EL SOFER Y LA KABANA

NO TODO ES LO QUE PARECE!
En este fragmento de la Torá, Labán (el suegro de Iaacov) hace referencia al Dios de Itzjak (o sea Ado-nai, el nuestro). Luego menciona a su propia deidad pagana, y en tercer lugar une en la misma palabra (Elo-hei) a ambas deidades. .Un sofer, al momento de escribir, debe tener la intención de estar escribiendo cada palabra según su propia sacralidad. De por sí, todas se escriben por la sacralidad del Sefer Torá. Pero cuando aparece alguno de los nombres Ado-nai, el nuestros como en este caso, se debe escribir con la kavaná (intención) adecuada para Él. .En caso de tener dudas, se dice una declaración de intención condicional, y que sea Dios mismo quien decida el significado de esa palabra. .En este caso, la misma palabra (Elo-hei) está escrita tres veces.En verde te marqué la que se refiere a Ado-nai. En rojo está la deidad pagana de Labán. Y en amarillo la de ambos. .En todos los casos se ve lo mismo, las mismas letras y escritas igual. Solo que en su significado interno, claramente no se refieren a lo mismo. .No todo es lo que parece, el arte está en tener la capacidad de ver lo que se encuentra más allá de las propias narices!!!!
SOFER SEBASTIÁN GRIMBERG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.