El desierto del Néguev floreció hace 1,6 millones de años

Hace aproximadamente 1,6 millones de años, un gran lago de agua dulce se encontraba en medio del Néguev, rodeado de abundante vegetación, según reveló un estudio realizado por científicos israelíes e internacionales.

El lago tenía varios metros de profundidad y basándose en docenas de herramientas extremadamente primitivas descubiertas en sus antiguas orillas, proporcionó recursos a los humanos prehistóricos, explicó Hana Ginat a The Jerusalem Post, un científico de la tierra del Centro de Ciencias del Mar Muerto y Aravá, y coautor del artículo publicado en la revista Fronteras de las Ciencias de la Tierra el mes pasado.

“En los últimos años, el cambio climático se ha convertido en un tema muy central”, afirmó Ginat. “Alrededor del 2007, empecé a interesarme en investigar las zonas más áridas del mundo, donde las lluvias ya son extremadamente limitadas y me di cuenta de que muy pocas personas parecían estar investigando este tema”.

El propio Ginat, residente de un kibutz en el Néguev, también notó cómo se marchitaban los árboles de acacia y comenzó a preguntarse si podría haber una correlación entre la muerte de los árboles y los fenómenos más intensos de inundaciones repentinasSus estudios sobre cómo la zona cambió y fue afectada por diferentes situaciones climáticas a lo largo de millones de años se originaron entonces.

“Durante los últimos millones de años hubo por lo menos tres períodos de tiempo en los que el Néguev fue mucho más húmedo que hoy, con precipitaciones que fueron unas cuatro veces más altas: hace unos tres, un millón y medio y medio de años. Las pruebas que tenemos están representadas por las huellas de varios lagos extremadamente antiguos”, explicó el investigador.

En su investigación, Ginat se centró en el lago Zichor, situado en el centro del Néguev.

El lago se llenó de agua tanto en verano como en invierno. Su tamaño máximo era de unos 80 kilómetros cuadrados.

 En la zona se descubrieron una gran cantidad de fósiles, sobre todo de válvulas de ostracod, que demostraban que el agua era fresca. También se encontraron fósiles de algunos peces pequeños, así como muchas raíces que indican la presencia de mucha vegetación en sus alrededores.

“El Néguev no se parecía al de hoy en día”, señaló Ginat.

“Probablemente también había animales alrededor del lago, pero en el desierto es muy difícil encontrar restos”, mencionó. “Sin embargo, lo que sí encontramos son unos 60 artefactos que indican que los antiguos humanos, de la especie Homo erectus, probablemente vivieron a lo largo de las orillas del lago”.

Se cree que la especie apareció en el planeta hace dos millones de años. Un sitio de aproximadamente la misma edad habitado por estos humanos arcaicos existe también no lejos del Kinneret, y es una de las primeras evidencias de la lenta migración del Homo erectus de África a Eurasia.

Los artefactos descubiertos son bastante grandes, de 30 cm. de largo y más, hechos en pizarra, y probablemente fueron utilizados para actividades como la caza y la excavaciónLos sedimentos del lago Zichor podrían tener más que revelar. Sin embargo, Ginat explicó que hasta ahora no han excavado el sitio, sino que solo han estudiado lo que ya está expuesto.

“Estamos considerando hacerlo en el futuro, pero no es sencillo”, manifestó.

“Hoy en día hablamos a menudo del calentamiento global y de cómo está influenciado por los seres humanos, pero también vale la pena recordar que el clima no es estable y siempre ha cambiado”, añadió.

Otros autores del documento son Juan Cruz Larrasoaña del Instituto Geológico y Minero de España en la Unidad de Zaragoza, España, Nicolas Waldmann del Departamento de Geociencias Marinas de la Universidad de Haifa, Steffen Mischke del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Islandia y Yoav Avni del Servicio Geológico de Israel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.