Compañía israelí reduce riesgos en accidentes cerebrovasculares

Científicos israelíes avanzan en procedimientos vinculados con los accidentes cerebrovasculares con obstrucciones de grandes vasos, que pueden llevar a graves consecuencias si no son detectados y tratados en un lapso de hasta unas cinco horas.

Regularmente el proceso de detección en estos casos es dilatado, complejo y, muy posiblemente, fuera del alcance de muchos de los centros hospitalarios. Este tipo de obstrucciones de vasos mayores, conocidas por las siglas en inglés LVO, puede presentarse hasta en un 10% de los ataques cerebrovasculares.

La compañía israelí Viz.ai ha desarrollado una plataforma de inteligencia artificial que puede predecir estos casos, y acortar significativamente el tiempo de reacción y la aplicación de los tratamientos respectivos.

Viz.ai publica en su sitio web: “Nuestro conjunto de productos, impulsados por IA, detecta y alerta a los equipos ante sospechas de apoplejía de grandes vasos […] en su red en cuestión de minutos. Los equipos de derrames cerebrales pueden consultar en tiempo real a través de una interfaz móvil compatible con HIPAA, e impulsar decisiones de tratamiento rápidas que salvan el cerebro y las vidas”.

Los equipos tratantes reciben la alarma sincronizadamente en sus propios celulares inteligentes y ahí mismo evalúan la sospecha de obstrucción de grandes vasos. En su smart-phone el médico tratante cuenta con las imágenes y la información necesaria para dirigir el equipo y permitir que el flujo de los pasos del tratamiento se reduzca al mínimo y se agilice.

La plataforma de Viz.ai ofrece además un circuito cerrado de comunicación por voz y texto entre los integrantes de los equipos médicos.

Esta herramienta, muy sencilla de ser auto instalada en los hospitales, ya está en funcionamiento en 300 centros en EE. UU., y en Israel se encuentra en pruebas en la región de Galilea.

Por Israel21c

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − catorce =