La actitud del Papa Pío XII respecto a los judíos seguirá siendo controvertida

Eruditos de todo el mundo esperan el 2 de marzo, cuando después de décadas de peticiones, el Vaticano abrirá sus archivos sobre el pontificado del Papa Pío XII (1939-1958).Para sus críticos, es una figura que repetidamente no tomó una posición fuerte contra Hitler o a favor de los judíos. Para sus defensores, fue un líder espiritual que hizo todo lo posible para trabajar en silencio para proteger a la católica romana y permitir a sus representantes operar en secreto para ayudar a los necesitados.
El papel del Papa frente a los regímenes nazi y fascista, y el exterminio de los judíos, han sido el centro de muchas disputas a lo largo de los años. Estas disputas a menudo han trascendido las fronteras de la investigación histórica.

Considerando que algunos de los documentos fueron previamente puestos a disposición, queda por ver si la decisión del Vaticano ayudará a resolver la controversia.

“Creo que la apertura del archivo es un gesto simbólico, dudo que traiga cambios significativos a lo que se conoce”, dijo a The Jerusalem Post la Prof. Manuela Consonni, catedrática de Estudios sobre el Holocausto en el Departamento de Historia Judía y Judería Contemporánea de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

“No estoy diciendo que nada interesante saldrá de esto”, dijo. “Creo que encontraremos documentos que apoyarán mejor lo que sabemos de él”.

Consonni dijo que parte de la razón por la que la iglesia no tomó una postura más fuerte contra el nazismo y el fascismo fue que sentía más afinidad con esos regímenes que con el comunismo, al que consideraba un peligro mayor.

“No creo que Pío XII quisiera que los judíos fueran aniquilados”, dijo. “Se quedó callado porque era indiferente, porque no le interesaba tanto. Incluso si los eruditos descubrieran que secretamente hizo más de lo que sabemos hasta ahora, esto no cambia la situación: Como Papa, debería haber levantado la voz públicamente. Era su deber moral”.

Iael Nidam-Orvieto, director del Instituto Internacional para la Investigación del Holocausto de Yad Vashem, expresó su satisfacción por las posibilidades que ofrece a los investigadores la apertura de los archivos.

“Toda la investigación que se ha llevado a cabo sobre Pío XII hasta ahora se ha basado en documentos muy limitados, mientras que los historiadores no tuvieron acceso al grueso del material”, dijo al Post. “Por lo tanto, podemos decir que nuestra visión sobre un tema tan controvertido ha sido sólo parcial. Por esta razón, creo que este es un paso muy importante”.

Nidam-Orvieto dijo que va a tomar muchos años para llegar a un cuadro más completo.

“La investigación es un proceso largo”, dijo. “Tendremos que esperar y ver”.

“También creo, como muchos otros, que no vamos a encontrar ningún documento revolucionario”, dijo. “No creo que la historia se haga a través de esas cosas, sino a través de grandes cantidades de material que permitan una mejor comprensión.”

Los archivos permitirán a los historiadores arrojar nueva luz sobre cuestiones como las políticas y estrategias del Papa, dijo Nidam-Orvieto, y también sobre su relación con las órdenes religiosas y los emisarios en diferentes países y la situación en esos países.

“Todos estos temas son cruciales, y también se abrirán nuevas preguntas”, dijo. “Pío XII es una figura controvertida, y esto no va a desaparecer. Pero vamos a estar mucho más informados.”

La cuestión de cómo actuó el Papa durante el Holocausto no sólo es importante para los estudiosos.

El 16 de octubre de 1943, los nazis hicieron una redada en el barrio judío de Roma y arrestaron a más de 1.000 personas. Muchos esperaban que Pío XII interviniera a favor de los judíos locales para evitar su deportación. No lo hizo. Por eso para los judíos de Roma, que todavía viven y prosperan alrededor de la misma plaza donde sus padres y abuelos fueron acorralados, esto no es sólo una cuestión de investigación histórica, dijo el Rabino Jefe de Roma Riccardo Di Segni al Post.

“Los judíos de Roma vivieron bajo el gobierno del Papa durante siglos”, dijo. “Se deshicieron de él en 1870. Pero siempre hubo una relación muy peculiar, que alcanzó su dramática culminación bajo la ocupación nazi.” Otros 1.000 judíos fueron arrestados en los meses siguientes a la redada del 16 de octubre, añadió.

“Más de 2.000 personas fueron deportadas desde Roma, y, como es bien sabido, el Vaticano nunca protestó”, dijo Di Segni. “Al mismo tiempo, los monasterios y conventos abrieron sus puertas a los judíos. El comportamiento de la Iglesia fue ambiguo. Esto ha causado reacciones muy fuertes entre los judíos romanos, dejando de lado la cuestión de lo que el Papa hizo o dejó de hacer durante el Holocausto en general.”

Di Segni retrató a Pío XII como una figura “gris”.

“Hay quienes quieren hacer de él un santo y quienes lo consideran una figura completamente negativa”, dijo. “Creo que su personalidad y su historia son muy controvertidas, y el gris es por lo tanto el color más adecuado para describirlo”.

Sin embargo, Di Segni dijo que un aspecto menos discutido del pontificado de Pío XII ha resultado ser mucho más claro: la actitud del Papa hacia el pueblo judío después de la guerra y hasta su muerte en 1958, un período a partir del cual los documentos también van a ser hechos públicos por el Vaticano.

“Los problemas alrededor de Pío XII no terminaron con la guerra”, dijo al Post. “Después, actuó de una manera que reveló muy poca simpatía, si no hostilidad, hacia el pueblo judío en muchas circunstancias. No permitió la restitución de los niños judíos bautizados que habían sido escondidos en los conventos, no mostró ningún apoyo a la fundación del Estado de Israel, no fue receptivo a aquellos en la iglesia que estaban reconsiderando la enseñanza del desprecio contra los judíos, ni a la idea de abolir la expresión ‘judíos malvados’ de la liturgia”.

Di Segni dijo que nunca discutió el tema con los papas que tuvo la oportunidad de conocer, aunque sí insinuó los problemas durante la visita de Benedicto XVI a la Gran Sinagoga de Roma en 2010.

“Mi impresión es que el actual Papa es muy cauteloso y está tratando de contener el entusiasmo de los defensores de Pío XII para llegar a un juicio equilibrado [sobre la canonización], aunque siempre existe la tentación de asumir una actitud apologética”, dijo.

Di Segni dijo que era escéptico de que la apertura de los archivos cambie radicalmente la percepción del Papa.

“En lo que respecta a las posibles sorpresas, hay un gran interrogante. No sabemos lo que vamos a encontrar. Siempre he pensado que si hubiera algo extremadamente significativo que pudiera defender la figura del Papa, ya se habría hecho público, mientras que si hubiera algo negativo, nunca sabremos con seguridad si se incluirá”, dijo Di Segni.

Rosella Tercatin / Jpost

Traducción Noticias de Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.