Jai Costa Rica con el embajador Rodrigo Carreras: “Las relaciones con Israel históricamente siempre fueron muy buenas”

Esta semana tuvimos el honor de entrevistar al Embajador Rodrigo Carreras, diplomático de carrera quien además de haber sido embajador en el Estado de Israel, estuvo en Cuba, Chipre, Turquía, Nicaragua y en Brasil. Hijo además del Presbítero y gran amigo de Israel, el Padre Benjamín Núñez, uno de los impulsores de la Segunda República en los años 40 en el país.
En el primer bloque nos contó sobre las relaciones históricas entre Costa Rica y el Estado de Israel, la cual según sus propias palabras siempre fueron muy buenas y se mantuvo además una importante relación entre el expresidente José Figueres Ferrer (Don Pepe) con David Ben Gurión, quienes destaca con personalidades muy parecidas.
En 1963 se nombró el primer embajador de Costa Rica en Israel, el también expresidente de Costa Rica, Luis Alberto Monge, quien al reunirse con Golda Meir en aquel entonces aseguró que la embajada costarricense se ubicaría en la Ciudad de Jerusalem. Antes de Luis Alberto Monge el país contaba con un cónsul “honorario” (categoría que no existe en el derecho diplomático realmente), lo que quiere decir que en ese momento no había presupuesto hasta la llegada del expresidente Monge a ser embajador.
Durante el gobierno del expresidente Monge en los años 80s, la Asamblea General había realizado una resolución para que los países que tenían sus embajadas en la ciudad de Jerusalem las retiraran de esta con motivo del conflicto con los árabes, Monge la asumió como una recomendación y mantuvo su sede diplomática en la ciudad, la cual se mantendría en el mismo lugar hasta llegado el segundo mandato del expresidente Óscar Arias Sánchez en el año 2006, que se tomó la decisión de trasladarla a la ciudad de Ramat Gan.
El embajador Carreras que estuvo en dos oportunidades designado para Israel, en la primera tuvo la oportunidad de vivir en Jerusalem en un barrio cercano a la Knesset, y en su segunda gestión durante el gobierno de la expresidenta Laura Chinchilla, él pidió la posibilidad de por lo menos tener su residencia en Mevaseret Sion, ubicada a seis kilómetros de Jerusalem.
En el segundo bloque el embajador nos cuenta a partir de qué momento se dieron los cambios en la política exterior de Costa Rica con respecto a Israel que generaría una especie de “distanciamiento”. También contó su experiencia en medio de uno de los conflictos entre Israel y el Hamas que lo llevaron en algún momento por sus declaraciones públicas a ofrecérsele de manera diplomática cambiar su función y ser trasladado hasta la Habana.
En ese segundo bloque señala como Costa Rica ha trabajado en la promoción de un dialogo entre palestinos e israelíes, incluyendo un trabajo realizado en conjunto con el académico Edy Kaufman quien ha planteado una propuesta de establecimiento de Estado Palestino desmilitarizado, copiando la actitud costarricense de hacer de la diplomacia su mejor estrategia para el desarrollo nacional, propuesta que también fue planteada por el expresidente Óscar Arias en su última visita oficial a Ramallah en el año 2009.
También en este bloque se contó cómo se votaba generalmente a favor de Israel en las Naciones Unidas, mencionando la cantidad de presiones que hay en el entorno diplomático para boicotear y golpear al gobierno israelí a través de un desequilibrio en la cantidad de resoluciones que se han realizado contra este país a lo largo de la historia.
Añadió que las relaciones entre Israel y los países latinoamericanos siempre fue positiva, hasta que el conflicto en Medio Oriente migró de árabe – israelí a una circunstancia entre palestinos e israelíes que hizo que se diera un giro más favorable a las posiciones palestinas.
Realizó un interesante planteamiento y es que Costa Rica debería tener una sola embajada concurrente para Jordania, Israel, Chipre y Grecia con su sede en Jerusalem, siendo países que tienen intereses conjuntos y que pueden ayudar para encontrar un camino hacia la paz. Aunque la propuesta nunca ha sido considerada por ninguno de los cancilleres con los que le tocó trabajar.
En el tercer bloque comentó sobre los cambios diplomáticos de Costa Rica, comenzando con el establecimiento de relaciones con el gobierno de Pekín, dejando como una cosa del pasado al gobierno en Taipéi, el segundo gran cambio fue establecer relaciones con Cuba las que se concentraban anteriormente solo en modo consular y el tercer giro político importante fue establecer relaciones con Palestina; aunque ya desde el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez en 1998 ya existían acuerdos de cooperación desde Costa Rica hacia Palestina.
Complementario a este acercamiento con Palestina fue el establecimiento de relaciones con países árabes del bloque “moderado”, según planteaba en su momento el gobierno de turno como una forma de ampliar las opciones en Medio Oriente para la gestión diplomática y comercial nacional.
En el último bloque se conversó de una forma breve sobre la vida y labor del Presbítero Benjamín Núñez y su libro “Del Volcán Irazú al Monte Sion”. El “Padre Núñez”; como se le llama cariñosamente en el país, falleció en 1994 y la comunidad judía costarricense en el año 2017 entregó el premio “Mensch” en su honor y fue recibido por su hijo Rodrigo Carreras en un acto que se mezcló con el 80 aniversario del Centro Israelita Sionista de Costa Rica.
Una charla muy didáctica con un profesional y un gran ser humano, Señor Rodrigo Carreras quién también es un verdadero “Mensch” como su padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.