¿Por qué los jóvenes de Gaza están cometiendo suicidio?

El grupo terrorista palestino Hamas está haciendo un serio esfuerzo para evitar que los periodistas informen sobre el aumento de las tasas de suicidio en la Franja de Gaza. Hamas no quiere que el mundo sepa que los jóvenes que viven bajo su dominio en la Franja de Gaza, como resultado de las dificultades económicas y la opresión, se han estado quitando la vida.

Sólo en la última semana, cuatro árabes palestinos de la Franja de Gaza se suicidaron, según se informa, en incidentes separados: por disparos, pastillas, autoinmolación y por saltar desde un edificio alto. Los suicidios han avergonzado a Hamas, cuyos líderes decidieron tomar medidas estrictas para evitar que la noticia se filtre a los medios de comunicación.

Trece años después de su violenta toma de posesión de la Franja de Gaza, Hamas sigue tratando de presentar un panorama optimista de la situación allí. Hamas quiere mostrar al mundo que la vida de muchos palestinos bajo su gobierno islámico y sus medidas represivas es maravillosa.

La realidad, sin embargo, es un poco diferente. Bajo el control de Hamas, la Franja de Gaza ha sufrido un aumento del desempleo, elevadas tasas de pobreza y una fuerte contracción del sector privado.

Desde 2017, el gobierno de la Autoridad Palestina en Judea y Samaria ha reducido los pagos por la electricidad suministrada por Israel a la Franja de Gaza y ha recortado los salarios de sus empleados, exacerbando la crisis económica local. Desde 2014, la represión por parte de Egipto de la extensa red de contrabando de la Franja de Gaza en los túneles ha agravado la escasez de combustible, material de construcción y bienes de consumo.

El año pasado, activistas palestinos salieron a las calles de la Franja de Gaza para protestar por las dificultades económicas y exigir a Hamas que ofrezca soluciones para las crecientes tasas de desempleo y pobreza. Las protestas, que se celebraron bajo el lema “Queremos vivir”, fueron reprimidas brutalmente por las fuerzas de seguridad y los milicianos de Hamas. Cientos de activistas fueron detenidos por Hamas, que consideró las protestas económicas como parte de una “conspiración” para “crear inestabilidad y anarquía” y socavar su régimen dictatorial en la Franja de Gaza.

Uno de los organizadores de las protestas fue Sleman Alajoury, un activista de 24 años de edad y graduado universitario desempleado del norte de la Franja de Gaza. Alajoury fue detenido en varias ocasiones por Hamas por su papel en las protestas generalizadas, descritas como las peores desde que Hamas se hizo con el control de la Franja de Gaza tras derrocar el gobierno del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, en 2007.

El 4 de julio, un año después de que las protestas fueran aplastadas por Hamas, se descubrió el cuerpo de Alajoury dentro de su casa en el suburbio de Sheikh Zayed, en el norte de la Franja de Gaza. Sus amigos y familiares dijeron que el joven se había suicidado con un solo disparo en la cabeza.

En su última publicación en Facebook, unas horas antes de que se quitara la vida, Alajoury escribió que su suicidio tenía como objetivo buscar “la salvación”. También escribió que “quejarse a cualquiera menos a Dios era un acto de humillación”.

Las palabras de Alajoury son percibidas por muchos palestinos como una crítica implícita a Hamas por su fracaso en mejorar las condiciones de vida en la Franja de Gaza y su continua represión de los jóvenes activistas que hacen campaña por una vida mejor, la democracia y la libertad de expresión.

Ramzi Mahmoud Suleiman, amigo de Alajoury, dijo que Alajoury había sufrido mucho con las medidas opresivas de Hamas. Suleiman dijo que Alajoury había sido detenido por las fuerzas de seguridad de Hamas, que allanaron su casa en varias ocasiones.

Otro amigo, Shaher al-Habbash, reveló que Alajoury era frecuentemente blanco de Hamas debido a sus actividades políticas y sociales en la Franja de Gaza. “La Fuerza de Seguridad Interna de Hamas lo arrestó varias veces”, dijo al-Habbash. “Atacaron la casa de su familia y lo humillaron durante su interrogatorio dentro de las prisiones de Hamas. Incluso asaltaron la casa durante la boda de su hermana; esto le molestó mucho”.

Alajoury fue el cuarto palestino que se quitó la vida en la Franja de Gaza la semana pasada. Se han registrado varios otros casos de intentos de suicidio allí en las últimas semanas.

En lugar de abordar el problema, Hamas está tratando de barrer la trágica muerte de Alajoury bajo la alfombra.

Algunos palestinos que asistieron a su funeral o visitaron la casa de la familia para dar el pésame han sido detenidos por los oficiales de seguridad y los milicianos de Hamas.

