Fatah y Hamas: ¿Unidad real o falsa?

El jueves, horas después de que Fatah y Hamas anunciaran su intención de trabajar juntos para frustrar los planes israelíes y estadounidenses, los oficiales de seguridad de la Autoridad Palestina interrumpieron una pequeña manifestación en Yenín para celebrar la liberación del reo de Hamas, Amjad Qabaha, de la cárcel israelí.

Los oficiales de la Autoridad Palestina dispersaron a varios simpatizantes, confiscaron banderas de Hamas y arrestaron al periodista palestino, Tareq Abu Zeid.

El incidente de Yenín arrojó una sombra de duda sobre la algarabía que rodeó a la conferencia de prensa conjunta de Fatah y Hamas que se transmitió desde Ramallah y Beirut.

En la conferencia de prensa, Jibril Rajoub, de Fatah, y Saleh Arouri, de Hamas, prometieron que sus grupos se mantendrían unidos contra la intención del gobierno israelí de extender la soberanía a partes de Judea y Samaria y el plan “Paz para la prosperidad” del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para resolver el conflicto israelo-palestino.

Los palestinos de todo el espectro político han acogido con satisfacción el acuerdo de “unidad” entre Fatah y Hamas y han expresado su esperanza de que allane el camino para poner fin a la disputa de 13 años entre las dos partes rivales.

Sin embargo, el incidente de Yenín pareció estropear las celebraciones sobre la supuesta unidad. También sirvió para recordar que, a pesar de las dulces palabras de la conferencia de prensa, la brecha entre Fatah y Hamas sigue siendo tan grande como siempre.

El portavoz de Hamas, Hazem Qassem, expresó su “arrepentimiento” por el incidente de Jenin y mencionó que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina deberían haber “honrado” al prisionero liberado en lugar de atacar a los que vinieron a saludarlo.

Qassem instó a las fuerzas de seguridad de la AP a “adherirse al espíritu unitario que se reflejó en la conferencia de prensa conjunta entre Rajoub y Arouri”.

Algunos palestinos manifestaron que la conferencia de prensa conjunta entre Fatah y Hamas fue diseñada principalmente para enviar un mensaje a Israel, a los Estados Unidos y a la comunidad internacional en el sentido de que las dos partes están dispuestas a dejar de lado sus diferencias en favor de “enfrentar las peligrosas conspiraciones cuyo objetivo es liquidar la causa palestina”.

Otros expresaron sus dudas de que el anuncio de Fatah-Hamas se tradujera en hechos. Señalaron que varios funcionarios de Fatah y Hamas siguen oponiéndose a los intentos de poner fin a la disputa entre ambas partes a cualquier precio.

Además, señalaron los palestinos, es probable que algunos partidos de la región, incluidos Irán, Qatar, Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), obstruyan cualquier acuerdo entre Al Fatah y Hamas, cada uno por sus propios motivos.

Los sauditas y egipcios se oponen firmemente a cualquier esfuerzo que pueda envalentonar a Hamas. Irán y Qatar tienen buenas relaciones con Hamas, para consternación de la Autoridad Palestina.

Las relaciones de los Emiratos Árabes Unidos con la AP han sido tensas desde el 2011, cuando el estado del Golfo abrió sus puertas al oficial depuesto de Fatah, Mohammed Dahlan, un archirrival del presidente de la AP, Mahmoud Abbas. Los Emiratos Árabes Unidos, con la aprobación tácita de Hamas, también han estado ayudando a Dahlan en sus esfuerzos por establecer bases de poder en la Franja de Gaza y Judea y Samaria.

La “atmósfera positiva” creada por la conferencia de prensa conjunta de la semana pasada no ha producido hasta ahora resultados tangibles sobre el terreno.

Evidentemente, la Autoridad Palestina no ha dejado de tomar medidas de seguridad contra los miembros de Hamas en Judea y Samaria, muchos de los cuales siguen en las cárceles palestinas. Por su parte, Hamas no ha liberado a docenas de activistas de Fatah que fueron arrestados en la Franja de Gaza en las últimas semanas.

Además, los medios de comunicación de Fatah y Hamas no han detenido las campañas de desprestigio recíprocas, en particular en las plataformas de medios sociales. Tampoco se ha invitado a los funcionarios de Hamas en Judea y Samaria a reunirse con sus homólogos de Al Fatah para examinar las formas de aplicar el aparente acuerdo de unidad.

Lo más importante es que Abbas todavía no ha levantado las sanciones económicas que impuso a la Franja de Gaza hace dos años como parte de un intento de socavar el gobierno de Hamas.

El fin de semana, varios analistas políticos palestinos anunciaron que el “espectáculo teatral” del jueves podría estar relacionado con una lucha de poder detrás para suceder a Abbas, de 85 años. Afirmaron que la conferencia de prensa estaba diseñada para presentar a Rajoub como el unificador de todos los palestinos, mejorando así sus posibilidades de convertirse en el próximo presidente de la AP.

Varios acuerdos de unidad y “reconciliación” firmados entre Fatah y Hamas desde el 2006 no se han materializado. Por el contrario, a cada acuerdo le siguieron más crisis y tensiones entre las dos facciones. En las circunstancias actuales, es de suponer que el acuerdo Rajoub-Arouri correrá la misma suerte.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.