Israel debería reconsiderar su relación con Azerbaiyán

La floreciente relación de Azerbaiyán con Israel se ha basado durante mucho tiempo en la falsa narración de que Azerbaiyán es un “país de tolerancia”. Azerbaiyán ha hecho alarde a menudo de la existencia de una pequeña, pero vibrante, comunidad judía en el país como testimonio de su compromiso con la diversidad y la tolerancia.

Sin embargo, Azerbaiyán, una dictadura basada en los petrodólares que ha sido gobernada por la misma familia durante más de medio siglo, es todo lo contrario.

Azerbaiyán, estrecho aliado de Turquía y compañero de negación del genocidio armenio, ha buscado activamente la erradicación de los habitantes armenios autóctonos de la región y de las huellas de su milenaria civilización.

Durante la ocupación soviética, la República Socialista Soviética de Azerbaiyán negó los derechos culturales, políticos, lingüísticos y económicos a los armenios de Artsakh (también conocido como Nagorno-Karabaj) y Nakhijevan, y a finales del decenio de 1980 y principios del de 1990, las autoridades azerbaiyanas comenzaron a participar en pogromos y masacres de armenios en Azerbaiyán, respaldados por el Gobierno, para suprimir los llamamientos a la independencia de Artsakh. Esos pogromos también tuvieron como objetivo las comunidades judías, que comenzaron a huir en masa de Bakú en respuesta al aumento de los incidentes de hostigamiento.

El asalto de Azerbaiyán a los armenios de la región culminó en última instancia en una guerra a gran escala que terminó con una cesación del fuego que aseguró efectivamente el establecimiento de un Artsakh independiente y democrático.

Durante los últimos 30 años, el Gobierno de Azerbaiyán ha desplegado con frecuencia una retórica que aboga por la limpieza étnica de los armenios en Artsakh y en la propia República de Armenia, refiriéndose regularmente a los armenios como enemigos del Estado, y negando los miles de años de civilización armenia en la región.

A principios del decenio de 2000, Azerbaiyán destruyó unos 28.000 monumentos culturales armenios en Najicheván como parte de un genocidio cultural sin precedentes. En informes independientes también se ha constatado que el sentimiento armenio o antiarmenio está tan arraigado en el gobierno, los medios de comunicación y las instituciones estatales que toda una generación de azerbaiyanos ha crecido escuchando únicamente discursos de odio contra los armenios.

Esta difusión e inculcación del odio ha incitado a que se produzcan incidentes espantosos de violencia contra los armenios, como el de Ramil Safarov, un soldado azerbaiyano que asesinó a un soldado armenio dormido durante un programa de capacitación de la OTAN en lengua inglesa en Hungría.

Safarov fue extraditado a Azerbaiyán seis años después de haber sido condenado a cadena perpetua por los tribunales húngaros, pero a su llegada fue indultado, ascendido de rango y alabado por los medios de comunicación como héroe nacional por cumplir su deber patriótico azerbaiyano al matar a un armenio.

En el curso de esta semana, Azerbaiyán ha emprendido importantes actos de agresión contra la propia República de Armenia, dirigidos contra la población civil con artillería pesada y aviones teledirigidos. En Azerbaiyán, decenas de miles de personas salieron a las calles coreando “Muerte a Armenia” y pidiendo una guerra con Armenia. Estas escenas, resultado de los decenios de propagación de la armenofobia por parte del Gobierno de Azerbaiyán, recuerdan demasiado al virulento antisemitismo expresado en el vecino Irán.

La institucionalización del racismo patrocinado por el Estado hacia los armenios debería ser una causa inmediata de preocupación para cualquier nación que no sólo ha sufrido un genocidio, sino que sigue luchando contra la promulgación de retórica racista y discriminatoria por parte de aquellos que le niegan su derecho fundamental a existir. Pero además del flagrante desprecio de Azerbaiyán por los derechos de las minorías, el país también ha trabajado durante mucho tiempo contra los intereses estratégicos de Israel.