Un árabe palestino, Basim Othman, escribió en Facebook que su hermano, Fadi, y otros tres hombres fueron “secuestrados” por miembros del ala militar de Hamas, Ezaddin al-Qassem, después de asistir al funeral. “Nuestro mensaje es claro: Hamas es una organización terrorista”, escribió Othman. “Les daremos una lección a los secuestradores y a sus familias”.

Otro árabe palestino, Ramez Mahmoud, escribió en su página de Facebook que había escapado de un intento de secuestro por parte de los milicianos de Hamas después del funeral de Alajoury. “Acabo de sobrevivir a un intento de secuestro por parte de las fuerzas de seguridad de Hamas y su ala militar”, dijo Mahmoud. “Secuestraron a mi amigo, el periodista Yusef Hassan, y a otros que vinieron a dar el pésame a la familia Alajoury”.

Un grupo palestino de derechos humanos condenó la represión de Hamas contra los amigos de Alajoury y otros activistas y pidió que se examinara a fondo la creciente oleada de suicidios en la Franja de Gaza.

“Los servicios de seguridad [de Hamas] en Gaza arrestaron al menos a nueve personas en tres incidentes separados el 4 de julio de 2020, que asistían al funeral de Sleman Alajoury”, dijo el Centro de Derechos Humanos Al-Mezan en un comunicado.

“Las investigaciones sobre el terreno de Al-Mezan muestran que miembros de los servicios de seguridad en Gaza arrestaron a Ghasan Sadi Musalam, de 37 años, Fadi Mohammed Othman, de 38 años, y Khalil Adib Salim, de 33 años, alrededor de la 1:30 pm cerca del cementerio de Beit Lahia en el norte de la Franja de Gaza, justo después de haber salido del funeral de Sleman Alajoury”.

El grupo de derechos humanos también señaló que Hamas había detenido a dos periodistas que estaban cubriendo el funeral. Fueron identificados como Ahmed al-Ras, de 35 años, y Helmi al-Ghoul, de 26, y fueron interrogados sobre la naturaleza de su trabajo, antes de ser puestos en libertad.

“Cuatro personas más fueron detenidas después de visitar a la familia del difunto para presentarle sus respetos”, reveló Al-Mezan.

“Oficiales de los servicios de seguridad que viajaban en un vehículo azul y un minibús blanco detuvieron a los cuatro hombres, dos de los cuales fueron identificados como Yousef Khalil Hassan y Ahmed Awni al-Mahali, y los trasladaron a la comisaría de policía, antes de liberar a los cuatro el mismo día”.

El grupo de derechos humanos dijo que algunos de los detenidos por Hamas fueron convocados para ser interrogados nuevamente en los días siguientes. “Otros informaron de que habían sido golpeados y maltratados verbalmente durante los interrogatorios en torno a los puestos que ocupaban en los medios de comunicación social en los que se convocaban reuniones pacíficas, y que se les habían confiscado sus teléfonos móviles”, añadió el grupo.

“Al-Mezan condena los incidentes y exige que se ponga fin a las detenciones arbitrarias y a las órdenes de comparecencia que se llevan a cabo en violación de las garantías procesales, y subraya que los titulares de deberes están obligados, en virtud del derecho palestino e internacional, a promover las libertades públicas y a respetar los derechos humanos, en particular la libertad de opinión, de expresión y de reunión pacífica. Al-Mezan afirma además que el problema del suicidio en Gaza es sintomático del creciente nivel de frustración y desesperación que sienten los habitantes palestinos”.

Esos llamamientos de las organizaciones de derechos humanos son desestimados de plano por los dirigentes de Hamas, cuya única preocupación es el férreo control de su poder. Para Hamas, los palestinos que se suicidan ponen en peligro su régimen, incluso -y tal vez más- después de su muerte.

¿Por qué Hamas persigue a los palestinos hasta los cementerios y los hogares de las familias en duelo? Porque sus líderes están aterrorizados de que el mundo despierte al hecho de que su ruinoso régimen está llevando a hombres y mujeres jóvenes a suicidarse.

Hamas, después de 13 años de negligencia criminal, rechaza la responsabilidad por el bienestar de su pueblo. Sorprendentemente, sigue logrando convencer al mundo de que Israel es el culpable de la miseria de su propio pueblo. Esta conveniente y tóxica mentira le permite seguir recibiendo dinero y armas de sus amigos del Irán y de Hezbolá para apretar su agarre de muerte en la Franja de Gaza. Para Hamas, la jihad (guerra santa), no una vida decente para su pueblo, es lo que importa. Trágicamente, parece que los jóvenes palestinos de Gaza están recibiendo el mensaje… alto y claro.

Noticias de Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.