El coronavirus y la cuarentena bíblica

Los funcionarios de salud pública de todo el mundo están tratando desesperadamente de hacer frente a la propagación del coronavirus. Existe un creciente temor de que una pandemia mundial sea imposible de detener. Hasta ahora, esta enfermedad respiratoria ha infectado a más de 100.000 personas y ha matado al menos a 2.000, hasta donde sabemos. Cruceros, turistas involuntarios, viajeros y otros están transmitiendo lentamente este ángel de la muerte a destinos lejos de su fuente en China.
La medicina moderna, con todos sus milagros, está paralizada. No hay cura para el coronavirus. La mejor y única solución por ahora es la cuarentena. Los sospechosos de ser portadores del coronavirus deben ser aislados. El contacto con los infectados es simplemente demasiado peligroso.

Hay un paralelismo bíblico de la cuarentena que los eruditos judíos vieron desde una perspectiva moral.

El libro del Levítico describe la metzora, una persona afectada por la tzara’at, una enfermedad comúnmente mal traducida como lepra. De hecho, la enfermedad era una enfermedad espiritual, causada principalmente por hablar mal de los demás. La metzora es alguien que era, en hebreo, motzi ra – un originador de habladurías malignas, y debía ser puesto en cuarentena, enviado fuera del campo, salvando a la comunidad de su capacidad de infectar a otros con sus chismes destructivos.

Por lo tanto, la cuarentena bíblica no pretendía aislar a un portador de enfermedades físicas, sino más bien de la vileza moral.

Mientras esperamos encontrar una cura para el coronavirus, derivemos una lección ética de la desgracia actual. Todos reconocen lo obvio: no nos atrevemos a permitir que los sanos se expongan a aquellos que pueden hacerles daño.

¿No es ésta la verdad más fundamental de las relaciones humanas?

Los amigos son, sin duda, buenos para ti. En los últimos años, la investigación científica ha sugerido que las personas que tienen amistades fuertes experimentan menos estrés, se recuperan más rápidamente de los ataques cardíacos y es probable que vivan más tiempo que los que no tienen amigos. Son incluso menos susceptibles al resfriado común, según los estudios.

Pero no todos los amigos tienen un efecto tan saludable. Algunos mienten, insultan y traicionan. Algunos están demasiado necesitados. Algunos dan demasiados consejos. Los psicólogos y sociólogos están llamando la atención sobre los efectos negativos para la salud de los malos amigos.

No subestimen la advertencia del rey Salomón en su libro de Proverbios: “El que camina con sabios será sabio, pero el compañero de los necios será destruido” (Proverbios 13:20).

Una de las más tristes ilustraciones de esta verdad se encuentra en II Samuel 13. El hijo del rey David, Amnón, luchaba con pensamientos pecaminosos y lujurias en su corazón. Deseaba poderosamente una relación física prohibida con su media hermana, Tamar. Amnón sabía que sus deseos estaban equivocados y no podía cometer tal maldad.

Entonces cinco pequeñas palabras cambiaron todo: “Pero Amnón tenía un amigo”.

El amigo de Amnón, Jonadab, también era su primo. Jonadab ideó un plan para que Amnón cumpliera sus deseos. Amnón consiguió lo que creía que quería. Poco después, perdió todo lo que tenía. Arruinó la vida de Tamar. Creó división y dolor en su familia. Y dos años después, fue asesinado por su hermano, Absalôn.

Los amigos pueden enriquecer nuestras vidas. Tambiên pueden destruirlas. “La amistad equivocada suele ser muy dolorosa”, escribió la Dra. Harriet Lerner, psicóloga y autora de “La danza de la conexión”.

Tal vez la forma más importante en que podemos ayudar a dirigir el camino de la vida de nuestros hijos es recordándoles constantemente lo importante que es para ellos no sólo tener buenos amigos, sino amigos que son buenos. Es una lección que todos debemos tomarnos a pecho. Algunas personas necesitan estar en cuarentena antes de que tengan la oportunidad de infectarnos con sus valores enfermos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.