LAS VELAS DE SHABAT

En 1995, un judío que trabajaba como ejecutivo de marketing tuvo una idea brillante. Y si el «The New York Times», considerado el periódico más importante del mundo, publicara semanalmente el horario de encendido de las velas de Shabat?

Alguien tendría que pagar por el espacio, pero imagine el orgullo y la concientización judía que resultaría de una mención tan importante del Shabat cada semana. Entró en contacto con un filántropo judío y expuso la idea. Costaba casi dos mil dólares por semana, pero aún así el filántropo aceptó. Y durante casi cinco años, cada viernes, los judíos de todo el mundo podían leer: «Mujeres judías, el horario para el encendido de las velas de Shabat este viernes en Nueva York es …». Por fin, el filántropo tuvo que cortar algunos de sus proyectos. Y en junio de 1999, el pequeño anuncio de Shabat dejó de aparecer en el New York Times para ya no volver a aparecer.

Excepto una vez más … El 1 de enero de 2000, el New York Times publicó una «Edición del Milenio», con un tema especial en las tres primeras páginas. La primera página traía noticias del 1 de enero de 1900, la segunda página mostraba las noticias del propio día, 1 de enero de 2000, mientras que la tercera página proyectaba futuros eventos para el 1 de enero de 2100. Esta tercera página incluía cosas bien graciosas, como la bienvenida de Cuba como el integrante número 51 de los Estados Unidos. También había una discusión sobre el permiso de robots de votar en las elecciones, entre otros artículos interesantes. Pero había algo más. Al pie de la tercera página estaba el horario de encendido de velas en Nueva York para el 1 de enero de 2100. Pero ¿quién habría pagado por este anuncio, ya que aquel filántropo hace mucho tiempo había dejado de donar dinero para eso? La verdad pronto salió a la luz: Nadie había pagado el costo de este anuncio, simplemente fue colocado allí de forma gratuita por el periódico.

Cuando el gerente de producción de The New York Times, un católico irlandés, fue preguntado acerca de ese anuncio, él respondió: – No sabemos lo que sucederá en el año 2100, es imposible predecir el futuro, pero de una cosa ustedes pueden estar seguros: En el año 2100, las mujeres judías de todo el mundo todavía estarán encendiendo las velas de Shabat … «

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.