A 30 años de la guerra del Golfo

Al cumplirse 30 años del fin de la Guerra del Golfo, Miguel Steuermann, Director General de la emisora, comentó su experiencia en ella.

“Fue una guerra de características inéditas, primero la guerra fue consecuencia de la invasión de Irak a Kuwait con interés en los pozos petroleros. Dicha invasión hizo que una coalición de 37 países enfrentase al Irak de Sadam Hussein, y cabe mencionar que fue la primera guerra programada, ya que la coalición de países le dieron un ultimátum a Irak marcando una fecha límite para su retirada del territorio Kuwaití. Otro dato curioso es que fue la primera guerra televisada en vivo y cuando uno miraba esas imágenes por televisión sentía que era una guerra totalmente apocalíptica”.

Steuermann relata: “Hussein la denominó La madre de todas las batallas. Recuerdo que en el comienzo de la guerra yo estaba vacacionando y cuando regresé a mi comunidad en Paraná, donde ejercía como líder espiritual, un domingo leyendo el diario sentí la necesidad de ir a Israel, entonces en menos de una semana abordé un avión. Finalmente cuando llegué en el aeropuerto me recibieron con una caja que contenía una máscara con la cual uno se cubría en el momento de los bombardeos, y una vacuna que uno tenía que ponerse en caso de que fuera un misil de gas. Fue una experiencia única de autocontención por parte del gobierno y la sociedad israelí ya que la coalición le pidió a Israel que aunque era un “convidado de piedra” y víctima de los misiles de Irak,  que no participara de la guerra”.

Estuve en varios lugares, como Kfar Saba, Tel Aviv, Ber Sheva, Jerusalén y cuando sonaba la alarma corríamos a los refugios. Cuando escuchábamos el boom, comenzaba la relativa tranquilidad de saber que no te había caído encima el misil, luego venían las instrucciones que se daban por la radio de ir liberando zonas, conocer dónde había caído, los daños y tipo de misil que era.

De acuerdo al calendario hebreo, la guerra terminó exactamente el día de Purim y ese mismo día los israelíes salieron a festejar a las calles. También es importante mencionar que para los israelíes fue una guerra muy difícil, porque por un lado requirió mucha sangre fría y contención para no salir a responder, y por otro porque las sirenas podían sonar en cualquier momento y esperábamos saber si el misil era tradicional o de gas”.

 

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.