Cómo garantizar que Rusia no pueda vencer a la OTAN en una guerra

Las guerras consisten en tomar y mantener el territorio. Esto es cierto incluso para insurgencias como las de Afganistán y Vietnam. Las mayores crisis geoestratégicas de la última década fueron los esfuerzos de Rusia y China por ampliar su control sobre los territorios y mares cercanos. Un ejemplo es cómo Rusia se apoderó de Crimea y ocupó partes del este de Ucrania en 2014 y vuelve a concentrar fuerzas a lo largo de la frontera ucraniana.

Moscú también ha forjado una alianza militar con Bielorrusia que crea una amenaza para el corredor de Suwalki, la única ruta terrestre entre los Estados bálticos y el resto de la alianza de la OTAN. Esto hace que un ataque de Rusia a uno de sus vecinos del este sea el caso más probable de una guerra que implique a Estados Unidos. El mejor elemento disuasorio de una amenaza de este tipo es la presencia de fuertes fuerzas convencionales estadounidenses a lo largo de la frontera oriental de la OTAN. Si Rusia ve la perspectiva de una agresión territorial hacia su oeste como una propuesta arriesgada, dicha agresión es menos probable desde Moscú

Mientras duró la guerra fría, la presencia de dos cuerpos pesados estadounidenses en Alemania, además de otras unidades británicas, canadienses y francesas, dejó claro a la Unión Soviética que incluso con sus fuerzas terrestres convencionales cuantitativamente superiores en Europa, cualquier ataque a la OTAN tendría un precio muy alto. Las fuerzas desplegadas hacia delante practicarían el traslado a sus posiciones de guerra en cuestión de horas. Estas fuerzas negaron esencialmente a Rusia la posibilidad de derrotar a la OTAN rápidamente.

Tras la Guerra Fría, Estados Unidos permitió que su presencia en Europa disminuyera. Esta postura debilitada ya no es viable ante las mejoras cualitativas de las fuerzas convencionales rusas y la capacidad de Moscú para posicionar un gran número de fuerzas a lo largo del flanco oriental de la alianza.

La Administración Trump hizo mucho para mejorar esta postura con el despliegue de una brigada de rotación y de habilitadores críticos en Polonia. También posicionó reservas de equipo para una segunda brigada blindada en ese país.

Desgraciadamente, los despliegues militares de Estados Unidos en Europa Occidental siguen en gran medida una ecuación obsoleta de la Guerra Fría. La estrategia de la Guerra Fría para reforzar a la OTAN en caso de que aumentaran las tensiones con Rusia se basaba en un tiempo de advertencia de meses para trasladar las fuerzas desde el territorio continental de Estados Unidos (CONUS) a los puertos europeos y luego al frente de batalla. Hoy en día, Rusia puede iniciar un ataque por sorpresa contra sus vecinos, incluidos algunos aliados de la OTAN, con poco o ningún aviso.

Del mismo modo, el hecho de basar las fuerzas terrestres estadounidenses en Alemania ya no se ajusta a la nueva realidad estratégica a la que se enfrenta la OTAN. El flanco oriental de la OTAN con Rusia, que va desde el Báltico hasta el Mar Negro, es la nueva línea de frente. Ahí es donde deberían concentrarse las fuerzas convencionales estadounidenses

Hay varias razones por las que tiene sentido el despliegue avanzado de fuerzas estadounidenses en Europa Oriental. En primer lugar, son las únicas fuerzas que serán relevantes. Rusia ha diseñado su postura de fuerzas convencionales, respaldada por un gran número de misiles balísticos y de crucero y una defensa aérea y antimisiles integrada, para conseguir una superioridad masiva al principio de un conflicto y negar a Estados Unidos y sus aliados la capacidad de desplegar refuerzos hacia delante. Esperan que esto produzca una rápida victoria y reduzca la posibilidad de un conflicto mayor.

En segundo lugar, las fuerzas desplegadas hacia delante serán las únicas que entren en combate. Estados Unidos carece de capacidad de transporte marítimo para trasladar rápidamente las fuerzas desde el CONUS a Europa. Además, en caso de conflicto, es probable que los militares rusos realicen un gran esfuerzo para interceptar las líneas de comunicación y suministros de las que dependen las fuerzas estadounidenses desplegadas hacia delante.

En tercer lugar, muchas de las nuevas capacidades que el Ejército está buscando como parte de sus iniciativas de modernización serían más efectivas si se desplegaran hacia adelante cuando se inicie un conflicto. Los sistemas de fuego de largo alcance, como el Misil de Ataque de Precisión, el Misil de Alcance Medio y la Artillería de Cañón de Alcance Extendido, pueden amenazar objetivos de alto valor en lo profundo del territorio ruso desde los primeros movimientos de un conflicto. Lo mismo ocurre con las futuras plataformas de elevación vertical, el futuro avión de asalto de largo alcance (FLRAA) y el futuro avión de reconocimiento de ataque (FARA).

Estos sistemas están diseñados para la penetración a bajo nivel y alta velocidad de las defensas aéreas como parte de una estrategia para desintegrar las capacidades de antiacceso/negación de área (A2/AD) del adversario. Las fuerzas blindadas pesadas con el último modelo de tanque M1 Abrams, el Vehículo de Combate Opcionalmente Tripulado (OMFV), la artillería autopropulsada Paladin mejorada, el Vehículo Táctico Ligero Conjunto (JLTV) y el Vehículo Blindado Multipropósito (AMPV) podrían tener un enorme impacto en el resultado de un conflicto convencional si fueran capaces de acercarse rápidamente a las fuerzas rusas.

La planificación estadounidense debería centrarse en basar sus fuerzas convencionales del ejército desplegadas en Polonia y otros estados de la OTAN en primera línea. En concreto, Estados Unidos debería:

Trasladar el cuartel general del Ejército de Estados Unidos en Europa de Alemania a Varsovia. Los nuevos cuarteles generales diseñados para aprovechar las ventajas de las capacidades modernizadas, como el Mando de Artillería de Teatro y la 2ª Fuerza Operativa Multidominio, también deberían tener su base en Europa del Este.

Basar una nueva brigada blindada del Ejército en Polonia (como mínimo). Sería aún más eficaz desplegar un cuerpo de ejército pesado completo en ese país. Estos despliegues deberían ser permanentes.

Trasladar desde Alemania a los países de primera línea de la OTAN otras unidades del Ejército que sean relevantes para evitar una agresión de «hechos consumados». En particular, debería tratarse de nuevas unidades de artillería de largo alcance y misiles tácticos del Ejército de Estados Unidos, unidades de helicópteros equipados con FLRAA/ FARA y blindados pesados.

Acelerar las ventas militares extranjeras de modernos sistemas de armas estadounidenses a miembros de la OTAN como Polonia. Estos países dan prioridad a la interoperabilidad con las fuerzas militares estadounidenses y están presupuestando para lograrlo.

La mejor disuasión estratégica que puede desplegar Estados Unidos es un ejército robusto y desplegado hacia delante. Al desplegar unidades en servicio activo, especialmente formaciones pesadas con sus correspondientes habilitadores, Estados Unidos enviará un mensaje inequívoco a Moscú. En el caso de que se produzcan hostilidades, estas fuerzas aumentarán la capacidad de Estados Unidos para montar una defensa eficaz y participar en operaciones tempranas para penetrar, degradar y destruir objetivos y formaciones de alto valor desde el principio del conflicto. La eficacia de muchas de las nuevas capacidades que Estados Unidos persigue en el marco de su actual esfuerzo de modernización se verá reforzada por su despliegue hacia delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 4 =