Los arqueólogos descubren que la ropa se inventó hace 120.000 años

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) publicado esta semana en iScience ha examinado más de 60 herramientas hechas de hueso y dientes de ballenas, delfines y marsopas, para encontrar pruebas muy probables de las primeras prendas de vestir conocidas por los arqueólogos, que datan de hace 120.000 años.  

Estos descubrimientos, desenterrados por primera vez en la cueva de Contrebandiers, en Marruecos, en 2011, son indicios de la invención de la ropa y del desarrollo de las herramientas necesarias para fabricarla.

Los arqueólogos de la ASU señalan en su estudio que el desarrollo de las prendas de vestir, cuyo origen aún se desconoce en gran medida, fue crucial para que los primeros humanos pudieran ampliar su nicho desde el África del Pleistoceno hacia nuevos entornos con nuevos retos.

Entre los casi 12.000 fragmentos óseos, los investigadores encontraron más de 60 huesos de animales que habían sido moldeados por los humanos para ser utilizados como herramientas. También descubrieron un patrón de marcas de corte en los huesos de carnívoros que sugiere que, en lugar de procesarlos para obtener carne, los primeros humanos los despellejaban para crear pieles.

«Este fue un período de tiempo y un lugar críticos para los primeros miembros de nuestra especie», dijo la doctora de la ASU Emily Hallett, codirectora del estudio.

Junto a las herramientas se encontraron los restos de zorros de arena, chacales dorados y gatos monteses, todos con marcas de haber sido despellejados utilizando técnicas que todavía se emplean en la actualidad. Los restos de otros tipos de animales relacionados con el ganado moderno que se encuentran dentro de la cueva muestran marcas diferentes, lo que sugiere que fueron procesados para obtener carne.

«Es muy probable que las pieles se utilizaran para vestir u ornamentar, pero hay muchos otros usos posibles para el cuero, como dispositivos de almacenamiento, y no podemos descartarlos», dijo el investigador a este periódico. Además, las herramientas encontradas son tan especializadas que Hallett sospecha que no fueron las primeras. Según explica, «los estudios genéticos de los piojos de la ropa realizados por otros investigadores han sugerido que la ropa fue creada por los humanos modernos hace al menos 170.000 años en África«. Pero no se sabe mucho sobre la tradición de la ropa y su fabricación porque esos materiales no se conservan, especialmente en yacimientos de 100.000 años o más.

Asimismo, Hallett cree que «es razonable suponer que los neandertales europeos y otras especies hermanas fabricaban ropa con pieles de animales mucho antes de hace 120.000 años, y hay excelentes estudios sobre neandertales que fabricaban herramientas para trabajar el cuero hace unos 50.000 años en Francia». Sin embargo, hasta ahora no se han encontrado pruebas como la marroquí en los yacimientos de estos homínidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.