El acuerdo entre Irán y China podría alterar el equilibrio de poder en Oriente Medio

Según se informa, el gobierno de Irán ha aprobado un proyecto de acuerdo de 25 años con China sobre cooperación económica y política. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Abbas Musaví, dijo que era un momento de orgullo para la diplomacia iraní.

Teherán no ha revelado todos los detalles del acuerdo, pero un informe anterior del Petroleum Economist sugiere que Irán está dispuesto a otorgar enormes concesiones a China, incluyendo importantes descuentos en petróleo y gas, y la capacidad de retrasar los pagos hasta dos años y de pagar en monedas blandas.

También se concedería a China un primer rechazo sobre las oportunidades de participar en cualquier proyecto petroquímico en Irán. De aplicarse, este acuerdo haría que Irán dependiera en gran medida de China desde el punto de vista económico, mientras que Beijing adquiriría una fuente de energía grande y segura, así como un punto de apoyo en el Golfo.

Ya ha habido rumores en los medios de comunicación iraníes de que Teherán ha cedido la isla de Kish a Beijing. Aunque es probable que esos rumores sean falsos, Irán puede ofrecer a China instalaciones militares en sus puertos del Golfo.

El acuerdo también prevé hasta 5.000 efectivos de seguridad chinos sobre el terreno para proteger los proyectos chinos, un elemento que socava gravemente la independencia política de Irán. Este acuerdo promete mejorar en gran medida la posición de China no sólo en el Oriente Medio, sino también en Asia central y el Cáucaso.

A través de Irán y el Cáucaso, Beijing tendría una ruta terrestre hacia Europa e incluso el Mar Negro, siempre que Georgia le permita el acceso a sus puertos del Mar Negro.

La ventaja para Irán, si China cumple sus compromisos, es la infusión de una importante cantidad de dinero en efectivo en su economía, especialmente en su sector energético (280.000 millones de dólares) y en la infraestructura de fabricación y transporte (120.000 millones de dólares).

Pivote hacia el Este

Pero el destino del acuerdo no está claro todavía, ya que todavía tiene que ser aprobado por el Parlamento. Cuando las noticias sobre el acuerdo aparecieron por primera vez en los medios de comunicación iraníes, muchos comentaristas expresaron su preocupación de que pudiera hacer que Irán dependiera excesivamente de China, señalando que después de la revolución de 1979, Irán no puso fin a sus décadas de dependencia de los EE.UU. para convertirse en una semi-colonia de China.

Una de las principales razones del cambio de Irán hacia China y otros países asiáticos, conocido localmente como el “pivote hacia el Este”, ha sido el fracaso de los repetidos esfuerzos de Irán, comenzando por la administración del ayatolá Hashemi Rafsanjani, por ampliar las relaciones económicas con Occidente como preludio de unos mejores vínculos políticos. 

La última de estas propuestas se produjo después de la firma del acuerdo nuclear en 2015. Irán ofreció comprar aviones Boeing y Airbus, diciendo que acogía a compañías americanas y europeas – incluyendo compañías energéticas, como Total – en el país. Sin embargo, la respuesta a las propuestas iraníes no fue positiva.

En 2018, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo nuclear e impuso nuevas y demoledoras sanciones a Irán, incluida la venta de su petróleo. Su medida convenció incluso a muchos moderados en Irán de que Washington no estaba interesado en mejorar las relaciones, y que en su lugar quería un cambio de régimen en Teherán.

Los oponentes acérrimos a la mejora de las relaciones entre Irán y EE.UU. recibieron un segundo aliento, viendo en China un salvador potencial y un escudo contra la futura presión de EE.UU., incluso en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Reduciendo las tensiones

Si se aplica el acuerdo entre Irán y China, reviviría la economía de Irán y estabilizaría su política. Tal recuperación económica y política mejoraría la posición regional de Irán y tal vez incentivaría a los adversarios a reducir las tensiones con Teherán, en lugar de seguir ciegamente las políticas estadounidenses. Los estados árabes podrían apresurarse a hacer sus propios tratos especiales con China.

Además, al dar a China una posición permanente en Irán, el acuerdo mejoraría la posición regional de Beijing y socavaría la supremacía estratégica de Estados Unidos en el Golfo. Esto también podría mejorar la posición de China a nivel internacional.

Pero los EE.UU. podrían evitar este cambio volviendo al acuerdo nuclear, levantando las sanciones y permitiendo a las empresas europeas y americanas tratar con Teherán. Un efecto inmediato sería el resurgimiento de las fuerzas moderadas en Irán, y a largo plazo, conduciría a mejores relaciones políticas.

Al aplicar una política totalmente hostil hacia Irán, los Estados Unidos han limitado sus opciones estratégicas en el sudoeste de Asia y, por lo tanto, han sido manipulados por algunos de sus asociados locales, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. El interés más pronunciado de China en el Irán debería alertar a los Estados Unidos para que revisen su enfoque pasado hacia Teherán.

Shireen T Hunter, es miembro afiliado en el Centro de la Universidad de Georgetown para la comprensión musulmana-cristiana. Las áreas de especialización de la Dra. Hunter incluyen el Medio Oriente (especialmente la región del Golfo Pérsico), el Mediterráneo, Rusia, Asia Central y el Cáucaso (Norte y Sur). La Dra. Hunter se educó en la Universidad de Teherán, la London School of Economics (MSc en relaciones internacionales) y el Instituto de Graduados de Asuntos Internacionales y Estudios de Desarrollo, en Ginebra. Ella ha publicado 19 libros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.