Los Marranos: Judíos forzados a convertirse al cristianismo en España

La conversión forzada de un cuarto de millón de judíos en España fue, en términos espirituales, un Holocausto nunca igualado en el largo exilio del pueblo judío. Incluso en las peores circunstancias de asimilación nunca se igualó la finalidad de la conversión.

En el centro de la tragedia estaban los marranos. Eran judíos que se habían convertido oficialmente al cristianismo, pero que se veían a sí mismos como judíos y practicaban el judaísmo en secreto tanto como podían. La mayoría de los marranos nunca salieron de España y se convirtieron en cristianos de pleno derecho en 50-60 años. Aunque las costumbres judías se conservaron en los hogares marranos, a veces incluso durante siglos —por ejemplo, encender velas el viernes por la noche o comer pan ácimo con la llegada de la primavera—, las generaciones posteriores no las trataron más que como una misteriosa tradición familiar. En cuanto a la religión, eran católicos.

Cuando entró en vigor la orden de expulsión en España en 1492, muchos judíos huyeron a través de la frontera hacia Portugal. Pero cinco años después fueron expulsados de Portugal. Ese decreto fue probablemente aún más perjudicial para ellos que el decreto original de expulsión de España porque indicaba que esta vez la sociedad Inquisición – Iglesia Cristiana era mucho más seria que todo lo anterior.

En los primeros 50 años después de la expulsión, hubo un éxodo constante de marranos de la Península Ibérica. Sin embargo, les costó mezclarse con sus compañeros judíos.

Aunque los rabinos de la época habían decretado que los marranos fueran aceptados y acogidos de nuevo en la comunidad, los judíos de fuera de España tenían muy poca simpatía por los marranos. Durante muchas generaciones, la gente ni siquiera se casaba con sus familias ni los trataba como judíos, sobre todo por el resentimiento de que, cuando llegó la hora de la verdad, optaron por convertirse en lugar de asumir la privación del exilio.

Como resultado, muchos marranos formaron sus propias comunidades y permanecieron aislados. De cualquier manera, la reacción entre el pueblo judío fue extremadamente negativa hacia los marranos.

Italia

El establecimiento de la comunidad judía en Polonia, en el 1400 y principios del 1500, constituyó el centro de la judería askenazí. Sin embargo, los judíos sefardíes, tras ser expulsados de España, se hicieron con diferentes hogares en toda Europa y la cuenca mediterránea.

Italia fue un lugar de desembarco privilegiado. Aunque era nominalmente el país más católico del mundo, Italia estaba dividida en muchos pequeños reinos. En comparación con la Iglesia de España, la de Italia era liberal. Era la época de los papas Médicis y Borgias que, por decirlo claramente, no eran religiosos.

Muchos marranos encontraron un hogar en Italia. Fue allí donde fueron más aceptados por las comunidades judías.

El judío más famoso que huyó allí fue don Isaac Abarbanel. Su presencia en Italia dio prestigio a los judíos españoles, e incluso a los marranos, que ascendieron rápidamente a posiciones de riqueza e influencia.

A partir de mediados del siglo XVI, la comunidad judía italiana era realmente una comunidad española. Sin embargo, por la misma época en que llegaron los Abarbanel, se instaló en la ciudad de Padua un gran rabino procedente de Polonia, el rabino Meir ben Isaac Katzenellenbogen. Tenía tres: un rabino, un banquero y un comerciante. Se hicieron amigos de los nobles italianos dispersos entre los estados fracturados de la península italiana y crearon una base para la vida judía en el futuro.

El rabino Katzenellenbogen y sus hijos engendraron un gran número de descendientes. Del mismo modo, hay cientos de descendientes de don Isaac Abarbanel. Estos dos grandes rabinos, más que nadie, crearon literalmente la comunidad judía italiana y fueron el cemento que la mantuvo unida

Cuando los marranos llegaron a Italia, trajeron consigo ciertos rasgos no judíos que se introdujeron en la comunidad judía en general. Por ejemplo, la gran sinagoga de Florencia, construida en esa época, se asemeja a una iglesia en términos de arquitectura. En cambio, la sinagoga hispano-portuguesa de Ámsterdam presenta una arquitectura tradicional de sinagoga judía. Aunque en el exterior no es nada extravagante, en el interior tiene la famosa caoba oriental importada de Brasil. Además, se ha realizado una gran labor de ingeniería, ya que se construyó sobre el canal y sus cimientos se apoyan en postes de madera que le permiten moverse con la marea. Sin embargo, aunque es un edificio histórico, no es un edificio impresionante desde el punto de vista arquitectónico.

