El ataque capital de Finlandia a Israel

Parece que todavía hay algunos políticos en Europa que no han aprendido la lección de las atrocidades del pasado.

El principal periódico de Finlandia, Helsingin Sanomat, informó recientemente de que la ciudad de Helsinki, la capital de Finlandia, pretende atacar a Israel con la ayuda de sus abogados de contratación. La historia se centra en una decisión que el gobierno de la ciudad tomó el 8 de noviembre obligando a los funcionarios y abogados de la ciudad a tomar medidas para impedir que la ciudad coopere con empresas que «se benefician de la ocupación ilegal israelí» en Judea y Samaria, que está a 4.000 kilómetros de Helsinki. En la práctica, esto significaría principalmente empresas de propiedad israelí/judía que sirven tanto a árabes como a judíos en esas zonas.

La medida ya había sido revisada y rechazada por el departamento jurídico de la ciudad, que determinó que era legalmente imposible de llevar a cabo, pero, no obstante, los miembros rojiverdes del gobierno de la ciudad, aún insatisfechos con su respuesta, insistieron en una nueva votación para devolverla a los abogados para que la consideraran de nuevo. Posteriormente, la junta municipal aprobó la iniciativa por 8 votos a 7, con la oposición de los conservadores y los partidos de derechas. Helsingin Sanomat, se alegró de la decisión, y alabó a los políticos por su valor y sus valores.

Esta decisión, tomada por los miembros de la junta municipal del partido socialdemócrata, los Verdes y la alianza de izquierdas, no solo pone de manifiesto su escaso conocimiento de la historia, sino que también demuestra el hecho de que todos ellos han adoptado una mentalidad fuertemente antisemita, en la que Israel —el único Estado judío del mundo y la única democracia de Oriente Medio— es también el único país al que Helsinki pretende imponer sanciones. Además de Israel, un posible boicot se dirigiría principalmente a empresas de propiedad o dirigidas por judíos. ¿Te suena esto?

La decisión tomada por el gobierno de la ciudad recuerda a la sociedad alemana de los años 30, cuando los judíos y sus negocios fueron primero acosados, luego perseguidos y poco a poco destruidos. A partir de pensamientos, discursos, escritos y decisiones políticas, el antisemitismo progresó hasta la destrucción de miles de sinagogas y comercios en la Noche de los Cristales, el 9 de noviembre de 1938, únicamente por ser de propiedad judía. Solo siete años después, seis millones de judíos habían sido asesinados en el Holocausto por el mismo régimen nazi. Resulta un tanto grotesco que el día de la conmemoración de la Kristallnacht se haya celebrado justo el mismo día en que se publicó la noticia del Helsingin Sanomat. La decisión del gobierno municipal refleja ese mismo espíritu antisemita.

Si los políticos de Helsinki fueran realmente justos, equitativos y estuvieran interesados en promover los derechos humanos —como creen ser—, atacarían a los verdaderos violadores de los derechos humanos, los que acosan, encarcelan e incluso matan a disidentes, infieles, judíos y cristianos en todo el mundo. Sí, estos países pueden ser fácilmente identificados, pero los políticos se resisten a hacerlo, ya que tendría un impacto enormemente negativo en el flujo de turistas e ingresos del capital.

El político de Helsinki también puede adoptar la definición de trabajo de la IHRA sobre el antisemitismo, que fue adoptada por docenas de países y municipios de todo el mundo. La IHRA establece claramente que es antisemitismo «aplicar un doble rasero al exigir un comportamiento que no se espera ni se exige a ninguna otra nación democrática», y la discriminación antisemita es «la negación a los judíos de oportunidades o servicios disponibles para otros».

Helsinki es solo un triste ejemplo de todo el mundo, donde el antisemitismo está en aumento, a nivel local y gubernamental. Los políticos a menudo enmascaran sus acciones antisemitas como una «lucha por los derechos humanos», pero de facto, todo es antisemitismo, porque siempre apuntan a los judíos y a Israel.

Ya es hora de que los funcionarios electos, los líderes empresariales y los activistas comprendan que promover una solución pacífica en Oriente Medio y hacer que la comunidad judía de todo el mundo sea más segura consiste en unir a la gente, en lugar de tratar de atacar a los judíos o a los israelíes.

El autor es presidente de la Federación de Asociaciones Finlandia-Israel y vicepresidente de la Asociación Finlandesa para la Memoria del Holocausto. El Sr. Huvila es también autor del libro «El milagro de Israel y el presidente Truman».  Este artículo de opinión se publica en colaboración con una coalición de organizaciones que luchan contra el antisemitismo en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.