Parashat Beshalaj

Parasha Bo

 

Parashat Beshalaj

A veces tenemos un trabajo que hacer, pero parece tan grande que incluso dudamos en empezarlo.

En la parashá de esta semana los judíos caminaban por el desierto después de haber sido liberados de la esclavitud en Egipto. Pero pronto se encontraron a si mismos siendo perseguidos por el enojado Faraón y su feroz ejercito que los quería esclavizar nuevamente.

Los judíos no tenían escapatoria. Habían llegado a la orilla del mar y no había otro lugar para escapar. Las personas entraron en pánico.

Pero un hombre, Najshón ben Aminadav, tenía una idea diferente. Él pensó "Tenemos que cruzar el mar. No hay otra alternativa. Yo sé que Dios va a hacer que funcione, de alguna u otra manera".

Mientras otros dudaron, Najshón simplemente empezó a caminar directo hacia el agua. Con ello Dios hizo un gran milagro y separó las aguas en dos y todos los judíos fueron capaces de escapar hacia la libertad.

Aprendemos de aquí que cuando vemos que un trabajo que tiene que ser hecho parece imposible, a veces la mejor respuesta es simplemente dar el primer paso y comenzar. A menudo nos sorprenderemos de ver cómo Dios nos ayuda a lograr cosas que al final no parecen tan difíciles como pensábamos.

Extraido de AishLatino

Shabat Shalom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.