«FRUTIFICAD Y MULTIPLICAOS….»

Después de unos días, el Señor llamó a Adán y le  dijo:
– Es tiempo que tú y Eva empiecen el proceso de poblar la Tierra,  yo quiero que empieces besando a Eva.
– Sí Señor, ¿pero qué es poblar la Tierra?
– Significa que van a poblarla Tierra con muchos Adanes y Evas
Ahora lleva a Eva detrás de esos arbustos y vuelve para que te diga lo que harás, vas a darle un beso en la boca.
– Sí Señor, ¿pero, qué es un beso? – preguntó Adán.
De modo que el Señor le dio una descripción breve a Adán llegó detrás del arbusto. Después de unos minutos Adán surgió, y dijo:
– Señor, qué agradable fue el beso.
Y el Señor contestó:
– Sí, Adán, yo pensé que ustedes podrían disfrutarlo y ahora me gustaría que acariciaras a Eva.
– Señor, ¿qué es una caricia?
De modo que el Señor le dio una descripción breve a Adán y Adán fue de nuevo detrás del arbusto con Eva.
Varios minutos después, Adán volvió, sonriente, y dijo:
– Señor, fue incluso mejor que el beso.
– Has hecho bien, Adán, y ahora quiero que hagas el amor con Eva.
– Señor, ¿qué es hacer el amor?
Por lo que el Señor le dio instrucciones de nuevo a Adán y, Adán, fue con Eva, detrás del arbusto.
Pero éste reapareció en dos segundos:
– Señor, ¿qué es un dolor de cabeza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.