Turquía surge como fuente de desestabilización en Medio Oriente

Las fuerzas de Turquía están actualmente reforzando los nuevos puestos de avanzada construidos en el Kurdistán iraquí. Los turcos han establecido cinco posiciones en terreno montañoso cerca de las aldeas de Sharanish y Banka, en la zona de Zakho, adyacente a la frontera con Turquía, desde que iniciaron una operación en la zona a mediados de junio. Se han transportado tropas en helicóptero para ocuparse de las nuevas posiciones.

Esta es la última fase de una operación que ha llevado a las Fuerzas Armadas turcas a 30 km. dentro del territorio kurdo iraquí. La operación “Garra Tigre” se inició el 17 de junio, tras los ataques aéreos turcos contra objetivos que Ankara había identificado como asociados al PKK en varios lugares de la zona controlada por el Gobierno Regional del Kurdistán (GRC). Las zonas destruidas en los ataques aéreos incluían varias aldeas yazidis en la zona del Monte Sinjar. También se atacó un campamento de refugiados en Makhmur.

Elementos de las Brigadas de Comando 1 y 5, ambas formaciones aéreas de élite turcas, participan en la operación sobre el terreno. La artillería iraní bombardeó la zona Choman de las Montañas Qandil el 16 de junio, en un movimiento ampliamente interpretado como apoyo a la ofensiva turca.

A pesar de las considerables dimensiones de la actual ofensiva, fuentes kurdas no consideran que ésta represente el comienzo de un largamente esperado intento general turco de destruir al PKK en Qandil.

Más bien, lo consideran la continuación de una pauta establecida de operaciones turcas en curso en el norte de Irak controlado por los kurdos, realizadas sin investigar los deseos de las autoridades kurdas locales, y destinadas a establecer una zona de infraestructura militar/bufete turco cada vez más amplia en la zona adyacente a la frontera.

Los informes de los medios de comunicación turcos coinciden en gran medida. Según un artículo reciente del periódico Hurriyet, desde 2016 ya se habían establecido 12 puestos de observación permanentes en la zona controlada por el Gobierno Regional del Kurdistán. Hurriyet citó a funcionarios de seguridad turcos que describieron al PKK como un intento de establecer un corredor para sus fuerzas en la frontera iraní en la provincia de Sulaimaniya, vía Sinjar, a la zona controlada por los kurdos en el noreste de Siria.

Ankara considera que el YPG (Unidades de Protección del Pueblo), que es la principal fuerza en el noreste de Siria, es una franquicia del PKK. La operación turca, según Hurriyet, tiene como objetivo romper este corredor. Cabe señalar que el actual despliegue de las fuerzas turcas no es lo suficientemente profundo como para cortar esa línea teórica.

El periódico turco comparó el esfuerzo actual con anteriores operaciones turcas en el norte de Siria en 2016 y 2019 que dieron lugar a la ocupación turca de dos bloques de territorio no contiguos a lo largo de la frontera sirio-turca.

Fuentes kurdas, por su parte, sugieren una motivación política interna adicional para la operación actual. Señalan la grave situación de la economía turca y la consiguiente pérdida de apoyo público, indicada en varias encuestas recientes, para el gobernante Partido Islamista de Justicia y Desarrollo y su principal aliado, el Partido de Acción Nacionalista de extrema derecha. Según esta perspectiva, la operación turca tiene por objeto reunir la base política del gobierno y distraer del fracaso socioeconómico.

A pesar de este elemento, la Operación Garra del Tigre encaja en un arco de asertividad militar turca que actualmente se extiende desde el norte de Irak, a través del norte de Siria, bajando por el Mediterráneo y a través de Israel, y llegando a Libia. Turquía también tiene una presencia militar al sur y al este de esta zona, en Qatar y en Somalia.

En el Mediterráneo, Turquía está desafiando a Grecia, Chipre, Francia e Israel por las riquezas de gas bajo el agua.

