HENRY FORD Y SU ANTISEMITISMO

Henry Ford y el antisemitismo: una historia compleja

Al igual que con la mayoría de las personas famosas, Henry Ford era complejo y tenía rasgos y tomaba acciones que eran elogiosas y problemáticas. El aspecto más controvertido y menos admirable de la carrera de Ford fue su antisemitismo. Convencido de que los «banqueros» y «los judíos» eran responsables de toda una gama de cosas que no le gustaban, desde la guerra mundial hasta las faldas cortas y la música de jazz, Ford utilizó su periódico, Dearborn Independent, para llevar a cabo una activa campaña antisemita. Entre 1920 y 1922, una serie de artículos denunciaron todo lo judío.

La idea de adquirir un periódico llegó a Ford por primera vez durante su cruzada contra la guerra, cuando se convenció de que una prensa hostil controlada por bancos y otros poderosos intereses financieros estaba haciendo campaña contra él. El periódico proporcionaría a Ford un medio para expresar sus propios puntos de vista y contrarrestar los ataques que se habían lanzado contra él durante el día de cinco dólares, sus actividades pacifistas y su candidatura de 1918 al Senado de los Estados Unidos, que creía que su oponente, el senador Truman H. Newberry, le había robado.  
The Dearborn IndependentLo más probable es que hubiera seguido siendo una barra lateral en la biografía de Ford si no fuera por una serie controvertida que comenzó el 22 de mayo de 1920 y duró varios años. Apareciendo en la portada todas las semanas, «El judío internacional: el problema del mundo» examinó una supuesta conspiración lanzada por grupos judíos para lograr la dominación mundial. La base de los artículos era una falsificación antigua y notoria, Los Protocolos de los sabios de Sión , un engaño antisemita, publicado por primera vez en Rusia en 1903.  
Las actitudes de Ford hacia los judíos fueron la razón principal de la publicación de «El judío internacional». Sus creencias antisemitas se formaron a lo largo de varios hilos de su educación, actitudes y creencias personales. También fueron influenciados por las actuales sensibilidades políticas populistas que abogaban por la desconfianza de los financieros, banqueros e instituciones del poder económico. Un estereotipo común en ese momento llevó a algunas personas a suponer que los judíos controlaban el sistema bancario internacional; esa creencia pudo haber alimentado sus sentimientos antijudíos.
El pacifismo de Ford probablemente formó un segundo capítulo. Su cruzada contra la Primera Guerra Mundial lo convenció de que los banqueros judíos internacionales estaban fomentando la guerra. Una vez más, el estereotipo mencionado anteriormente puede haberlo convencido de que los banqueros judíos internacionales apoyaron la guerra para beneficio personal. Por último, El creciente conservadurismo cultural, el anti-urbanismo y la nostalgia del pasado rural de Ford formaron un importante tercer capítulo. Ford vio a los judíos presentes en todo lo que veía como moderno y desagradable: música contemporánea, películas, teatro, nuevos estilos de vestimenta y relajamiento de las costumbres sociales.  

La publicación de «El judío internacional» causó alboroto. En algunos sectores, como los grupos antiinmigrantes y nativistas, la serie confirmó sus propias creencias. Otros quedaron horrorizados por la serie, publicaron demandas de retractación, retiraron el periódico de las bibliotecas públicas y promovieron un boicot a los automóviles Ford. Algunos concesionarios Ford se negaron a llevar el papel. En respuesta a esta presión, Ford detuvo la publicación de la serie antijudía en enero de 1922, solo para comenzarla de nuevo menos de un año después.  
En abril de 1924, el independiente inició una nueva serie de ataques contra el abogado Aaron Sapiro, acusándolo de explotar las cooperativas de agricultores. Cuando Ford se negó a imprimir una retractación, Sapiro lo demandó por difamación. El caso finalmente llegó a juicio en marzo de 1927 y rápidamente se convirtió en un circo mediático. Poco antes de que Ford fuera a testificar, ordenó el cierre del Dearborn Independent (se cerró a fines de 1927) y exploró un acuerdo extrajudicial con Sapiro. Luego de negociaciones con el Representante de los Estados Unidos Nathan D. Perlman, vicepresidente del Congreso Judío Americano, y Louis Marshall, presidente del Comité Judío Americano, Ford acordó emitir una disculpa formal y hacer un acuerdo en efectivo con Sapiro. .
Aunque esto aparentemente terminó un capítulo triste en la vida de Henry Ford, el episodio empañó su reputación y nunca se ha olvidado por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.