Científicos israelíes identifican la primera prueba de muda de plumas en un dinosaurio volador

Un dinosaurio volador llamado el Microraptor, que vivió hace unos 120 millones de años, fue capaz de reemplazar gradualmente sus plumas como la mayoría de las aves modernas, según han documentado los científicos israelíes.

Los hallazgos del estudio publicados el jueves en la revista Current Biology documentan la primera evidencia de muda secuencial de plumas jamás descubierta.

“Es fascinante ver cómo un mecanismo que comenzó a desarrollarse hace al menos 120 millones de años también existe en las aves de hoy”, dijo en un comunicado de prensa el candidato al doctorado Yosef Kiat del Laboratorio de Vuelo de Animales del Departamento de Biología Evolutiva y Ambiental de la Universidad de Haifa. “También es fascinante ver cómo podemos utilizar nuestros conocimientos modernos sobre este mecanismo para obtener información sobre la evolución y la ecología de un dinosaurio que vivió hace 120 millones de años”.

Al contrario de lo que sucede con el pelo o las garras, las plumas no pueden renovarse continuamente desde su base. Necesitan ser despojadas completamente antes de que una nueva pluma pueda crecer.

Entre las aves modernas, algunas especies se desprenden y reemplazan completamente su plumaje en un período de tiempo concentrado que puede durar varios días o incluso semanas, mientras que son capaces de encontrar refugio de los depredadores o de otros peligros sin volar. El proceso se llama muda simultánea. Estas especies incluyen muchas aves.

Para otras especies, volar es esencial para la supervivencia, y la muda de las plumas debe ocurrir gradualmente sin impedir que lo hagan, como fue el caso del Microraptor, según descubrieron los investigadores.

Los Microraptores eran pequeños dinosaurios de cuatro alas que se estimaba que no medían más de 80 centímetros de largo y pesaban menos de un kilo.

El equipo examinó un fósil encontrado en la provincia de Liaoning (China), en el que se apreciaban claramente las marcas de las plumas de las alas.

“Naturalmente, no es en absoluto una cuestión rutinaria encontrar un fósil de dinosaurio relativamente completo, pero es aún más raro encontrar alas fosilizadas bien conservadas”, dijo Kiat. “Las plumas no suelen sobrevivir al proceso de fosilización, pero en este caso particular la mayoría de las plumas de las alas se pueden ver muy bien”.

Algunos autores del estudio visitaron personalmente China para examinar el tema y cooperaron con el Prof. Jingmai O’Connor y el Prof. Min Wang del Laboratorio Clave de Evolución de Vertebrados y Orígenes Humanos y el Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias.

“Estamos acostumbrados a examinar y estudiar la muda en nuestro trabajo habitual de anillado de aves”, dijo Amir Balaban, miembro del equipo de investigación del Pabellón Ariel del Observatorio de Jerusalem. “Encontrarnos cara a cara con un dinosaurio volador que se hundió en un pantano primitivo hace millones de años es un evento muy raro y emocionante”.

El equipo analizó las seis plumas visibles en el fósil para entender si sus diferentes tamaños eran el resultado de un proceso de muda secuencial u otra causa. Fueron capaces de determinar que el ala del dinosaurio poseía plumas de diferentes longitudes porque estaban siendo reemplazadas gradualmente.

La capacidad de los Microraptores para volar ha sido muy debatida entre los estudiosos. Pero los resultados de la investigación han permitido a los autores del artículo sugerir que el pequeño dinosaurio pasó en realidad una cantidad significativa de su tiempo en el aire, probablemente para escapar de los depredadores y para conseguir comida.

“Estamos esperando ansiosamente que el coronavirus se desvanezca para poder volver a los almacenes de fósiles en toda China y encontrar hitos adicionales en el desarrollo de las aves de hoy en día”, dijo Balaban.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.