Mossad entregó información al fiscal Nisman sobre vínculos de Irán con el atentado a la AMIA

El Mossad de Israel proporciono información de inteligencia que permitió al fiscal argentino Alberto Nisman probar que Irán orquestó el atentado terrorista de 1994 contra la AMIA en Buenos Aires, en el que murieron 85 personas, según un documental de la televisión israelí. Y un ex agente del Mossad dio a Nisman información incriminatoria sobre los supuestos esfuerzos de la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner para encubrir el papel de Irán en la explosión, en una secuencia de acontecimientos que finalmente condujeron al asesinato de Nisman, también dijo el programa.

El documental “Uvda” (Hechos), transmitido el jueves por la noche por el Canal 12 de Israel, presentó una larga entrevista con Uzi Shaya, un ex agente del Mossad que dijo tener extensos tratos con Nisman, y que reconoció que los documentos que le pasó a Nisman, supuestamente incriminando a Kirchner, “pueden haber causado su muerte”.

El investigador argentino Nisman identificó al terrorista suicida que voló el centro judío de la AMIA como el agente de Hezbolá Ibrahim Berro, y en una acusación de 2006 atribuyó la comisión de la explosión a una reunión del “Comité de Operaciones Especiales” del liderazgo iraní en 1993; Irán estaba molesto con el entonces presidente Carlos Menem por detener la cooperación con su programa nuclear y por calentar los lazos de Argentina con Israel. Las acusaciones de Nisman condujeron a la emisión de órdenes de arresto internacionales contra algunos de los iraníes al año siguiente por lo que sigue siendo el peor ataque terrorista de la historia de Argentina.

El informe “Uvda” dijo que fue el Mossad el que identificó a los autores y a los orquestadores de la explosión, y puso la información a disposición de Nisman.

En enero de 2015, Nisman fue encontrado muerto en su apartamento de Buenos Aires, un día antes de que tuviera que testificar ante un panel del congreso argentino sobre el papel del entonces presidente Kirchner en el encubrimiento de la responsabilidad de Irán en el ataque. Un funcionario del gobierno afirmó inicialmente que la muerte de Nisman -por una sola bala en la cabeza disparada a corta distancia- fue un suicidio, pero Argentina ha reconocido posteriormente que fue un homicidio.

Kirchner, que siempre ha negado cualquier ilegalidad en cuanto a su manejo de los asuntos relacionados con la AMIA y sus tratos con Irán, es hoy la vicepresidenta de Argentina.

En el documental del jueves, Shaya dijo que le dio a Nisman un sobre con documentos que supuestamente incriminan a Kirchner, incluyendo documentos que muestran transferencias de millones de euros de un importante banco iraní a cuentas de sus familiares en Chipre, las Seychelles y las Islas Caimán, 10 días antes de que Nisman fuera asesinado. Esos documentos hicieron que Nisman interrumpiera sus vacaciones en España con su hija de 15 años, volviera rápidamente a Buenos Aires y se dispusiera a testificar contra Kirchner en el Congreso.

Shaya -que dijo que su trabajo en el Mossad había incluido una operación en la que se “secaron” más de 600 millones de dólares en inversiones mantenidas a nivel mundial por figuras de alto nivel en la organización terrorista Hezbolá financiada por Irán- dijo que mantuvo el contacto con Nisman después de dejar la agencia de espionaje israelí, cuando se fue a trabajar a una empresa privada de investigación.

Se volvió a conectar con Nisman, según el programa, cuando la empresa para la que trabajaba prestaba servicios a Paul Singer, un multimillonario judío estadounidense que dirige el fondo de cobertura de Elliott Management (y que creó la organización sin ánimo de lucro Start-Up Nation Central, con sede en Tel Aviv, que pone de relieve la innovación israelí). El gobierno argentino debía miles de millones de dólares al fondo después de que éste comprara bonos argentinos y los retuviera para su total reembolso. Shaya dijo que le pasó a Nisman “material destinado a enriquecer su investigación” de los presuntos tratos ilícitos de Kirchner con Irán.

Shaya, que no trabajaba directamente para el fondo, dijo que éste no estaba al tanto de sus conexiones con Nisman, y que optó por acercarse al fiscal por propia voluntad. Se pensaba que si Kirchner se enteraba de que Nisman tenía esa información sobre las cuentas bancarias, según Shaya, se vería obligado a pagar la deuda al fondo de Singer.