En cambio, la sinagoga de Florencia es una magnífica pieza de arquitectura renacentista. Sin embargo, se asemeja mucho al estilo de los templos no judíos. Los marranos la trajeron consigo.

Turquía

El segundo lugar al que llegaron los marranos fue Asia Menor, que hoy incluye Turquía, Grecia y Salónica.

Los marranos siguieron en realidad el camino de la migración que los judíos sefardíes en general emprendieron tras la expulsión de España. Desde Turquía, Grecia y Salónica llegaron finalmente a Siria y Alepo.

Los judíos llegaron primero a Constantinopla (hoy Estambul), lo que significa que los judíos volvieron a estar bajo el dominio de los musulmanes. Los musulmanes nunca les dieron facilidades, pero tampoco los destruyeron. No fue un exilio cómodo, pero tuvo menos altibajos que el exilio cristiano.

El fundador de la judería turca fue el rabino Elías Mizrachi, famoso por su supercomentario de Rashi sobre el Pentateuco. Su familia no procedía del exilio español, pero reunió a la judería española en torno a él. Cuando llegaron los marranos, fue capaz de asimilarlos a la comunidad turca y fueron aceptados más que en ningún otro lugar del mundo.

El rabino Mizrachi fue la figura rabínica central y se le considera la base de la judería turca. Apoyó las costumbres y la liturgia sefardí, que se acercó más a la liturgia árabe de lo que había sido en España, porque ahora los judíos vivían entre los árabes. Aunque los turcos no eran árabes, dominaban Oriente Medio y ahora la vestimenta, la música y la visión general de la vida de los judíos adoptaban los rasgos del país en el que vivían.

También había una gran comunidad judía en Salónica, una de las islas de Grecia. Esa comunidad sería completamente destruida por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, cuando los 7.000 judíos que había allí fueron enviados a Auschwitz. Sin embargo, los judíos habían vivido allí durante 400 años. Se ganaban la vida con la navegación y la pesca, hasta el punto de que era sabido por los no judíos que no se podía comprar pescado en sábado. Incluso después de que los nazis eliminaran a los judíos, esa costumbre de no entrar ni salir en barcos de los puertos se mantuvo en la comunidad no judía hasta hace muy poco.

La tierra de Israel

El tercer lugar al que intentaron escapar los judíos españoles y los marranos fue la Tierra de Israel.

Aunque muy pocos judíos españoles fueron a Israel, algunos cientos de familias lo hicieron. Es posible rastrear los inicios de una presencia judía más fuerte en la Tierra de Israel, una presencia que no ha dejado de crecer desde entonces hasta nuestros días, hasta la expulsión española.

El fundador de la comunidad judía en Jerusalén fue el renombrado rabino Ovadiah de Bartenura, el hombre que escribió el comentario seminal a la Mishnah que todavía utilizan todos los que la estudian hoy. Era un judío español que fue a Italia, a la ciudad de Bartenura y luego a Jerusalén. Allí fue rabino y creó la comunidad sefardí.

La segunda ciudad a la que llegaron los judíos españoles en la Tierra de Israel fue Safed (Tzfas), situada en las colinas no lejos del Mar de Galilea. Es una de las cuatro ciudades sagradas de la Tierra de Israel, según la tradición cabalística (mística judía). Las otras son Jerusalén, Hebrón y Tiberio.

Como en otros lugares, los marranos llegaron a Israel con los exiliados españoles. En la literatura rabínica de la época se pueden ver una y otra vez los desafíos que la presencia de los marranos trajo consigo.

Fue en esta época cuando, para diferenciarse de los marranos, los sefardíes adoptaron un sufijo a su nombre, las letras hebreas samej y tet (sonidos «S» y «T» respectivamente), que significaban Sefardí tahor, «judío español puro». Este sufijo no solo servía para diferenciarlos de los judíos askenazíes, sino también de los marranos. Era una declaración que decía en efecto: «En esta familia no había marranos».

