Vacuna contra la tuberculosis reduce la tasa de mortalidad del COVID-19, según estudio

Un nuevo estudio encontró evidencia de que una vacuna usada contra la tuberculosis puede ayudar a reducir la tasa de mortalidad de la COVID-19.

La vacuna, llamada bacilo Calmette-Guérin (BCG), probablemente proporciona una inmunidad no específica, es decir, protección contra otras enfermedades, aunque los mecanismos todavía no están claros, dijeron los científicos.

Descubrieron a través de análisis estadísticos que los países en los que se administra ampliamente el BCG tienen una tasa de mortalidad de COVID-19 más baja cuando se tienen en cuenta otros factores.

Un aumento del 10 por ciento en el índice de BCG, que estima el grado de vacunación en el país, se correlacionó con una reducción del 10.4 por ciento en la mortalidad por coronavirus.

En el documento se subrayó que es necesario seguir investigando y que los resultados “deben considerarse con cautela”. Se necesitarán ensayos de vacunación para corroborar los hallazgos, escribieron los investigadores. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido contra el uso de la vacuna contra la COVID-19 sin más investigación.

Se están llevando a cabo ensayos clínicos en los Países Bajos y Australia.

Los hallazgos fueron publicados el jueves en la revista científica estadounidense PNAS. El equipo fue dirigido por Luis Escobar del Instituto Politécnico de Virginia, junto con Álvaro Molina-Cruz y Carolina Barillas-Mury.

El BCG se ha utilizado durante más de 90 años y algunos países llevan a cabo programas nacionales de vacunación de bebés para prevenir la tuberculosis. Se ha demostrado que es seguro para niños y adultos, pero su eficacia en los adultos está en duda, al igual que su seguridad para los ancianos.

Los investigadores utilizaron datos mundiales para correlacionar los programas nacionales de vacunación contra la BCG con las muertes por COVID-19, e intentaron controlar los factores confusos, como la urbanización, la densidad de población, las clases de edad, la atención sanitaria, los ingresos y la educación.

Observaron las muertes porque se considera que las muertes son un indicador más fiable de la extensión del coronavirus que las infecciones confirmadas.

“Los países con una política más estricta de vacunación BCG tuvieron significativamente menos muertes por COVID-19/millón… En términos más generales, los países con la actual vacunación BCG tuvieron menos muertes en comparación con los países que no la tienen o la han interrumpido”, escribieron.

Por ejemplo, los Estados de EE.UU., que no tienen programas de vacunación BCG, tuvieron tasas de mortalidad más altas que los estados de México y Brasil, que sí tienen programas, cuando se controlaron otras variables. Esto era cierto a pesar de que los Estados latinoamericanos, que incluían a Río de Janeiro, Sao Paulo y Ciudad de México, eran mucho más densos que los estados de Estados Unidos.

Los investigadores escribieron que, dado que la mayoría de los países asiáticos tienen programas de vacunación universal con BCG, y los EE.UU. no, “es posible que algunas de las estrategias de retroceso del distanciamiento social adoptadas por los países asiáticos, con el fin de reiniciar sus economías, no sean eficaces en América del Norte y los países de Europa occidental, y podrían dar lugar a una segunda ola de infecciones”.

También compararon zonas europeas similares, como Alemania occidental y Alemania oriental, que tenían políticas de vacunación diferentes antes de su unificación.

En Alemania occidental, donde los ancianos de hoy no fueron vacunados, la tasa de mortalidad fue 2.9 veces más alta que en Alemania oriental, donde los ancianos fueron vacunados cuando eran niños. Casi todas las muertes por COVID-19 en Alemania se dan en personas mayores de 60 años.

En general, Europa occidental tiene una tasa de mortalidad media 9.92 veces más alta que Europa oriental, donde la vacuna está mucho más extendida.

Francia, Alemania y España anteriormente tenían programas de BCG pero los detuvieron cuando la enfermedad, que es bacteriana, se volvió menos prevalente. Otros países, incluyendo Rusia, Ucrania y China, continuaron administrando la vacuna. Los EE.UU. nunca llevaron a cabo un programa nacional de BCG.

La evidencia de una protección más amplia proporcionada por el BCG se remonta a la década de 1920, escribieron los investigadores.

Publicaciones anteriores sugirieron que el BCG podría ayudar a luchar contra COVID-19 pero no fueron acompañadas de un análisis estadístico exhaustivo.

Los datos cubrían las muertes relacionadas con el coronavirus hasta finales de abril.

Noticias de Israel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.