¡Los Buñuelos nos cayeron del cielo!

Todo el mundo sabe que cuando nuestro pueblo estaba en el desierto de Sinaí, huyendo del Rey Parong (Faraón) en camino a Israel, nos «Cayeron buñuelos del cielo».  

 

¡Bueno no todos lo saben! Solamente los que leen la Biblia, en sus traducciones al ladino. Nosotros, los que amamos muestra herencia lo conocemos; los demás no se dan por enterados. Pero ojalá con esto los podamos guiar.

 

A lo que me refiero es que en las traducciones al español moderno, lo llaman «Maná» y en inglés «Mannah», tratando de aproximar el hebreo de la Biblia que nos cuenta que los llamamos «MAN», porque al principio no sabíamos lo que eran (En hebreo «Mah, ¿Qué es?). De aquí las aproximaciones en la traducción al español, que mencioné líneas arriba.  

 

En las traducciones antiguas al ladino, se describen estas tortas usando las palabras Buñuel, Buñuelo, Biñuelo, Bumuel, Bumuelo, Birmuelo, Bilmuelo y Bunuel. Todas se refieren a las tortas tradicionales sefarditas, que hoy en día llamamos «Buñuelos». En Turco las llamaban «Lokjma», en Griego «Zvingous» y en Árabe «Awami». 

 

Todas se refieren a tortas dulces fritas en aceite, que en España son asociadas a la influencia Mora y Judía de la era de oro de Iberia (Sefarad). Son una masa de harina con dulce y fritas en aceite. Las comemos en Janucá, para recordar el milagro del aceite. 

 

Estas tortas son diferentes a los «Sufganiyot» Americanos e Israelíes modernos, que son producto de un sincretismo entre la cultura Ashkenazi y la imaginada Sefardí. Los «muestros» son los buñuelos, los españoles, exclusivamente sefardí tajor (Puro sefardita). Lo cierto es que para nosotros que «Nos cayeron del cielo», son la comida del paraíso de origen Divino. 


La Torá nos cuenta en dos lugares, de las tortas que «Nos cayeron del cielo», para mantenernos durante el período en el desierto, antes de llegar a la Tierra de Israel. Primero en Éxodo 16: 1-36 y luego en el libro de Números 11: 1-9. Nos relata que el pueblo Judío comió de panes milagrosos, que caían del cielo cada día para nuestro sustento y los viernes recogíamos una doble porción para la comida de Shabat, que no recolectábamos durante el día Sagrado. Por eso colocamos dos panes en nuestra mesa para hacer el Kidush los viernes, recordando esta bendición de la doble porción para Shabat. 

 

En Números 11:8, la Torá nos describe el sabor de esos panes milagrosos que sabían «Leshad Hashamen», «A pastel en aceite». También en Éxodo 16:31, sabían a «Sapijit» «Con miel». La palabra «Sapijit» solamente aparece una vez en la Biblia, para describir la forma de las tortas usando este vocablo, que está relacionado a «Sapajat»; en hebreo es un tipo de oblea o torta hecha de masa.  

 

En el Siglo X, Rav Saadia Gaon describe al «Sapajit», las tortas mencionadas en la Biblia como «Levivot», (tortas) usando la palabra Árabe «Katayef» que son tortas dulces, no las de papa que hoy en día  en el hebreo moderno las llaman «Levivot». 

 

Las tradiciones de los Gaonitas (Gaonim) fueron transferidas a la cultura Sefardí de la Península Ibérica y somos la continuación de esa tradición. 

 

Las traducciones de la Biblia al ladino, comenzando desde 1547 en la primera traslación de la Biblia al Ladino en letras hebreas, traduce las palabras de Éxodo 16:31 «Sapijit» a «Bunuelos». De igual forma, en la edición de 1553 se describe el sabor de la «Maná», usando la palabra buñuelos.  

 

Para los que piensen que tal vez éstos, se refieren a otra cosa usando el mismo nombre, en el siglo XII, el padre de Maimónides «Maimon ben Yosef», quien vivió en España y luego en Egipto, nos describe la costumbre de comer masas fritas dulces, usando la palabra «Sufganin» y en Árabe «Alsfingh».


Rav Gedaliá Cordóvero (1588) el hijo del famoso cabalista español el RaMaC, Rav Moshé Cordóvero, traduce la palabra Bíblica «Sapijit», que describe las tortas u obleas como: «Binuelos o Benuelos». 

 

El Sefer Meam Loez (Mengam Loez) de Rav Yangakov Juli, describe las tortas de «Man» diciendo que sabían a «Bilmuelos». 

 

En 1739 la Biblia en Ladino, Abraham Asa de Istanbul y de Ismir, también traducen la Maná y describen su sabor a «Binmuelo con miel». 

 

«Y la kaza di Israel yama su nombre Man y era komo simienta de Kolantro blamko y su sabor komo bimuel kon miel». 

 

Confío en que tengan muy claro con lo que leyeron, sobre todo los que no estaban enterados, que a pesar que los «Muestros» consideren que los buñuelos son comida celestial, lloviéndonos del cielo y nuestras biblias así lo traduzcan, no quiere decir que sean buenos para la cintura. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.