Gobierno de Israel aprueba plan para ayudar a los judíos de la diáspora

El gobierno aprobó el domingo lo que dijo que era el primer plan integral dirigido a asegurar el futuro de la judería de la diáspora, aunque se dieron a conocer pocos detalles sobre medidas concretas para ayudar a las comunidades que luchan fuera de Israel.

El esquema del programa fue presentado al gabinete por el Ministro de Asuntos de la Diáspora Omer Yankelevitch, basado en los hallazgos de un comité asesor encabezado por Maxine Fassberg, una ex ejecutiva senior de Intel nacida en Sudáfrica, y el moscovita Eugene Kandel, profesor de la Universidad Hebrea y ex asesor económico senior del Primer Ministro Benjamin Netanyahu.

El comité comenzó su labor a principios de 2019, y se le encargó que explorara formas de fortalecer los vínculos entre Israel y la diáspora y adaptar el proyecto sionista “a las realidades cambiantes”.

Israel y la judería mundial parecen haberse distanciado en los últimos años, ya que una diáspora más progresista ha entrado en conflicto con las políticas israelíes conformadas por el liderazgo religioso del país, dominado por los ortodoxos. Se han formado divisiones sobre los planes archivados de abrir el Muro Occidental a denominaciones más pluralistas, disputas sobre las conversiones judías y las políticas de derecha del gobierno israelí, lo que hace temer una creciente desconexión entre los judíos liberales de la diáspora e Israel.

Kandel indicó que uno de los principales objetivos del proyecto sería reforzar la identidad judía de los miembros de las comunidades de la diáspora y luchar contra la asimilación.

“Para alterar las tendencias, existe una necesidad inmediata de un proceso estratégico a largo plazo respaldado por recursos del gobierno israelí, en asociación con todas las comunidades judías del mundo”, dijo Kandel. “Sólo así tenemos una oportunidad de evitar el colapso de muchas comunidades judías en una sola generación, y la ruptura de los lazos entre muchos jóvenes judíos y su Pueblo”.

Hoy en día, alrededor del 45 por ciento de los 15 millones de judíos del mundo viven en el Estado de Israel, que debe asumir una responsabilidad cada vez mayor en el continuo crecimiento y éxito del pueblo judío, según la decisión del gobierno.

“El gobierno considera que el compromiso del Estado de Israel de fortalecer al pueblo judío es una misión de la mayor importancia, considerándolo como un fundamento del Estado de Israel y una parte integral de la visión sionista”.

Un comunicado de prensa emitido por Yankelevitch subrayó la necesidad de estrechar las relaciones entre Israel y el mundo judío, pero no describió qué acciones concretas se llevarían a cabo.

El programa que se creará en base a la recomendación del comité “debe centrarse en el fortalecimiento de los lazos con las comunidades judías de todo el mundo basándose en un enfoque basado en la asociación, invirtiendo en la educación judía formal e informal y reforzando la identidad judía y el sentido de conexión con Israel a través de múltiples canales”, se lee en el mismo.

Si bien el esfuerzo parecía ser la primera vez que el gobierno aprobaba un plan estratégico de este tipo, en el pasado se ha encomendado a diferentes organismos israelíes los mismos objetivos de fortalecer las comunidades judías e impulsar los vínculos entre Israel y la Diáspora.

“El marco que se aprobó hoy nos permitirá formular un programa estratégico sostenible a largo plazo que no depende de ningún gobierno en particular”, dijo Yankelevitch.

El esquema aprobado el domingo se llama oficialmente “Marco Estratégico Integral para asegurar la continua existencia y unidad de la comunidad judía mundial”. En él se enumeran “la adopción de un enfoque de todo el gobierno encaminado a aumentar la sinergia entre todos los órganos que participan en los asuntos de la diáspora, la creación de una plataforma mundial integrada y la garantía de una asignación adecuada de los recursos”.

“Nos encontramos en una coyuntura histórica crítica en cuanto a la relación entre el Estado de Israel y la comunidad judía mundial. Ahora es el momento de decidir si nos vemos sólo a través del prisma de los siete millones de judíos que viven en el Estado de Israel, o si nos vemos como un solo pueblo judío, compuesto por quince millones de judíos en todo el mundo”, dijo Yankelevitch en una declaración.

La pandemia de coronavirus “agudizó la cuestión del compromiso de Israel con la judería de la diáspora”, prosiguió Yankelevitch, pero no esbozó la forma exacta en que Jerusalem tiene previsto prestar asistencia a las comunidades duramente afectadas por COVID-19.

Las iniciativas previstas en el nuevo esquema se llevarán a cabo “en plena cooperación” con el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Absorción de la Inmigración, la Agencia Judía y otras instituciones nacionales, así como con “filántropos y comunidades judías de todo el mundo”, dijo su oficina.

La Agencia Judía Isaac Herzog elogió a Yankelovitch por llevar el plan a la aprobación del gobierno, prediciendo que llevaría a un “cambio de paradigma en las relaciones entre Israel y la Diáspora, y que extiende una mano [de apoyo] al pueblo judío en tiempos de una crisis difícil”.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.