HOLOCAUSTO: SOBREVIVIR EN UNA TUMBA

HOLOCAUSTO: SOBREVIVIR EN UNA TUMBA

Un alto muro y un portón negro ocultan el cementerio judío de la calle Okopowa, en Varsovia. En ese lugar hay cerca de 200.000 lápidas, muchas de ellas derrumbadas. Es un sitio silencioso y sombrío. En una de sus incontables tumbas encontró refugio en 1942 Abraham Carmi, junto con su madre y otras personas. El chico conocía el cementerio, porque su tío había sido su director. Allí logró sobrevivir al Holocausto.

80 años más tarde, Natalia Romik investiga en ese sitio. La politóloga y arquitecta polaca busca las huellas de lugares que sirvieron de escondite a judíos en tiempos de los nazis. Son lugares muy diversos, que dan cuenta de la voluntad de supervivencia. «Una idea no se me va de la cabeza: cómo personas que a menudo solo disponían de una cuchara o un cuchillo, lograron de la noche a la mañana construir un escondite con ayuda de otros judíos, pero también de amigos polacos, ucranianos o bielorrusos», dice a DW Natalia Romik.

Natalia Romik con Abraham Carmi y su familia, en Israel.Natalia Romik (izqda.), con Abraham Carmi y su familia, en Israel.

Sobreviviente bajo las lápidas

Abraham Carmi tiene hoy 96 años y vive en Israel, donde Natalia Romik lo visitó antes de la pandemia. Le preguntó cómo pudo vivir con otras personas en una tumba de pocos metros cuadrados. El respondió que, al ser un niño entonces, pudo adaptarse rápidamente a la situación.

El refugio estaba cubierto en parte por lápidas rotas, que servían para que no se pudiera ver al interior, pero al mismo tiempo dejaban pasar algo de luz. Carmi relató que una de esas lápidas era de la Sra. Rosenberg. Por alguna causa, ese nombre se le quedó grabado en la memoria.

El refugio de Abraham Carmi, reconstruido.El refugio de Abraham Carmi, reconstruido.

Un árbol llamado «Jozef»

Natalia Romik puede sostener cada vez son menos conversaciones esclarecedoras como ésta. La mayoría de los que lograron salvarse en ese entonces han muerto entretanto. Por eso, la investigadora busca familiares que puedan arrojar luz sobre sus historias. Y planea viajar a Estados Unidos, en un intento por encontrar a parientes de tres hermanos que se escondieron de los nazis en un árbol, el roble «Jozef», de unos 650 años de antigüedad.

La investigadora visitó la comunidad de Wisniowa, donde descubrió, junto con un experto en árboles, tablones acondicionados dentro de un tronco hueco. Parecían al comienzo menos, pero hallaron finalmente 14 peldaños que conducían al interior del árbol. Natalia Romik habló con habitantes del pueblo que le contaron que el escondite había sido obra de tres hermanos. Relataron que uno de ellos fue asesinado posteriormente por los nazis, y otro probablemente por polacos. Pero el tercero sobrevivió y emigró a Estados Unidos.

Investigadores en el roble Jozef.Investigadores en el roble «Jozef».

Los auxiliadores

Se estima que unos 50.000 judíos que se ocultaron sobrevivieron a la II Guerra Mundial en Polonia. Muchos recibieron ayuda de polacos, pese a que ocultar judíos era penado con la muerte en la Polonia ocupada por Alemania. En el memorial israelí de Yad Vashem se recuerda a 7.000 polacos entre los «justos».

Entre ellos se cuenta también la familia Kobylec. En el escondite acondicionado en su casa sobrevivieron 30 judíos. La familia construyó un «complejo escondite bajo la cocina. E idearon también un sistema de alarma: cuando llegaban personas conocidas a la casa, en el refugio se prendía una luz de determinado color. Si entraba a la casa un desconocido, una luz de otro color advertía del peligro», cuenta Natalia Romik.

En sus investigaciones se ha topado con muchas historias heroicas. Pero también con capítulos menos honrosos. «Casi toda historia tiene también lados oscuros», comenta. Uno de los últimos sitios que ha visitado es la canalización de la ciudad deLviv. Más de ocho décadas después de la guerra, Romik encontró allí cubiertos y otros objetos abandonados. A menudo son ese tipo de objetos, relatos fragmentarios y documentos las piezas con que reconstruye el puzle de las vidas con frecuencia segadas abruptamente. Son historias que no la abandonan. Su propósito es evitar que se olviden por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.