Documental israelí narra relación real entre prisionera de Auschwitz y oficial de las SS

La «Nazisplotación», un subgénero de la cultura pop basado en imágenes e historias de Auschwitz para un entretenimiento perverso, se basa en la idea de que existen formas de mal gusto para interpretar una tragedia incomparable que, sin embargo, puede resultar esclarecedora.

La forma alcanzó su cúspide, o, dependiendo de la posición del público, su punto más bajo, con películas sobre amores prohibidos entre nazis y judíos, o nazis y otros sobrevivientes de su brutalidad. En un ejemplo notable y polarizador, el drama erótico italiano de 1974 «The Night Porter», una sobreviviente de un campo de concentración rastrea a su ex guardia para reavivar su relación sadomasoquista. En otro, el thriller de espías holandés de 2006 «Black Book», una mujer miembro judío de la Resistencia holandesa comienza una relación con un oficial de las SS como parte de su tapadera, pero llega a desarrollar sentimientos genuinos por él.
Ambas películas son interpretaciones ficticias (o muy ficticias) de una historia de amor así, que utilizan historias inventadas para plantear preguntas sobre la dinámica de poder y la culpa interiorizada.
La historia nos da un ejemplo real de cómo era realmente este tipo de relación: la historia de Helena Citron, que fue una prisionera judía de Auschwitz en su adolescencia, y Franz Wunsch, el oficial de las SS austriacas que simplemente decidió, mientras la custodiaba en el campo de la muerte y escuchaba cantar viejas canciones de amor alemanas, que ella era el amor de su vida.
Ahora, esta historia se vuelve a contar en el documental israelí «Love It Was Not», que comienza a transmitirse en Estados Unidos hoy después de haber sido nominado para un Premio Ophir al Mejor Documental en Israel el año pasado. Y como indica su título, la dinámica real en juego en este asunto no fue fácil de definir.
Lo más importante, desde la perspectiva judía, es el hecho de que no se trataba de una historia de amor recíproco. En el campo, Wunsch tenía todas las cartas; podía decidir si Citron y su familia vivirían o morirían. La película describe su enamoramiento como algo así como un mecanismo de afrontamiento de los actos bárbaros que estaba cometiendo contra todos los demás judíos en el campamento: Wunsch aparentemente desplazó su humanidad hacia su prójimo al redirigirla solo hacia Citron.
Citron, a su vez, hizo lo que cualquiera en su situación haría, y utilizó todas las ventajas que pudo para asegurar su propia supervivencia, correspondiendo el afecto para convencer a Wunsch de que le asignara un puesto en un cuartel de parto más fácil y le permitiera cuidarse sola hasta recuperarse cuando contrajo el tifus. Gran parte de la atención puesta en la historia en las décadas siguientes se ha centrado en la cuestión de cuánto disfrutó realmente Citron interpretando este papel y si había alguna parte de ella que correspondiera al afecto de Wunsch.
En la película, vemos una foto infame de ella en Auschwitz, vistiendo su uniforme a rayas mientras sonríe alegremente para la cámara de una manera que pocos prisioneros judíos del campo tenían razones para hacerlo. También vemos el testimonio que dio en nombre de Wunsch décadas más tarde, cuando el gobierno austríaco lo procesaba por su papel en el Holocausto.
La directora Maya Sarfaty reconstruye la historia de Citron y Wunsch principalmente a través de entrevistas de archivo: sus dos sujetos y varios otros testigos (incluidos compañeros sobrevivientes del campo) han contado previamente sus historias en la televisión israelí y, en el caso de Wunsch, una grabación de video casero antes de su muerte. Hay entrevistas recientes ocasionales, como la de la hija de Wunsch, a quien le resultó extraño que su padre llevara una antorcha por su prisionera judía toda su vida.
La principal innovación narrativa de Sarfaty se basa en una de las peculiaridades de Wunsch: recortar la foto del rostro sonriente de Citron de Auschwitz y pegarla en una variedad de escenarios más agradables para imaginarlos a los dos viviendo una vida feliz juntos. Así que la cineasta también crea dioramas a partir de la foto de Citron como una forma de volver a contar su historia, aunque esto también tiene el efecto (quizás intencionado) de hacer que su horrible experiencia parezca casi infantil.
Andrew Lapin
(c)Enlace Judío México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.