Tribunal Supremo de Venezuela ordena la toma de posesión del partido de Juan Guaidó

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, que se encuentra en una etapa de apretura de agenda, ordenó el martes la toma de posesión del partido político del líder de la oposición Juan Guaido, la última de una serie de medidas contra los críticos del dictador Nicolás Maduro en vísperas de las próximas elecciones legislativas.

La decisión destituye a Leopoldo López, el fundador del partido Voluntad Popular, como líder oficial del partido y nombra en su lugar a un legislador expulsado de la organización el año pasado en medio de acusaciones de haber conspirado con los aliados de Maduro.

“Nuestra lucha continúa con fuerza”, dijo López en una serie de tuits después del fallo. “A pesar de todo el peligro y hasta las últimas consecuencias”.

La decisión se produce menos de un mes después de que la Corte Suprema de Venezuela ordenara la toma de posesión de otros dos influyentes partidos de la oposición y mientras el movimiento anti-Maduro de Guaidó se ha hundido en la popularidad y lucha por recuperar el impulso.

Un nuevo Consejo Nacional Electoral, todavía inclinado a favor de Maduro, está impulsando los planes para celebrar elecciones legislativas a principios de diciembre. La Asamblea Nacional es la única rama del gobierno que todavía está dominada por la oposición. Muchos críticos de Maduro han indicado que no participarán, creyendo que las elecciones serán amañadas.

El organismo electoral ha publicado recientemente una lista de los partidos a los que se les permitirá presentarse a las próximas elecciones, entre los que no se encuentra Voluntad Popular. El fiscal jefe, también aliado de Maduro, ha instado al Tribunal Supremo a declarar al partido como organización terrorista.

“Quieren dejar claro que el Guaidó es historia”, dijo Phil Gunson, un analista del International Crisis Group con sede en Caracas.

La oposición venezolana se ha tambaleado desde que atrajo a cientos de miles de personas a las calles el año pasado en medio de la indignación generalizada por el declive económico de la nación rica en petróleo, la migración masiva y el creciente control de Maduro sobre el poder.

El líder socialista fue reelegido en 2018 en una polémica votación que fue criticada por la oposición y gran parte de la comunidad internacional por ser injusta. A varios de los líderes más populares de la oposición se les prohibió presentarse a las elecciones. A pesar del bajo índice de aprobación de Maduro, ha logrado aferrarse al poder y las protestas se han esfumado en gran medida, como resultado de un creciente sentimiento de apatía, desilusión con la oposición y miedo a las represalias.

López, el mentor político de Guaidó, fue detenido en 2014 por liderar las protestas antigubernamentales y condenado a casi 14 años de cárcel. En 2017 se le concedió permiso para cumplir el resto de su condena bajo arresto domiciliario. El año pasado, las fuerzas de seguridad que cumplían una orden de Guaidó liberaron a López, y poco después apareció en un puente con tropas que pedían a los militares que se levantaran contra Maduro.

El intento de insurrección fracasó y López se refugió en la embajada española, donde ha permanecido durante más de un año.

Es probable que el gobierno utilice la toma de posesión de la Voluntad Popular y otros partidos de la oposición para dar una fachada de “participación democrática” en las próximas elecciones, dijo Gunson. Aunque el registro del partido fue revocado, la todopoderosa Asamblea Constitucional podría allanar el camino para su inclusión en las próximas elecciones con el recién nombrado liderazgo.

Ver a los partidos tradicionales de la oposición en la papeleta – a pesar de estar llenos de facciones minoritarias alineadas con los Maduro – podría dar a los votantes sin acceso a la información una idea errónea de a quién están realmente votando.

“Puedes estar confundido al votar por el partido por el que siempre has votado”, dijo Gunson.

El nuevo líder de la voluntad popular nombrado por la Corte Suprema es José Gregorio Noriega, uno de los varios ex miembros de la corriente principal de la oposición del país acusado de aceptar sobornos de los aliados de Maduro con el fin de debilitar al Guaidó el año pasado.

Noriega, que negó la acusación de soborno, presentó una denuncia ante la Corte Suprema, diciendo que sus derechos constitucionales habían sido violados al ser expulsado de Voluntad Popular.

Guaidó sigue siendo reconocido por los Estados Unidos y por más de 50 naciones como el presidente legítimo de Venezuela, aunque eso podría ser cuestionado si no participa en las elecciones y su mandato expira. Es miembro de la Voluntad Popular, y se convirtió en presidente de la Asamblea Nacional en parte debido a su afiliación partidaria.

López pareció indicar el martes que se opondrá a la participación de la oposición en la próxima votación legislativa de diciembre.

“No se puede luchar por unas elecciones libres, participando en votaciones fraudulentas y farsantes organizadas por aquellos que buscan silenciar al pueblo”, escribió en Twitter. “Nuestro partido, fiel a la lucha por la libertad de Venezuela, no obedece a las imposiciones dictatoriales”.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.