Otros lugares de refugio

Los sefardíes también escaparon a los actuales países de Argelia, Marruecos y Túnez, que están justo al otro lado del Estrecho de Gibraltar, en el extremo sur de España. Desde hace mucho tiempo había allí fuertes comunidades sefardíes que se remontaban al siglo VIII. De hecho, la comunidad judía española se había originado allí. Ahora, al regresar, reconstruyeron sus comunidades. Los refugiados de España trajeron consigo la riqueza y las tradiciones de los judíos sefardíes.

Personas como el rabino Isaac ben Sheshet (1326-1408), conocido por su acrónimo Rivash, y otros grandes rabinos españoles llegaron a Marruecos, sentando las bases de las comunidades judías de allí, comunidades que se mantendrían intactas hasta su expulsión a principios de los años cincuenta. Los judíos vivían en Fez, Marrakech, Casablanca, Túnez y otras ciudades.

Finalmente, algunos judíos españoles acabaron en Egipto. El líder de la comunidad judía allí era el rabino David ibn Zimra, el Radvaz. Fue el rabino principal de El Cairo y dejó para la posteridad 3.000 decisiones legales. También fue un diligente cronista de la época y de la agitación que existía. Sin embargo, esta comunidad se asimiló muy rápidamente, adoptando la vestimenta y el estilo de vida egipcios.

Holanda

En Europa, como los Países Bajos pertenecían a España, era natural que los judíos españoles emigraran a Holanda. La mayoría de los judíos que huyeron a Holanda eran marranos y se hicieron muy ricos.

Más que ningún otro país europeo, Holanda tiene fuertes influencias judías. La ciudad de Ámsterdam, con sus magníficos canales (similares a los de Venecia), fue construida por judíos, que la convirtieron en el mayor puerto de Europa.

Los judíos del siglo XVI trajeron a Ámsterdam el comercio. La famosa Compañía Holandesa de las Indias Orientales, responsable de la colonización de gran parte de lo que se convertiría en América, estaba financiada y dirigida por judíos; aunque no tuvieron un papel público destacado, fueron el motor de la misma. De hecho, bajo la influencia judía Holanda se convirtió en una potencia mundial colonial, aunque en términos de recursos naturales y población no tenía derecho a serlo.

Los judíos fueron los mecenas de los famosos maestros holandeses. Por eso gran parte del arte de Holanda es de temática judía. La cartera de Rembrandt, por ejemplo, incluye una cantidad sorprendente de obras con temas judíos. Vivía en un barrio judío y era mantenido por judíos. Muchos de sus temas incluyen el encendido de las velas del sábado, la novia judía, el rabino, escenas bíblicas del «Antiguo Testamento» y el profeta Jeremías. Tanto él como otros artistas se preocupaban por los temas judíos. Esto se debe a que los judíos les apoyaban.

El famoso rabino de Ámsterdam a finales del siglo XVII era el rabino Tzvi Ashkenazi, un genio de fama mundial, que ya había prestado sus servicios en Europa.

El tiempo cura las heridas

Holanda se convirtió en una potencia mundial con la ayuda del empuje y el ingenio judíos. Esto fue principalmente el resultado de los judíos españoles que habían huido de España, y de los marranos que les siguieron después. Casi todos ellos retomaron oficialmente su observancia y práctica del judaísmo de forma abierta. Al cabo de un tiempo se integraron en la comunidad.

Curiosamente, entre las cosas que los judíos aportaron a Ámsterdam estaba la tolerancia religiosa. En la antigua biblioteca, junto a la hispano-portuguesa, en la rotonda, hay una lista de miembros de la década de 1600. Junto a cada nombre hay un código que indica quién era marrano y quién no. Sin embargo, poco a poco, después de 50-60 años, el código desaparece. Todo el mundo se integró.

De ahí se desprende lo difícil que era para los judíos que lo dejaron todo en España actuar con total ecuanimidad hacia los judíos que habían cedido a la presión y se habían convertido. Sin embargo, el tiempo curaría las heridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.