Israel en la Luna

sonda bereshit

Israel: Una falla técnica en el motor habría sido la causa por la que Bereshit no pudo aterrizar en la Luna

Itongadol/Agencia AJN.- La información técnica preliminar determinó que la nave espacial israelí Bereshit se precipitó en el aterrizaje sobre la superficie lunar a causa de “una falla técnica en uno de los componentes que hizo que el motor principal se apagara, lo que hace imposible desacelerar el descenso de la nave”.

“Nuestros ingenieros piensan que una falla técnica en uno de los componentes hizo que el motor principal se apagara, lo que hace imposible desacelerar el descenso de la nave. Para cuando se reinició el motor, su velocidad era demasiado alta para aterrizar correctamente”, explicaron desde SpaceIL.

Según lo indicado, la información recopilada por los equipos muestra que el primer problema técnico ocurrió a 14 km por encima de la Luna”. “A 150 metros, cuando se perdió la conexión con Bereshit , la nave se movía a 500 km por hora, haciendo inevitable una colisión”, puntualizaron.

Morris Khan, presidente de SpaceIL, se mantuvo optimista pese a que Berehit no pudo aterrizar de manera segura en la Luna. 

"Estoy feliz", dijo el empresario de 89 años nacido en Sudáfrica. "La bandera de Israel está en la Luna. El eslogan de" País pequeño, grandes sueños "y Am Yisrael Chai (la nación de Israel vive) está en la luna. Creo que hemos hecho algo, aterrizamos en la Luna. Simplemente resultó ser un aterrizaje duro", declaró.

Khan enfatizó: “Esto es Bereshit (en hebreo Génesis, el primero de los cinco libros de la Torá), y Bereshit fue solo el comienzo. Estamos solo al principio".

"Hicimos un trabajo muy profesional. Estuvimos en el espacio durante dos meses. Beresheet se comportó muy bien", agregó.

"Desde Egipto hasta la Luna"
Comentario del Shabat Hagadol
por el Lic. Uriel Aiskovich

Para la historia del pueblo de Israel y de la humanidad, el día de ayer, marcó un antes y un después. Nuestra historia como pueblo comenzó desde el lugar más humilde y bajo: como esclavos del principal imperio de la época. Y ese pueblo de esclavos fue el primero en luchar y liberarse contra la opresión para recibir lo más sagrado: un texto. Miles de años atrás cuando ni la vida, ni la educación, ni la formación, la ética o el desarrollo, eran siquiera valores, los antiguos hebreos recibieron dos valores principales: la libertad y el texto. De allí en adelante hubo épocas gloriosas, y también, grandes adversidades. Pero ni en los mejores momentos, ni en los peores, se olvidaron esos valores: luchar y preservar la libertad, la educación y el texto como lo más sagrado. Aún en las peores épocas de la inquisición en Sudamérica y Europa, se siguió celebrando Pesaj, a escondidas, para recordar el valor de la libertad, y se siguió estudiando, enseñando y transmitiendo.

El sionismo logró unir las dos grandes aspiraciones de libertad y conocimiento en la concreción del Estado de Israel. Estado que une democracia, diversidad y libertad, aún rodeado por numerosas tiranías, y el valor de la educación, el conocimiento y la innovación.
El día de ayer, 6 de Nissan de 5779, y 11 de Abril de 2019, marcó un punto central en esta historia. Aquel pueblo que inició su camino siendo denigrado por la opresión de la esclavitud, y al se le enseñó que no hay nada más sagrado que la libertad y la educación, logró salir de la tierra y alcanzar la luna.

La nave Bereshit llevaba como insignia “un pequeño país, grandes sueños”. Adentro una copia de la Torá, de poemas, del Hatikva, y algunos mensajes. Solo alguien libre puede soñar en grande, sólo un pueblo que consagre el texto y la educación, puede plantearse que lo más importante a llevar al espacio exterior son sus libros.

La nave no logró alunizar, quizás como aquel ritual que tenemos en una Jupá, boda judía. En el momento de más alegría, para el novio y la novia, hay que recordar, enseñan nuestros Sabios, que el mundo aún no es perfecto y que requiere de nosotros para mejorarlo.

Este proyecto espacial fue el primero, y sabemos que muchos nuevos han de venir.

Este Shabat es denominado por nuestros maestros como “Shabat Hagadol”, el Shabat Grande. El motivo es que es el Shabat previo a la celebración de Pesaj, la salida de Egipto y el comienzo de la libertad.

Este Shabat que en breve empezará, marcará la tremenda expresión de libertad, de haber pasado de Egipto a la Luna. Y como ayer recordó Bibi Netanyahu citando a Hertzl “Si lo queréis, no será una leyenda”.

Libertad para soñar en grande, sabiduría para aprender, humildad para intentar y seguir intentando siempre un poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.