A través de su compañía militar SADAT, Ankara está profundamente comprometida en el apoyo a Hamas contra Israel. SADAT, a veces llamada la Guardia Revolucionaria de Erdogan, está involucrada en otros fines igualmente turbios de la afirmación regional de Turquía. La empresa, fundada por el asesor militar del presidente turco, el general Adnan Tanriverdi, se encargó de entrenar a los rebeldes sirios bajo la bandera de Turquía. Posteriormente, estas fuerzas se desplegaron contra los kurdos sirios en 2019-20.

Ahora están en Libia, luchando contra el Ejército Nacional Libio (ENL) del Mariscal de Campo Khalifa Haftar. Por cierto, SADAT también participa actualmente en el entrenamiento de las fuerzas islamistas suníes leales al Gobierno del Acuerdo Nacional (GNL) en Libia. El sitio web Africa Intelligence y el periódico Asharq al-Awsat informaron esta semana de que la empresa turca ha firmado un acuerdo a tal efecto con Security Side, una empresa de seguridad libia dirigida por un tal Fawzi Abu Kattaf, un palestino partidario de Hamas y de la Hermandad Musulmana con estrechos vínculos con Qatar.

¿A qué equivale esta oleada de afirmaciones militares regionales turcas abiertas y semicubiertas? ¿Se puede establecer un tema común?

En Siria e Irak, obviamente, Ankara está, a primera vista, desafiando a su viejo enemigo del PKK. Pero hay capas adicionales. Erdogan fue el primero en apoyar la insurgencia árabe suní siria. Ha demostrado ser su último y más fiel aliado. Los estados occidentales, desalentados por la naturaleza islamista y yihadista de la insurgencia, se separaron de ella hace años. Turquía, que no se ha visto afectada por estas lealtades porque las comparte, ha permanecido.

Los enclaves del norte de Siria sirven para dividir la zona de control kurdo, y en Afrin se ha producido una limpieza étnica a gran escala de kurdos. Pero ahora Turquía está vertiendo dinero y fuerzas en el noroeste de Siria, en un esfuerzo por apuntalar este enclave y asegurar su semipermanencia. No se trata sólo de oponerse a las aspiraciones kurdas. Se trata de establecer una parte de Siria destinada a ser siempre turca (e islamista suní).

En Israel, Erdogan quiere reivindicar la causa de recuperar Jerusalem de la custodia no musulmana. El apoyo militar encubierto a Hamas va de la mano de los esfuerzos de poder blando activo. Estos son manejados por la agencia de ayuda del gobierno TIKA. Decenas de millones de dólares se gastan cada año, a través de proyectos como el Centro Cultural Turco en la calle Hashalshelet en la Ciudad Vieja de Jerusalem.

En el Mediterráneo, los intereses, por supuesto, están relacionados con la necesidad de Turquía de suministros de gas. Pero la descarada afirmación de reclamar, junto con el gobierno cliente de Trípoli, una enorme franja del Mediterráneo oriental y, por tanto, obstaculizar los planes de Israel, Grecia y Chipre de llevar el gas a Europa, tiene la ventaja adicional para Turquía de presentarse como la fuerza regional dominante.

En Libia, por último, de nuevo coinciden los aspectos geoestratégicos e ideológicos: el gobierno de Fayez al-Sarraj es mantenido por las fuerzas asociadas a la Hermandad Musulmana. Representa un último vestigio de la esperada alianza que Erdogan había pensado liderar, antes del golpe militar en Egipto de 2013, la salida del partido Ennahda del poder en Túnez y el resurgimiento de la fortuna de Bashar Assad en Siria.

Así que, desde la provincia de Zakho en el noroeste de Irak hasta Trípoli en la costa africana de Libia, Turquía está involucrado en confictos.

Es una política exterior independiente y ambiciosa, sin el más mínimo asentimiento a la orientación “pro-occidental” y “pro-OTAN” que a los apologistas occidentales de Turquía les gusta recordar. Tiene su origen en una combinación de asertividad nacionalista, teñida de nostalgia de la época otomana, y las ambiciones del islam político suní al estilo de la Hermandad Musulmana.

Esta es una mezcla potente, que no se requiere para colocarse ante el juicio del votante turco hasta 2023. A partir de ahora, su principal impacto es un arco de desestabilización, que se extiende por tierra y mar desde Irak hasta Libia.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.