¿Israel debería entablar un diálogo con Siria?

La reanudación de las conversaciones en Viena para reactivar el acuerdo nuclear iraní y en relación con los avances de Irán hacia la obtención de armas nucleares, junto con el cambio de gobierno y las acusaciones vertidas entre el primer ministro Naftali Bennett y su predecesor Benjamin Netanyahu, han hecho retroceder 10 años el debate público sobre la cuestión. Netanyahu culpa a Bennett de «desperdiciar seis meses y pretender contener las capacidades nucleares de Irán». Bennett, por su parte, culpa a Netanyahu de hablar por hablar, pero no de andar por el camino.

La semana pasada, Bennett y el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, hicieron pública una postura más radical y ahora hablan de la preparación de Israel y de la posibilidad de participar en una operación militar, incluso sin el apoyo estadounidense. Por el contrario, el ministro de Defensa, Benny Gantz, ha hablado de colaborar en la recopilación de información con países de todo el mundo en un esfuerzo por intensificar la presión y las sanciones contra Irán. Concomitantemente, Gantz también está liderando activamente los esfuerzos para reforzar la preparación de Israel para atacar.

Al igual que hace una década, el primer ministro de Israel lideraba activamente los esfuerzos dramáticos en Oriente Medio; una vez más, está afinando públicamente las capacidades militares de Israel, al tiempo que confía en nuestro establecimiento de seguridad para contrarrestar a Irán, mientras el resto del mundo -liderado por Estados Unidos- tensa la presión sobre Irán.

La negativa de Israel a aceptar la capacidad armamentística nuclear de Irán como un hecho consumado siempre ha sido ampliamente aceptada entre todos los partidos políticos sionistas de Israel. Bennett, Lapid y Gantz deben asegurarse de que este apoyo siga siendo incondicional, especialmente a medida que nos acercamos a la recta final.

Hay que reconocer que esto es un poco difícil cuando el líder de la oposición no se comporta con gracia y se niega a aceptar las actualizaciones del primer ministro, algo a lo que está obligado por ley. Sin embargo, Bennett debería seguir enviando a su secretario militar a Netanyahu con actualizaciones y mantener intactos los canales de comunicación.

Estos esfuerzos también se han vuelto exponencialmente más difíciles dado que la administración de Biden no está suficientemente organizada y el índice de aprobación del presidente de EE.UU. está cayendo rápidamente, lo que está provocando un descenso de su estatus en todo el mundo. Sin embargo, este es el reto al que nos enfrentamos.

Debemos gestionar esta crisis con responsabilidad, con buen criterio y con puño de hierro en guante de terciopelo. Debe haber un amplio acuerdo nacional, y Bennett, Lapid y Gantz deben consultar con los ex primeros ministros Ehud Barak, Netanyahu y Ehud Olmert, aunque necesiten tomar una píldora contra las náuseas antes de esas reuniones. En cualquier caso, somos nosotros los que financiamos sus gastos sanitarios.

El Estado de Israel, amante de la paz, nunca ha dado el primer paso por sí mismo para participar en una iniciativa de paz. Estas iniciativas siempre han sido lanzadas por otros: Sadat, Hussein, los estadounidenses, los saudíes, los franceses, etc. El pueblo judío, al que se le ha ordenado «buscar la paz y perseguirla», no ha hecho realmente nada para lograr este objetivo.

Mostrar iniciativa y audacia, adquirir experiencia y explorar activamente las oportunidades para lograr la paz nunca ha sido algo en lo que hayamos destacado, por muchas razones: la oscura sombra proyectada por el Holocausto; el hecho de que estamos rodeados de enemigos en todas las fronteras; las retiradas unilaterales que nunca han conducido a la paz de ninguna manera, forma o manera; los desacuerdos políticos; y el hecho de que nuestras fronteras no están finalizadas.

Precisamente por eso estoy de acuerdo con mi colega Alon Ben-David en que Israel necesita dialogar con Siria. Y no hay mejor momento que el presente. Siria está actualmente golpeada y magullada por estar atrapada entre Irán, Hezbolá y Rusia. Su economía está en apuros, e Israel podría servir como vía no sólo para abrir la puerta a EE.UU. y a la derogación de la Ley del César de 2019, sino también para una cooperación que podría conducir a mejoras económicas en sus sectores energético, sanitario y agrícola.

Esto puede parecer una hazaña inalcanzable, pero creo que es posible y que tenemos la obligación, al menos, de dar lo mejor de nosotros mismos. Israel no tiene nada que perder si participa en una iniciativa de este tipo, pero nosotros tenemos mucho que ganar.

Sacar a Siria del eje del mal resolvería también la amenaza que supone el Líbano para Israel en su frontera norte: dos pájaros de un tiro. Y ya existe un amplio consenso nacional de que Israel debe conservar los Altos del Golán, pero que debe asentarse y reforzarse. Incluso los estadounidenses han reconocido expresamente el derecho de Israel a la soberanía en el Golán. Este es un asunto que puede resolverse de forma creativa. Créanme: vale la pena intentarlo. Y si Assad nos da largas, al menos habremos conseguido unas buenas relaciones públicas y seremos vistos como un país que se esfuerza por la paz.

¿Quién podría liderar esta iniciativa? Mi primera opción sería Francia, con el apoyo de Estados Unidos, Egipto y otros. Francia ha tenido históricamente influencia política, cultural y económica en Siria y Líbano, y no dejaría pasar la oportunidad de asumir una posición de influencia en Oriente Medio. Y si esta iniciativa tuviera éxito, puedo garantizar que los estadounidenses se ofrecerían a celebrar la ceremonia de firma en el Jardín Norte de la Casa Blanca.

El autor es un general de brigada retirado de las FDI, asesor de estrategia y comunicaciones, ex portavoz de las FDI y asesor de primeros ministros y ministros de defensa en Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.