Se ha descubierto que Azerbaiyán ha canalizado importantes cantidades de dinero hacia empresas iraníes sancionadas como parte del escándalo de corrupción de la “lavandería azerbaiyana”.

De manera similar, el principal oleoducto de Azerbaiyán es propiedad del Irán en un 10%, lo que permite al país eludir las sanciones internacionales y beneficiarse de la industria petrolera de Azerbaiyán.

Además, a pesar de sus aperturas a Israel con respecto a los contratos de armas, el suministro de petróleo y la vigilancia de Irán, Azerbaiyán ha sucumbido a la presión regional cuando se trata de prestar apoyo político a Israel, en particular en el foro de las Naciones Unidas.

Azerbaiyán también se ha negado a abrir una embajada en Israel debido a la presión regional. Por otra parte, Armenia ha tomado sistemáticamente medidas tangibles para establecer relaciones de buena fe con Israel, incluido el compromiso de establecer una embajada en Tel Aviv.

Dado que Armenia ha dependido parcialmente de Irán debido al hecho de que el 80% de sus fronteras están bloqueadas ilegalmente por Turquía y Azerbaiyán, es evidente que, a diferencia de Azerbaiyán, Armenia no sucumbirá a la presión de actores regionales malignos cuando se trate de establecer relaciones con Israel.

Armenia, al igual que Israel, ha luchado durante mucho tiempo por su propio derecho a existir en una región hostil de Estados que se deleitarían con su destrucción, y ha establecido -contra todo pronóstico- vibrantes Estados democráticos en un mar de dictaduras.

Las naciones comparten una historia que se remonta a milenios, con Jerusalén siendo el hogar de la primera diáspora armenia. Tan integrados al medio cultural de Jerusalén, los armenios ocupan su propio barrio de la Ciudad Vieja, separado del Barrio Cristiano. Ambas naciones están unidas por la tragedia del genocidio y sobrevivieron a sus inimaginables horrores.

Y fue en gran parte gracias a las contribuciones de miembros prominentes de la diáspora judía que el mundo tomó conciencia del tormento infligido al pueblo armenio; desde los relatos de testigos presenciales del ex embajador de los Estados Unidos ante el Imperio Otomano Henry Morgenthau, la acuñación del término “genocidio” por parte de Rafael Lemkin en referencia al genocidio y el holocausto armenios, hasta la franca defensa de Elie Wiesel y las monumentales contribuciones académicas de Israel Charny, Yair Auron y muchos otros. Israel y Armenia están vinculados de muchas maneras intangibles y humanas que han prosperado a pesar de la negativa de Israel a reconocer el genocidio armenio y su asociación con Azerbaiyán.

Israel ha optado por tomar a Azerbaiyán al pie de la letra, aceptando su petróleo a cambio de las armas que ha desplegado contra los civiles armenios en los continuos enfrentamientos fronterizos.

Si se mira más allá de la fachada que presenta Azerbaiyán, Israel encontrará un régimen que ha apoyado sistemáticamente a sus adversarios y que está empeñado en erradicar la población armenia nativa de la región, lo que constituye una clara afrenta a lo que representa la promesa de Israel: la libre determinación y el santuario para los perseguidos y marginados.

Israel conoce de primera mano los retos a los que se enfrenta Armenia y ha luchado durante mucho tiempo contra el tipo de racismo patrocinado por el Estado que propaga Azerbaiyán.

Las dos naciones comparten una historia antigua y están unidas por sus experiencias como pueblos en diáspora sin Estado desde hace mucho tiempo, cuya resistencia les ha permitido no sólo sobrevivir, sino también prosperar. A la luz de esto, es hora de que Israel se replantee su relación con Azerbaiyán.

El autor es director de comunicaciones del Comité Nacional Armenio de América – Región Occidental, la mayor organización de promoción de base armenio-estadounidense de los Estados Unidos. 

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.