Juicio por el Memorándum, “Sólo está muerto el que deja de pelear”

Cuando la política entra por la puerta de los tribunales la justicia huye por la ventana.

El revés judicial, con un fallo inédito del tribunal Federal Oral Nº 8 que viola el debido proceso por la denuncia del fiscal Nisman, expone el espurio armado del Memorándum con Irán, a sus articuladores y algunos de sus propósitos no debe ser más que un momentáneo escollo judicial. La apelación a casación y la segura llegada del expediente a la Corte Suprema son instancias que de primar algo de decencia reabrirán el caso donde los imputados deberán responder en un juicio oral a las pruebas y confrontar con los testimonios de los más de 300 testigos.

El pueblo judío sabe de la necesaria templanza y paciencia en la consecución de justicia y verdad. A 85 años seguimos llevando a los estrados judiciales a responsables de la Shoá.

Los dirigentes de la comunidad deben tener claro que la dignidad, la justicia y la verdad no se negocian bajo ningún concepto, ni precio. La querella debe apelar y continuar con su tarea y nunca bajar los brazos. Haber logrado que se declarara inconstitucional el tratado y reabrir la denuncia de Nisman son ejemplos claros que no hay luchas que se puedan y deban abandonar.

Las decenas de escuchas son lo suficientemente contundentes para que los implicados deban dar respuestas ante la justicia y la sociedad. Incluso si por esas artimañas políticas de haber impuesto que el tratado pasara y fuera aprobado de manera impuesta por el Congreso de la Nación por oficialismo de la época, y no ratificado por Irán, cuando ya se había descubierto la verdadera intencionalidad del mismo, lo que podría implicar una potencial dificultad para una sentencia condenatoria, la verdad histórica y fáctica quedaría expuesta.

Una sentencia que, aunque tal vez no pueda ser penada con cárcel, tiene la pena mayor que es la verdad descarnada sobre los responsables de esta afrenta a la república, las víctimas y al denunciante asesinado fiscal de la Nación a cargo de la UFI-AMIA.

Se trata de un caso que podría ser ejemplificado como el de un asesino que apunta su arma contra su víctima y la bala queda atascada. El crimen no se consuma, pero la intención manifiesta está presente.

“No te des por vencido ni aún vencido”.

En esta editorial del director, el mismo, le comparte dos escuchas de las decenas que hemos conocido. Diálogo entre Yusuf Khalil ,de la comunidad musulmana y Luis D´Elia, representante oficioso de los intereses iraníes. Hay mucho para escuchar, entre otros sobre el supuesto armado de la comisión de la verdad que es caracterizada como un “piripipi”, (es decir un blef que nunca fácticamente se podría haber constituido). También la difusión que hace la presidenta de la época sobre el memorándum y otros manejos del poder.

En la segunda escucha aparecen mencionados personajes diversos de los servicios de inteligencia y algunos de los propósitos comerciales del acuerdo, como es el uranio que Argentina le podía proporcionar a Irán. Hay decenas de escuchas cada una amerita ser escuchada, analizada y sobre todo expuestas en un juicio oral y público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.