Nuevo satélite espía de Israel proporciona poderosa ventaja sobre adversarios

El satélite espía Ofek 16 lanzado desde el centro de Israel a las 4 de la mañana del lunes debe mejorar significativamente la capacidad de Israel para vigilar las peligrosas actividades de sus adversarios en todo el Oriente Medio, entre los que destaca Irán.

El satélite fue lanzado con éxito por el Ministerio de Defensa e Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI) después de años de investigación y desarrollo, y de un programa de trabajo que en los últimos meses tuvo que adaptarse a las restricciones creadas por la pandemia de coronavirus.

Los funcionarios del IAI dijeron que consideraban el lanzamiento del satélite como una prioridad máxima. Esto se debe al hecho de que el Ofek 16 está diseñado para proporcionar al establecimiento de defensa israelí una cámara de mayor resolución que nunca en el espacio.

Amnon Harari, jefe de la Administración de Espacio y Satélites del Ministerio, señaló el lunes que el último satélite espía se une a una serie de similares en órbita, incluyendo el “Ofek 5”, lanzado en 2002, que sigue siendo operativo hasta el día de hoy. El primero de la serie “Ofek” (la palabra hebrea para “horizonte”) fue lanzado en 1988.

“El grupo de satélites se utiliza para vigilar cualquier amenaza al Estado de Israel, que como se sabe a veces está lejos y es inmediata, por lo que requieren una vigilancia constante”, dijo.

Según el jefe de la División Espacial del IAI, Shlomi Sudri, Ofek 16 tiene un avanzado sistema de detección electro-óptica (cámara) que “mejorará la capacidad de inteligencia estratégica del Estado de Israel”.

Si bien no se dieron más detalles sobre ese sistema, cabe señalar que en los anteriores satélites israelíes se había instalado un sistema avanzado de cámaras llamado “Júpiter”, fabricado por Elbit Systems.

Según el sitio web de Elbit, la cámara permite investigar “objetivos de muy alto valor” y proporciona imágenes de mayor definición de vehículos, objetos y estructuras pequeños y discretos. También puede utilizarse para “una planificación operacional más detallada” y “una evaluación de los daños en la batalla más mejorada”, lo que significa observar los daños causados a los objetivos enemigos.

No parece ser una exageración concluir que un satélite de este tipo ayudará a Israel a rastrear el programa nuclear de Irán con nueva tecnología, así como a vigilar la actividad maligna de Irán en todo Oriente Medio -en particular el tráfico de armas a los apoderados de Irán como Hezbolá- y las actividades en Siria.

“A la vanguardia de las capacidades tecnológicas”.

El satélite Ofek 16 representa una notable cooperación entre varias compañías de defensa. IAI es el contratista principal y responsable del lanzador espacial Shavit, mientras que Rafael Advanced Defense Systems y Tomer, una empresa del gobierno, construyeron los motores de lanzamiento. La Administración Espacial del Ministerio de Defensa lideró el desarrollo y la producción.

El Ministro de Defensa Benny Gantz rindió homenaje a las “personas que han estado invirtiendo en estos sistemas y avanzando en las capacidades de avance a lo largo de los años. Continuaremos fortaleciendo y manteniendo las capacidades de Israel en todos los frentes, en todos los lugares”.

En 2016, Israel lanzó su satélite “Ofek 11”, que superó los primeros problemas técnicos para entrar en pleno funcionamiento. Dos años antes, en 2014, Israel lanzó el satélite “Ofek 10”, que utiliza un sistema de radar en lugar de una cámara para vigilar los acontecimientos de interés. Su carga útil del SAR (radar de apertura sintética) tiene capacidades avanzadas de fotografía diurna y nocturna, y funciona en todas las condiciones meteorológicas.

Una vez que el Ofek 16 se considere plenamente operativo, el Ministerio de Defensa entregará los controles del satélite a la Unidad de Inteligencia Visual 9990 de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Israel invierte cientos de millones de shekels al año en sus industrias espaciales y de satélites, lo que a su vez alimenta la nueva tecnología.

El Estado judío pertenece a un pequeño club de 13 países del mundo que puede construir y lanzar sus propios satélites, entre los que se encuentran los Estados Unidos, Rusia, China, Irán, Francia, el Reino Unido y Ucrania.

Según el Ministerio de Defensa, “la inversión del Estado de Israel en tecnología espacial se considera esencial y estratégica para fines de inteligencia. Se trata de una inversión plurianual que requiere una multitud de recursos, coherencia y profesionalidad”. El objetivo es asegurar que el programa de satélites israelí se mantenga a la vanguardia de la capacidad tecnológica y siga produciendo satélites avanzados, que mantengan la inteligencia y la superioridad tecnológica de Israel”.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.