Familias de niños yemenitas desaparecidos exigen al estado que abra los archivos secretos

Los familiares condenan el ‘dinero para acallar’, dicen que solo quieren la verdad, después de que el gabinete aprobara un acuerdo de 162 millones de NIS por niños que desaparecieron después de llegar al país en la década de 1950.

Varias familias de inmigrantes que dicen que sus hijos y hermanos les fueron arrebatados en la década de 1950 en el asunto de los niños yemenitas exigieron el martes que el gobierno revele documentos confidenciales relacionados con el tema y censuraron un plan de compensación recientemente anunciado como “dinero para acallar”.

El pedido de las familias se produjo un día después de que el gobierno aprobara un programa de compensación de 162 millones de NIS (casi 50 millones de dólares) por el tema.

El problema involucra a más de 1.000 familias, en su mayoría inmigrantes de Yemen, pero también a decenas de los Balcanes, el norte de África y otros países de Oriente Medio, que han alegado que sus hijos fueron secuestrados en hospitales israelíes y puestos en adopción, a veces en el extranjero, durante los primeros años de Israel.

La explicación oficial es que los niños murieron mientras estaban bajo atención médica, pero muchas familias no lo creen e insisten en que se llevaron a sus hijos y se los entregaron a parejas sin hijos de origen europeo. Aunque las investigaciones anteriores han desestimado las acusaciones de secuestros masivos, las sospechas se han mantenido y han contribuido a una línea divisoria de larga data entre los judíos de origen europeo y los de Oriente Medio.

Aunque el lunes el estado expresó pesar y comprensión por el sufrimiento causado a las familias, no hubo una disculpa oficial por lo que sigue siendo uno de los temas más controvertidos y sensibles en la sociedad israelí.

“Los niños no murieron, y si lo hicieron, ¿dónde los enterraron?” dijo al sitio de noticias Walla Yona Iraqi Hacohen, una mujer de 77 años que dice que se llevaron a tres de sus hermanos.

“Es dinero para acallar, eso es lo que creo. ¿Dónde estuvieron todos estos años? Estoy enojada porque mis padres ya no están con nosotros, y prometí que no me rendiría hasta que me muera”, dijo Hacohen.

La ausencia de una disculpa oficial generó críticas de quienes han asistido a las familias afectadas mientras buscaban respuestas a lo ocurrido a sus hijos, así como quejas de que los términos del plan excluyen a muchos de los que formaban parte de la saga.

Las familias afirman que las autoridades se llevaron a los niños de sus padres, que nunca les contaron su suerte. Argumentan que los incidentes no fueron una variedad de casos inconexos, sino que reflejaban la política en ese momento.

Michael Sharabi, a cuya madre le dijeron en ese momento que su hijo pequeño había muerto, criticó la indemnización y dijo que ese no era el objetivo de las protestas.

“Nunca hablamos de compensación monetaria; pedimos que se revelara la verdad”, dijo Sharabi.

“Queremos que abran todos los casos y archivos ocultos, reconozcan la responsabilidad del estado y se disculpen con las familias por toda la injusticia”, dijo Sharabi.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo en un comunicado el lunes que “ha llegado el momento de que las familias cuyos bebés les fueron arrebatados reciban el reconocimiento del estado y el gobierno israelí y también una compensación”.

Aunque reconoció que la compensación “no repare el terrible sufrimiento que las familias han soportado y están soportando”, Netanyahu dijo que espera que la decisión les brinde “un mínimo de consuelo, que se merecen”.

También le pidió al Ministerio de Educación que incluya el asunto en los libros de texto de historia israelí.

Según los términos del plan, las familias recibirán 150.000 NIS (46.000 dólares) por cada niño cuya muerte se les informó en ese momento. Se pagará una suma de 200.000 NIS (61.000 dólares) por cada niño cuyo destino se desconozca.

En total, el gobierno asignará NIS 162 millones ($46.600.000) para el plan de la compensación.

Solo las familias cuyos casos ya fueron revisados por uno de los tres comités estatales establecidos a lo largo de los años para investigar el problema serán elegibles para solicitar una compensación. Las solicitudes deben presentarse entre el 1 de junio de 2021 y el 30 de noviembre de 2021.

