Las últimas revelaciones sobre la guerra encubierta de Israel contra Irán

Gran parte de lo que aparece en el informe del sábado del New York Times sobre la guerra encubierta de Israel contra el programa nuclear iraní ya se conocía, pero algunos nuevos detalles importantes unen algunos puntos de manera críticaAquí hay dos nuevos puntos de vista:

A Israel le gusta golpear a Irán cuando enfada al OIEA

Israel y el Mossad golpearán a la República Islámica cuando lo consideren necesario, pero le gusta hacerlo especialmente cuando Teherán ha enfadado al OIEA. El último ejemplo que parece revelar el nuevo informe fue el 26 de septiembre.

Sólo unas semanas antes, el director general del OIEA, Rafael Grossi, había celebrado el cierre de su primer nuevo acuerdo con el gobierno entrante del presidente iraní Ebrahim Raisi. Pero el 26 de septiembre, el OIEA filtró que Raisi había renunciado al acuerdo. Ese mismo día, el Grupo Industrial Shahid Hemmat -parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y de la Organización de Industrias Aeroespaciales de Irán, responsable del programa de misiles balísticos de combustible líquido de Irán, incluido el Shahab-3 de medio alcance- sufrió una explosión y un incendio.

Con la rutina de Irán de intentar acabar con la difusión de información negativa, al principio no estaba claro la importancia del incidente, aunque mencionaron que dos operarios habían muerto. Sin embargo, para el 27 de septiembre, AP informó que el sitio era la Organización de Investigación y Autosuficiencia Jihad de la IRGC, que el Tesoro de los Estados Unidos sancionó en 2017 por su trabajo de «investigación y desarrollo de misiles balísticos».

El 30 de septiembre, Image Sat había revelado detalles adicionales sobre la identidad, la ubicación y el grave impacto en la base secreta de misiles balísticos de la IRGC. La base está relacionada con los mismos misiles balísticos que podrían utilizarse para montar una cabeza nuclear si Irán consigue completar su enriquecimiento de uranio.

Sin embargo, las explosiones se han producido con bastante frecuencia en los alrededores de Irán durante los últimos 18 meses, y sólo tres incidentes han sido completamente confirmados como sabotaje, acusando Irán al Mossad. El incidente del 26 de septiembre nunca dio lugar a una acusación por parte de Irán y, a diferencia de los casos anteriores, ni siquiera una fuente anónima de Israel se atribuyó el mérito.

Ahora que las fuentes (potencialmente estadounidenses que intentan disuadir a Israel de continuar) han nombrado a Israel como culpable, parece evidente que Jerusalén tomó la decisión de atacar la base de misiles balísticos del CGRI después de que el OIEA filtrara la renuncia de Raisi a su acuerdo con Grossi.

Esto sigue un patrón anterior cuando el 19 de junio de 2020, la Junta de Gobernadores del OIEA condenó a Irán por primera vez desde antes del acuerdo nuclear JCPOA 2015.

Desde el 25 de junio de 2020 hasta principios de agosto de 2020, Irán fue golpeado por una ola de alrededor de una docena de explosiones inexplicables. Algunas fueron verdaderas malas infraestructuras que provocaron fugas de gas y otros accidentes, pero otras, como la del 2 de julio de 2020 en Natanz, fueron un potente y eficaz sabotaje del programa nuclear.

Todavía no está claro si el golpe del 26 de septiembre fue un «ataque encubierto» por aviones de las FDI como el F-35, o posiblemente por un dron o algún otro método de ataque del Mossad.

Irán ha pasado del uranio al desarrollo de armas

Es posible que el Mossad e Israel no hayan renunciado a frustrar o frenar la prisa de Raisi por completar su enriquecimiento de uranio, pero al menos una parte importante de su atención se ha desplazado al sabotaje de la fabricación de armas.

Esto no sólo se desprende del hecho de que el objetivo del 26 de septiembre se refiera a los misiles balísticos. El informe del Times también destaca que el director del Mossad, David Barnea, aportó nueva información sobre el grupo armamentístico de Irán.

Si la República Islámica llega al 90%, el siguiente cortafuegos de Jerusalén para detener un arma nuclear iraní es frenar y sabotear su grupo armamentístico.

Existe un amplio debate sobre cuánto ha avanzado el grupo armamentístico desde 2003, que es la fecha de finalización de gran parte del archivo nuclear secreto que el Mossad incautó a Irán en una asombrosa operación el 31 de enero de 2018.

Muchos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han estado filtrando que Irán no hizo casi ningún progreso desde entonces.

El Mossad está de acuerdo en que el progreso de Teherán se ralentizó una vez que tuvo que pasar a la clandestinidad, pero ha argumentado que los aspectos de la fabricación de armas -actividades que van desde las actividades de detonación, hasta el diseño de vehículos para misiles balísticos para volver a entrar en la atmósfera inferior de la Tierra, pasando por la miniaturización de ojivas nucleares- continuaron clandestinamente.

Este debate adquirirá ahora un nuevo nivel de importancia para el Mossad y la inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, ya que Irán está potencialmente a sólo unas semanas de alcanzar el nivel de armamento del 90% de enriquecimiento de uranio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 9 =