LA EXPERIENCIA SEFARADÍ DURANTE EL HOLOCAUSTO Y LA DESTRUCCIÓN DE UNA CULTURA

Sabemos mucho de los millones de judíos ashkenazíes, polacos, alemanes, austríacos, checos, holandeses y franceses (entre otros) que fueron aniquilados cruelmente por los nazis y cómo esto exterminó buena parte de la cultura idish. Poco sabemos de las importantes poblaciones sefardíes que fueron totalmente destruidas. 
El Holocausto devastó a buena parte de los judíos sefaradies europeos, virtualmente destruyó una cultura centenaria, eliminó los grandes centros de población europeos de la judería sefardí y condujo a la desaparición casi completa de su idioma, el ladino, y sus tradiciones. Las comunidades judías sefardíes de Francia, los Países Bajos en el noroeste hasta Yugoslavia  Italia y Grecia casi desaparecieron.
A principios del siglo XX la mayor parte de la comunidad sefardí europea se concentraba en los países balcánicos, Grecia, Yugoslavia y Bulgaria. Sus centros principales estaban en Salónica, Rodas, Sarajevo, Belgrado y Sofía. La experiencia de las comunidades judías de los Balcanes durante la guerra varió enormemente y dependió del tipo de régimen bajo el cual cayeron.
Las comunidades judías de Serbia y el norte de Grecia, incluidos los 50,000 judíos de Salónica, cayeron bajo la ocupación alemana directa en abril de 1941 y soportaron todo el peso y la intensidad de las medidas represivas nazis desde el despojo, la humillación y el trabajo forzado hasta la toma de rehenes, y finalmente la deportación a  Auschwitz-Birkenau  y su exterminio entre marzo y de agosto de 1943.
La población judía del sur de Grecia, como la de Creta y Rodas, cayó bajo la jurisdicción de los italianos, que evitaron la promulgación de legislación antijudía y resistieron siempre que fue posible los esfuerzos alemanes para transferirlos a Polonia, hasta que la rendición de Italia el 8 de septiembre de 1943 puso a los judíos bajo control alemán. 
Judios sefardíes de Bosnia y Croacia fueron gobernados por un estado satélite alemán,  fascista-católico apartir de abril de 1941, que los sometió a pogromos y fueron asesinados al lado de los serbios y romaníes (gitanos) .
Los judíos de Macedonia y Tracia fueron controlados por las fuerzas de ocupación búlgaras, que después de hacerlos apátridas, los reunieron y los entregaron a los alemanes para su deportación.
Finalmente, los judíos de Bulgaria estaban bajo el gobierno de un aliado nazi que los sometió a una legislación antijudía ruinosa, pero que finalmente cedió a la presión de los parlamentarios, clérigos e intelectuales búlgaros para que no los deportaran. Más de 50,000 judíos búlgaros fueron salvados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.