La Tierra envía una flota de naves espaciales a Marte

Marte está a punto de ser invadido a lo grande por el planeta Tierra. Tres países: los Estados Unidos, China y los Emiratos Árabes Unidos están enviando naves espaciales no tripuladas al Planeta Rojo en rápida sucesión a partir de esta semana, en el esfuerzo más arrollador hasta ahora para buscar señales de antigua vida microscópica mientras exploran el lugar para futuros astronautas.

Los Estados Unidos por su parte, está enviando un vehículo de seis ruedas del tamaño de un coche, llamado Perseverance, para recoger muestras de rocas que serán traídas a la Tierra para su análisis en una década.

“Ahora mismo, más que nunca, ese nombre es tan importante”, mencionó el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, mientras se preparaban para el brote de coronavirus, que mantendrá la lista de invitados al mínimo.

Cada nave espacial viajará más de 483 millones de kilómetros antes de llegar a Marte en febrero próximo. Toma seis o siete meses, como mínimo, para que una nave espacial salga más allá de la órbita de la Tierra y se sincronice con la órbita más distante de Marte alrededor del sol.

Los científicos quieren saber cómo era Marte hace miles de millones de años, cuando tenía ríos, lagos y océanos que pudieron haber permitido que simples y diminutos organismos florecieran antes de que el planeta se transformara en el estéril e invernal mundo desértico que es hoy.

“Tratar de confirmar que la vida existía en otro planeta, es una tarea difícil. Tiene una carga de prueba muy alta”, anunció el científico del proyecto Perseverance, Ken Farley de Caltech en Pasadena, California.

Los tres lanzamientos casi simultáneos no son una coincidencia: El tiempo está dictado por la apertura de una ventana de un mes en la que Marte y la Tierra están alineados de forma ideal en el mismo lado del sol, lo que minimiza el tiempo de viaje y el uso de combustible. Tal ventana se abre solo una vez cada 26 meses.

Marte ha ejercido durante mucho tiempo un poderoso control sobre la imaginación, pero ha demostrado ser el cementerio de numerosas misiones. Las naves espaciales han explotado, se han quemado o se han estrellado, con una tasa de bajas en las últimas décadas superior al 50%. El último intento de China, en colaboración con Rusia en el 2011, terminó en fracaso.

Solo los Estados Unidos han puesto con éxito una nave espacial en Marte, haciéndolo ocho veces, comenzando con los vikingos gemelos en 1976. Dos aterrizadores de la NASA están ahora operando allí, InSight y Curiosity. Otras seis naves espaciales están explorando el planeta desde la órbita: tres estadounidenses, dos europeas y una de la India.

Los Emiratos Árabes Unidos y China están buscando unirse al club de élite.

La nave espacial de los Emiratos Árabes Unidos, llamada Amal, que en árabe significa “esperanza”, es un orbitador que estaba previsto que saliera de Japón el miércoles, pero se retrasó hasta el viernes debido al mal tiempo, en lo que será la primera misión interplanetaria del mundo árabe. La nave espacial, construida en asociación con la Universidad de Colorado Boulder, llegará a Marte en el año en que los Emiratos Árabes Unidos celebren el 50 aniversario de su fundación.

“Los EAU querían enviar un mensaje muy fuerte a la juventud árabe”, indicó el director del proyecto Omran Sharaf. “El mensaje aquí es que, si los EAU pueden llegar a Marte en menos de 50 años, entonces pueden hacer mucho más. Lo bueno del espacio es que establece los estándares muy altos”.

Controlada desde Dubai, la estación meteorológica celestial se esforzará por alcanzar una órbita marciana excepcionalmente alta de 13 670 millas por 27 340 millas (22 mil kilómetros por 44 mil kilómetros) para estudiar la atmósfera superior y monitorear el cambio climático.

China será la siguiente, con el vuelo de un explorador y un orbitador en algún momento alrededor del 23 de julio; los funcionarios chinos no están divulgando mucho. La misión se llama Tianwen.

