REGINA JONAS, LA PRIMERA RABINA

COLABORÓ CON VIKTOR FRANKL Y FUE ASESINADA EN AUSCHWITZ

Regina Jonas fue la primera mujer ordenada rabina en Alemania y, que se sepa, en todo el mundo, de manera oficial. Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial Jonas se negó a emigrar a los Estados Unidos y prefirió adherirse a la resistencia contra el régimen nazi y finalmente fue asesinada en los campos de concentración. 
Había nacido el 3 de agosto de 1902 en la ciudad de Berlín, Alemania, en el seno de una familia judía, empobrecida y venida a menos pero muy ortodoxa. Sus padres eran Sara y Wolf Jonas, y tenía un hermano, Abraham Jonas, dos años mayor que ella. En 1913 falleció su padre cuando Regna tenía once años. Era tal la situación económica de la familia que la comunidad judía tuvo que hacerse cargo de los gastos del funeral. 
Regina empezó a estudiar en el colegio para chicas de la comunidad ortodoxa de la calle Kaiserstrasse (la mayor de Alemania, gravemente atacada en la Noche de los Cristales Rotos y posteriormente destruida por completa en los años de la guerra). Regina continuó sus estudios pues soñaba con llegar a ser ordenada rabina algún día. Se recibió de maestra en 1923 y, después de mucho empeño logró, al destacar por sus conocimientos y capacidades intelectuales. 
El 27 de diciembre de 1935, fue ordenada como rabina en forma oficial. Leo Baeck fue uno de los que le tomaron su examen final. Esto sucedió en una ceremonia dirigida por el presidente de la Asociación General de Rabinos en Alemania, el rabino Max Dienemann. Nunca una mujer había llegado a un cargo tan alto en el seno del judaísmo alemán. Jonas fue la primera mujer en la historia mundial en ser ordenada rabina, aunque ya antes habían existido otras mujeres que oficiaban como rabinas sin haber sido nunca ordenadas oficialmente. Jonas marcó un hito en la historia de la lucha de las mujeres por equiparar sus derechos a los de los varones.
Pero a pesar de ser la primera mujer ordenada formalmente como rabino y a pesar de  que había muchas comunidades que carecían de rabino, pues habían salido de Alemania por las persecuciones nazis, ella no podía ejercer como tal por estar ocupada por los nazis a la fuerza trabajando en una fábrica de cartón. Aun así, y en la medida de lo posible,  dirigió servicios y atendió a gente.
En 1942 se le exigió hiciera un inventario de sus pertenencias; al día siguiente fue confiscado todo su patrimonio, empezando por los libros, y detenida. Al día siguiente fue derivada al campo de Theresienstadt. Fue allí donde el conocido psícologo Viktor Frankl le pidió  ser su ayudante en la prevención de suicidios durante dos años. Su trabajo en los campos de concentración, en colaboración con Frankl reconfortó espiritualmente a muchos prisioneros, ayudándolos a sobrellevar la dura vida del campo y a prevenir el suicidio. Muchos sobrevivientes relataron como sus sermones y su trabajo pastoral los estimularon y alentaron durante su cautiverio.
En octubre de 1944 fue deportada a Auschwitz, donde fue asesinada al día siguiente de llegar. Sólo tenía 42 años.
En junio de 2001 se inauguró una placa conmemorativa en Krausnickstraße 6, Berlin-Mitte, donde  estuviera  su humilde  casa. Hay un parque público, dentro del Büsing-Park, en la ciudad de Offenbach am Main, en Hesse que lleva se nombre. También lleva su nombre  el sendero  que corre paralelo a la carretera y cruza, simbólicamente, el camino del rabino Max Dienemann. 
En su libro «La Rabina» la escritora argentina Silvia Plager relata parte de su vida.Fue una gran persona,  no hay que olvidarla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.