Shaya dijo que se reunió con Nisman cuatro veces, y le dio al fiscal argentino material incendiario pero no concluyente “que le correspondía a él comprobar” la supuesta corrupción de Kirchner. Dijo que Nisman sabía que ya no trabajaba para el Mossad en ese momento.

El material que Shaya entregó en el vestíbulo de un hotel español a principios de enero de 2015, incluidos los documentos que mostraban las transferencias bancarias, sin embargo, era más definitivo, esencialmente “arrinconando” a Kirchner, según el documental. “Nisman y yo no éramos amigos”, dijo Shaya. “Recibió el sobre, dijo gracias. Ese fue el final de la historia en lo que a mí respecta”.

Nisman acortó sus vacaciones y aterrizó de nuevo en Argentina el lunes 12 de enero, y dijo a sus amigos, incluso a través de mensajes SMS, que ahora tenía pruebas concluyentes de la corrupción de Kirchner, que “la verdad saldrá a la luz”, que “iba a ir hasta el final” y que su caso contra ella había “sucedido todo más rápido de lo que pensaba”.

El miércoles 14 de enero, Nisman presentó una denuncia oficial contra Kirchner y otros altos funcionarios argentinos por supuestamente encubrir el papel de Irán en el bombardeo de la AMIA. En entrevistas de radio y televisión, alegó que Kirchner había hecho un trato ilícito con Irán para darle inmunidad. “Si tengo las pruebas, estoy obligado a presentarlas”, dijo.

Nisman pasó los días siguientes preparando el material que había dispuesto para presentar al comité del Congreso, enviando a un amigo una fotografía de su escritorio, cubierta de papeles, mientras trabajaba. El sábado 17 de enero, Nisman, quien dijo a menudo durante sus años de investigación de la explosión y las consecuencias de la AMIA que estaba recibiendo amenazas de muerte, pidió a su técnico informático Diego Lagomarsino que fuera a su apartamento, y le dijo a Lagomarsino que estaba preocupado por la seguridad. Específicamente, Lagomarsino le dijo a “Uvda”, Nisman dijo que necesitaba un arma “para proteger a sus [dos] hijas” y le preguntó a Lagomarsino si tenía una.

Lagomarsino dijo que sí, fue a casa a buscarla, volvió al apartamento de Nisman tres horas después con ella, y luego volvió a casa. Nisman fue encontrado muerto horas después, el domingo 18 de enero. La bala fatal fue disparada por el arma de Lagomarsino.

Kirchner (indirectamente) y Lagomarsino (directamente), “Uvda” señaló, han sido ambos sospechosos en el asesinato, que todavía está siendo investigado.

“Estaba claro para mí que fue asesinado”, dijo Shaya sobre Nisman. Cuando se le preguntó si se sentía culpable por su papel en la secuencia de acontecimientos, subrayó que Nisman perseguía obstinadamente a Kirchner mucho antes de que volviera a contactar con el fiscal, pero también dijo: “No sabes dónde está tu responsabilidad… Es posible… La conciencia empieza a trabajar…”

Su entrevistador dijo: “Le diste a Nisman el material…”, y Shaya completó la frase: “…que puede haber causado su muerte? Sí”.

Más tarde en la entrevista, añadió: “Era un negocio. No valía la pena morir por ello”.

En una respuesta al programa de televisión, los funcionarios de la Administración de Elliott dijeron que no tenían conocimiento de ningún documento incriminatorio contra Kirchner, o que esos documentos se habían pasado a una empresa privada de investigación y de ahí a otra persona. También subrayaron que Shaya nunca trabajó para Elliott Management y que el fondo no pidió a nadie que asesorara a Elliott Management que se pusiera en contacto con Nisman.

En una discusión en el estudio después del documental, el periodista de investigación Ronen Bergman dijo que Shaya “debería haber sabido lo mal que podía acabar esto”, y que si el ex agente del Mossad tenía este tipo de material incriminatorio relativo a un importante ataque terrorista contra un objetivo judío, “debería haberlo compartido” con las autoridades israelíes.

Los documentos aparentemente incriminatorios, señaló “Uvda”, no se encontraron en el apartamento de Nisman cuando se descubrió su cuerpo, y no se han vuelto a ver desde entonces.

noticiasdeisrael.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 3 =