La NASA, por su parte, está preparando un lanzamiento para el 30 de julio desde Cabo Cañaveral.

Perseverance está a punto de aterrizar en un antiguo delta de un río y un lago conocido como el cráter Jezero, no tan grande como el lago Okeechobee de Florida. El explorador mucho más pequeño de China apuntará a un objetivo más fácil y plano.

Para llegar a la superficie, ambas naves espaciales tendrán que sumergirse a través de los brumosos cielos rojos de Marte en lo que se ha llamado “siete minutos de terror”, la parte más difícil y arriesgada de poner una nave espacial en el planeta.

El cráter de Jezero está lleno de rocas, acantilados, dunas de arena y depresiones, cualquiera de las cuales podría poner fin a la misión del Perseverance. La nueva tecnología de guía y lanzamiento de paracaídas ayudará a dirigir la nave lejos de los peligros. Los controladores terrestres estarán indefensos, dados los 10 minutos que tardan las transmisiones de radio en viajar en un solo sentido entre la Tierra y Marte.

El cráter Jezero vale la pena los riesgos, según los científicos que lo eligieron sobre otros 60 sitios potenciales.

Donde había agua, Jezero estaba aparentemente al ras de ella hace 3 500 millones de años, puede haber existido vida, aunque probablemente solo era simple vida microbiana, existiendo quizás en una película viscosa en el fondo del cráter. Pero esos microbios pueden haber dejado marcas reveladoras en las capas de sedimento.

La perseverancia buscará rocas que contengan tales firmas biológicas, si es que existen.

Perforará en las rocas más prometedoras y almacenará medio kilogramo de muestras en docenas de tubos de titanio que finalmente serán recogidos por otro vehículo. Para evitar que los microbios de la Tierra contaminen las muestras, los tubos están súper esterilizados, garantizados como libres de gérmenes por Adam Stelzner, ingeniero jefe de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena.

“Sí, estoy apostando mi reputación en ello”, afirmó.

Mientras merodea por la superficie, tanto Perseverance como el explorador de China se asomarán a la superficie, usando el radar para localizar cualquier charco de agua subterránea que pueda existir. Perseverance también lanzará un helicóptero de 4 libras (1,8 kilogramos) que será el primer helicóptero que vuele en otro planeta.

Las cámaras de Perseverance grabarán un vídeo en color del descenso del explorador, proporcionando a la humanidad la primera visión de un paracaídas que se abre en Marte, mientras que los micrófonos capturan los sonidos.

El explorador también intentará producir oxígeno a partir del dióxido de carbono de la delgada atmósfera marciana. El oxígeno extraído podría algún día ser utilizado por los astronautas en Marte para respirar, así como para hacer propulsores de cohetes.

La NASA quiere volver a enviar astronautas a la Luna para el 2024 y enviarlos de allí a Marte en la década del 2030. Para ello, la agencia espacial está enviando muestras de material de trajes espaciales con Perseverance para ver cómo se resisten al duro entorno marciano.

La cuenta de la misión de Perseverance, incluyendo el vuelo y un mínimo de dos años de operaciones en Marte, está cerca de los tres mil millones de dólares. El proyecto de los Emiratos Árabes Unidos cuesta 200 millones de dólares, incluyendo el lanzamiento, pero no las operaciones de la misión. China no ha revelado sus costos. Europa y Rusia abandonaron sus planes de enviar un vehículo de búsqueda de vida a Marte este verano después de retrasarse en las pruebas y luego de ser golpeado por la COVID-19.

La misión de Perseverance es vista por la NASA como una forma de bajo riesgo para probar la tecnología que se necesitará para enviar a los humanos al Planeta Rojo y traerlos a casa a salvo.

“Es un poco loco para mí llamarlo de bajo riesgo porque hay mucho trabajo duro y hay miles de millones de dólares en él”, manifestó Farley. “Pero comparado con los humanos, si algo sale mal, estarás muy contento de haberlo probado en medio kilo de roca en vez de en los astronautas”. 

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.