Se establecerá un comité para supervisar la distribución del dinero de compensación.

Hay 1.050 familias que califican para compensación, según el sitio web de Ynet. Recibir una compensación dependerá de un compromiso por escrito de no presentar más demandas sobre el asunto, así como de cerrar y renunciar a cualquier acción legal existente.

La propuesta incluía una declaración de que “el gobierno de Israel lamenta los hechos ocurridos en los primeros días del estado y reconoce el sufrimiento de las familias cuyos hijos fueron parte de este doloroso tema”.

“No está en el poder de un plan financiero proporcionar un remedio al sufrimiento causado a las familias”, señaló la declaración. “Sin embargo, el Estado de Israel espera poder ayudar en el proceso de rehabilitación y curación de la herida social que este asunto ha creado en la sociedad israelí”.

El plan de compensación se produjo en el contexto de varias demandas de familias relacionadas con el asunto.

A principios de este año, el estado declaró inválidos los casos bajo el Estatuto de prescripciones, aunque la Corte Suprema aún no se ha pronunciado al respecto.

 

Al llegar de países de habla árabe en el Medio Oriente y África del Norte después del establecimiento de Israel en 1948, muchos inmigrantes de Mizrahi, o del Medio Oriente, fueron enviados a campamentos de tránsito de barrios marginales y en gran parte marginados por los líderes europeos, o asquenazíes, del Partido Laborista fundador. Esta dolorosa experiencia contribuyó al apoyo generalizado de Mizrahi al partido Likud, ahora dirigido por Netanyahu.

Entre los inmigrantes había más de 50.000 judíos yemenitas, a menudo pobres y con familias numerosas. En el caos que acompañó a su afluencia, algunos niños murieron mientras que otros fueron separados de sus padres.

Pero muchos dicen que la realidad fue mucho más siniestra: que el estado secuestró a estos niños para entregarlos en adopción por familias Ashkenazi con la creencia de que podrían darles una vida mejor. En años posteriores, las familias informaron que se les enviaron por correo avisos de iniciación militar y otros documentos para sus hijos supuestamente “muertos”, lo que generó más sospechas. También ha habido casos

esporádicos de niños adoptados que pudieron confirmar, mediante pruebas de ADN, que eran de familias yemenitas a las que les dijeron que habían muerto.

Tres comisiones de alto perfil desestimaron las afirmaciones y encontraron que la mayoría de los niños murieron de enfermedades en los campos de inmigración. El último, en 2001, dijo que era posible que algunos niños fueran entregados en adopción por trabajadores sociales individuales, pero no como parte de una conspiración nacional. Sin embargo, citando leyes de privacidad, ordenó que los testimonios recogidos fueran sellados durante 70 años.

La Asociación sin fines de lucro Amram, una de las principales organizaciones que ayudan a las familias, dijo en un comunicado el lunes que el plan del gobierno “es un paso buscado hacia las familias; sin embargo, es solo parcial y no brinda una respuesta adecuada y completa al caso”.

A la decisión “le falta el componente más importante en el proceso de asumir la responsabilidad: una disculpa oficial del estado”, dijo Amram.

“Cabe señalar que la decisión actual se tomó sin diálogo con las familias y asociaciones activas en el tema, y sin este componente no es posible un proceso de corrección y sanación”.

El grupo también criticó lo que dijo que eran “fallas sustanciales como la separación arbitraria y excluyente entre las familias que han presentado solicitudes a los comités y tienen derecho a solicitar una compensación, y las familias que no lo han hecho”.

Hizo un llamado al gobierno para encontrar una solución más integral, diciendo que “muchas de las familias no se acercaron a los comités por desconfianza” o por otras razones.

Las reclamos de las familias también se han relacionado con el abandono y la marginación con la que fueron recibidos muchos inmigrantes judíos del mundo musulmán cuando llegaron a un Israel controlado en ese momento por una élite judía asquenazí.

 

Traducción de Alicia Weiss para radio Jai

Fuente: The times of Israel

AP contribuyó a este informe.

 

Se permite la reproducción citado las fuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.