Rusia acepta devolver a Grecia los archivos judíos anteriores a la Segunda Guerra Mundial

Rusia devolverá a Grecia los archivos de las comunidades judías de antes de la guerra que fueron robados por las fuerzas nazis, dijo el jueves el consejo judío del país mediterráneo.

«Nuestra historia vuelve a casa», manifestó el Consejo Central de Comunidades Judías de Grecia (KISE) en un comunicado.

KISE expresó que las fuerzas nazis en julio de 1942 habían saqueado archivos, libros y artefactos religiosos de 30 sinagogas, bibliotecas e instituciones comunales en Tesalónica, que en ese momento era el hogar de una de las mayores poblaciones judías en Europa.

Fueron trasladados a Moscú después de que el Ejército Rojo tomara Berlín en mayo de 1945.

«Su restitución significaría justicia y transmitiría el conocimiento de una parte del pueblo griego que contribuyó al progreso del país y que ya no existe, la de los 60.000 judíos griegos que fueron deportados y exterminados en los campos de exterminio nazis», declaró la junta.

El acuerdo se anunció el miércoles durante una visita a Moscú del primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis.

No se dio ninguna fecha para la devolución.

Los archivos habían estado hasta ahora almacenados entre los archivos militares rusos y Grecia había buscado su devolución durante décadas, dijo la oficina del primer ministro.

A principios del siglo pasado, unos 90.000 judíos vivían en Salónica, un puerto comercial clave en el Imperio Otomano, y representaban el 60 % de la población.

Pero en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, enfrentados a la pobreza, a las tensiones con los griegos que tomaron el control de la ciudad en 1912 y a un devastador incendio que dejó a 55.000 personas sin hogar en 1917, la comunidad había disminuido a unos 55.000.

Los nazis entraron en la ciudad en abril de 1941, pero no fue hasta dos años después cuando comenzaron a aplicar la Solución Final para los judíos griegos.

El 15 de marzo de 1943, los nazis comenzaron a deportar a los judíos de Salónica. Unas 4.000 personas fueron cargadas en vagones de ganado y enviadas al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en la Polonia ocupada por los nazis, el viaje más largo de todos los transportes en tren del Holocausto.

Le siguieron dieciocho convoyes más. En agosto, 49.000 de los 55.000 judíos que había en la ciudad antes de la guerra habían sido deportados. Menos de 2.000 sobrevivieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.