“La guerra fría entre Israel e Irán se ha convertido en una guerra silenciosa que se ha transportado al mar

Radio Jai dialogó con Ariel Schmidberg, director del diario Israel Hayom, acerca de las nuevas conversaciones entre EEUU e Irán en cuanto al enriquecimiento nuclear del último y cómo esto afecta a Israel y también al Medio Oriente.

La época de Trump en la Casa Blanca fue la más cómoda para Israel ya que tanto el gobierno israelí como el gobierno americano veían las cuestiones de la misma manera. Desde el momento de la asunción de Biden, Israel se está preparando para lo que está ocurriendo ahora en Viena, es sabido que va a haber algún tipo de cambio de política internacional respecto a Irán. Debajo de la mesa se está tratando de dialogar con el gobierno de EEUU para que los cambios que puedan influenciar a Israel sean los menores posibles a pesar de que se cree que las convsersaciones con Irán no serán exitosas por culpa de la inflexibilidad de los iraníes para con esta gestión”.

“Lo que pretende Biden es que haya buenos gestos por parte de Irán respecto al enriquecimiento de uranio, por lo menos bajar este enriquecimiento incluso en un porcentaje simbólico, algo que Irán esta completamente en contra de hacer, en este sentido no hay forma de llegar a un acuerdo. Israel está en contra de cualquier tipo de cambio ya que ven lo que hace Irán respecto al enriquecimiento de uranio como un ataque contra ellos, Israel intenta transmitir al gobierno americano todo tipo de inteligencia para ayudarlos con el énfasis que tiene que dar en las conversaciones ahora”.

“Los centros de enriquecimiento nuclear de Irán están esparcidos por muchos lugares, Israel tiene la posibilidad de atacar pero no se sabe si un ataque le pondría un freno al enriquecimietno nuclear. No obstante, en caso de un ataque habría consecuencias a nivel político, por eso creo que Israel prefiere trabajar más silenciosamente, una cuestión de asumir que no se puede destruir por completo el proyecto nuclear iraní pero si se puede detenerlo cada vez un poco más”.

Según Schmidberg: “La guerra fría entre Israel e Irán se ha convertido en una guerra silenciosa que se ha transportado al mar, una vez a la semana nos llegan noticias de que barcos de un lado y de otro se han dañado, hoy a la mañana publicamos en el diario que yo trabajo que Israel piensa que por primera vez Irán podría hacer algún tipo de ataque desde su territorio hacia Israel, algo que nunca ha pasado y se están tomando todas las prevenciones posibles”.

“Irán trata de atacar permanentemente a Israel por medio de los proxys, Hezbollah en Líbano y Hamas en Gaza, esa es la guerra diaria, pero si llegamos a una situación en la que Irán quiere atacar a Israel desde su propio territorio sería una escalación que crearía un nuevo volumen de las problematicas de esta zona”.

“Los acuerdos Abraham son excelentes para Israel en todo sentido, Israel, al haber firmado estos acuerdos, tiene posibilidad de actuar también si llegase a necesitarlo desde el territorio de los países con los que acordó”.

Finalmente, concluyó: “Turquía es un país muy importante para Israel por el tamaño, por el lugar central que ocupa a nivel geopolítico en la zona, las relaciones turco-israelíes son muy importantes, por lo que tenemos entendio se han mejorado ultimamente estas relaciones y existe una tendencia de Turquía de mejorar estas relaciones, habría una disposición de ellos a mandar nuevamente un embajador a Tel Aviv siempre en cuando Israel haga lo mismo a cambio. No obstante, Erdogan tiene sus problemas internacionales también por lo que en el momento de que Israel tiene un problema con los proxys iraníes, Turquía de repente va para atrás y enfría las relaciones”.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.