones siempre cambiantes, junto con la escasa aplicación de las mismas, han dado lugar a una preocupante medida de apatía pública en Israel, sostuvo Levine.

«Tenemos que permitir que el público tome sus propias decisiones basándose en los niveles de riesgo», afirmó. «Todavía no hemos encontrado el equilibrio correcto en este aspecto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.