La traición de Biden a Israel en las Naciones Unidas

La semana pasada, la Administración Biden aumentó su presión sobre Israel al abstenerse de votar una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulada «Asistencia a los refugiados palestinos», que planteaba el «derecho al retorno».

No pude evitar recordar la escandalosa y vergonzosa abstención del presidente Obama en la votación de la Resolución 2334 del 23 de diciembre de 2016, en la que se afirmaba que la «actividad de asentamiento» de Israel constituye una «violación flagrante» del derecho internacional y no tiene «ninguna validez legal».

Israel acusó al presidente Obama de orquestar en secreto la aprobación de la resolución como su golpe de despedida o como algunos lo han caracterizado como su «golpe de despedida» contra Israel.

Durante los años de Trump, Estados Unidos defendió a Israel en todo momento en las Naciones Unidas.

La Administración Biden ha hecho un esfuerzo concertado para volver a las formas y políticas del presidente Obama. Israel no puede confiar en que Estados Unidos le ayude en las Naciones Unidas.

Richard Mills, representante adjunto de EE. UU. ante las Naciones Unidas, dijo: «nos complace ver el lenguaje incluido en varias de las resoluciones que reflejan nuestras prioridades en consonancia con el fortalecimiento de la UNRWA (Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos)». En otras palabras, Israel no era su prioridad.

Las Resoluciones reclaman el «Derecho al Retorno» de los «Refugiados Palestinos» a Israel, así como la recepción de compensaciones por las propiedades perdidas al abandonar sus hogares.

Una Resolución como esta solo tiene un enfoque y un objetivo y es la eliminación del Estado judío. Si las Naciones Unidas se salieran con la suya, más de 3 millones de árabes inundarían Israel y harían imposible que los judíos vivieran allí. Destruiría a Israel.

A partir de 2013, el Estado de Israel ha sido condenado en 45 resoluciones por el CDH (Consejo de Derechos Humanos de la ONU) desde su creación en 2006. Ha resuelto más resoluciones condenando a Israel que sobre todos los demás temas juntos.

Ahora pasemos a los hechos. Cinco ejércitos árabes invadieron Israel horas después de su creación, el 14 de mayo de 1948. Israel se defendió y ganó.

Si los árabes hubieran aceptado la resolución de la ONU de 1947 que pedía la «partición», no se habría creado ni un solo «refugiado».

30.000 árabes adinerados abandonaron Israel por voluntad propia meses antes de que sus hermanos los invadieran.

En Jaffa, los soldados árabes supuestamente violaron a sus propias mujeres y crearon un tremendo caos entre la población árabe del lugar. Muchos se fueron como resultado.

En Haifa, Aubrey Lippincott escribió que «los líderes árabes dominados por el muftí local instaban a «todos los árabes a abandonar la ciudad» y un gran número lo hizo».

Musa Alami, un nacionalista árabe, dijo sobre sus hermanos que huían: «Pero quedaba una sólida esperanza; los ejércitos árabes estaban en vísperas de su entrada en Palestina para salvar el país y devolver las cosas a su curso normal, castigar al agresor y arrojar al mar al sionismo opresor con sus sueños y peligros».

The Economist escribió el 2 de octubre de 1948: «Se insinuó claramente que estos árabes que permanecieran en Haifa y aceptaran la protección judía serían considerados como renegados».

El Comité Nacional Árabe de Jerusalén dijo el 8 de marzo de 1948: «Cualquier oposición a esta orden [de desalojar sus hogares] es un obstáculo para la Guerra Santa… y obstaculizará las operaciones de los combatientes en esos distritos».

El secretario general de la Liga Árabe Azande Pasha aseguró a los pueblos árabes «que la ocupación de Palestina y Tel Aviv sería tan simple como un paseo militar». En otras palabras, un «paseo en el parque». (Obsérvese cómo las palabras «ocupación» y «Palestina» han sido cambiadas por completo para significar polos opuestos de su significado original, tal como lo definió la Liga Árabe; esto es el colmo de la hipocresía).

Los líderes árabes son responsables de que los suyos abandonen Israel. Es claramente evidente en algunos de los comentarios que he citado. En 1948, Israel, que entonces se llamaba Palestina, no quería ir a la guerra. No tenía elección. Los árabes tenían una opción. Eligieron irse. Algunos eligieron quedarse. Hoy prosperan en Israel.

Fue inapropiado y erróneo que la Administración Biden se abstuviera en una votación que se basa en un montón de mentiras. Para mí, esto constituye una verdadera traición a Israel en las Naciones Unidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.