LOS COLONOS Y SUS DESCENDIENTES

MIS HIJOS EN EL CAMPO
Nací y me crié en una de las colonias  en Argentina del Barón Hirsch , situada  en Monigotes, integrante del grupo Mises Ville; allí fueron colonizados mis bisabuelos y mis abuelos; yo soy la cuarta generación  de esos inmigrantes y gracias a ello pude observar muchas vivencias de los animales domésticos propios del campo. Siempre noté como el instinto maternal sobresale entre todas sus cualidades.
Mi padre que hacía la recorrida diaria al campo en sulky, ya vivíamos en el pueblo, para regresar un  un día usó una yegua que denominábamos “la picasa”, tenía un potrillito  pequeño que amamantaba, pero considerando la disponibilidad de  caballos, entendió que ella era la indicada para tirar el sulky en el viaje de vuelta, había una distancia de 9 kilómetros, que para cubrirlos con el vehículo le demoró unos 40 minutos. Apenas arribó y la desensilló, la picasa salió disparando a puro galope para el campo, ese tramo lo cubrió más rápido que a la ida, sabía que su cría la estaba esperando hambrienta.
Otra: La vida en el campo  imponía la necesidad de criar la mayor cantidad de aves de corral que les era posible, mi abuela así lo hacía, pero resulta que ese año tenía pocos patos y algunos huevos de esa ave. Las gallinas se ponían cluecas muy a menudo, ella quiso aprovechar esta oportunidad poniendo para anidar unos huevos de pato que se estaban poniendo viejos, con una gallina que estaba incubando los suyos. Pasó el tiempo requerido y nacieron los pollitos y también los patitos; La gallina recorría los alrededores de la casa con sus crías siguiéndola, y el espectáculo era cuando se arrimaban a la cuneta del camino que estaba llena de agua y los patitos se metían y nadaban, dejando a la gallina con los pollitos afuera expectantes, observando y cuidando sus crías, ni luchar contra el instinto animal de sus pequeños…
Cuantas cosas lindas e interesantes pude enseñar a mis hijos conviviendo en el campo con la naturaleza.
SAMUEL JINICH
SI UD. TIENE SU HISTORIA COMO COLONO O DESCENDIENTE DE ELLOS HAGANOS LLEGAR SU NARRACION Y GUSTOSOS PODREMOS COMPARTIRLA CON NUESTROS LECTORES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × dos =