Rusia amenaza con desplegar misiles nucleares de medio alcance en Europa

Rusia dijo el lunes que podría verse obligada a desplegar misiles nucleares de alcance intermedio en Europa en respuesta a lo que considera planes de la OTAN de hacer lo mismo.

La advertencia del viceministro de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov, planteó el riesgo de una nueva acumulación de armas en el continente, con las tensiones entre Oriente y Occidente en su peor momento desde que terminó la Guerra Fría hace tres décadas.

Ryabkov dijo que Rusia se vería obligada a actuar si Occidente se negaba a unirse a ella en una moratoria de las fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF) en Europa, parte de un paquete de garantías de seguridad que busca como precio para desactivar la crisis sobre Ucrania.

La falta de progreso hacia una solución política y diplomática llevaría a Rusia a responder de forma militar, con tecnología militar, dijo Ryabkov a la agencia de noticias rusa RIA.

«Es decir, será una confrontación, este será el siguiente asalto», dijo, refiriéndose al posible despliegue de los misiles por parte de Rusia.

Las armas nucleares de alcance intermedio -las que tienen un rango de 500 a 5.500 kilómetros- fueron prohibidas en Europa en virtud de un tratado firmado en 1987 entre el entonces líder soviético Mijail Gorbachov y el presidente estadounidense Ronald Reagan, en lo que se consideró en su momento un importante alivio de las tensiones de la Guerra Fría. En 1991, las dos partes habían destruido casi 2.700 de ellas.

Washington se retiró del pacto en 2019 tras quejarse durante años de supuestas violaciones que giraban en torno al desarrollo por parte de Rusia de un misil de crucero lanzado desde tierra que Moscú llama 9M729 y la OTAN denomina «Destornillador».

Si la OTAN tiene razón en que Rusia ya ha desplegado este sistema en la parte europea del país, al oeste de los Montes Urales, la amenaza de Ryabkov es vacía, según Gerhard Mangott, experto en política exterior rusa y control de armas de la Universidad de Innsbruck (Austria).

Pero si los desmentidos de Rusia son ciertos, dijo, entonces la advertencia de Moscú es «la señal definitiva para que la OTAN inicie conversaciones con Rusia sobre un acuerdo de congelación».

Y añadió: «Si la OTAN se mantiene en la posición de no negociar un acuerdo, entonces seguramente veremos a Rusia desplegar el misil Screwdriver en su frontera occidental«.

Ryabkov se ha convertido en los últimos días en uno de los principales mensajeros de Moscú mientras el presidente Vladimir Putin presiona para obtener garantías de seguridad occidentales, al tiempo que se enfrenta a las advertencias de Estados Unidos y sus aliados para que se aleje de una posible invasión de Ucrania, algo que el ministro volvió a negar que fuera la intención de Rusia.

Repitió una comparación que hizo la semana pasada entre las tensiones actuales y la crisis de los misiles de Cuba de 1962, que llevó a Estados Unidos y la Unión Soviética al borde de la guerra nuclear.

Ryabkov dijo que había «indicios indirectos» de que la OTAN se estaba acercando a volver a desplegar misiles de alcance intermedio, incluyendo su restauración el mes pasado del 56º Mando de Artillería que operaba misiles Pershing con capacidad nuclear durante la Guerra Fría.

La OTAN afirma que no habrá nuevos misiles estadounidenses en Europa y que está preparada para disuadir a los nuevos misiles rusos con una respuesta «comedida» que sólo incluiría armas convencionales.

Pero Ryabkov dijo que Rusia tiene una «total falta de confianza» en la alianza.

«No se permiten hacer nada que pueda aumentar de algún modo nuestra seguridad: creen que pueden actuar como necesitan, en su beneficio, y nosotros simplemente tenemos que tragarnos todo esto y lidiar con ello. Esto no va a continuar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.