Médicos israelíes realizan mastectomía utilizando las “manos” de un robot

Por primera vez, un equipo quirúrgico del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv realizó una mastectomía utilizando únicamente un robot.

«Esto es lo siguiente para las pacientes que necesitan someterse a una mastectomía», dijo el profesor Yoav Barnea, jefe de la unidad de Cirugía Plástica y Reconstructiva de la Mama en Sourasky. «El robot permitirá obtener la máxima precisión y grandes resultados estéticos, incluida la conservación del pezón original, y todo ello en una sola intervención en lugar de las tres cirugías separadas del método anterior, y con una recuperación rápida y cicatrices mínimas».

La cirugía se realiza con el sistema quirúrgico Da Vinci. El cirujano se sienta en una consola y controla el robot.

«El robot es una extensión de las manos del cirujano», explicó Barnea.

Se utiliza una cámara especial para ver el interior de la mama, lo que proporciona al médico una visualización completa de lo que ocurre.

«Se ve muy de cerca», dijo Barnea. «Es como si estuvieras dentro de la mama».

La operación se realizó en correlación con una visita del Dr. Benjamin Sarfati, que trabaja en un importante hospital francés, ha realizado allí al menos 80 de estas cirugías robóticas y está ayudando a formar al equipo israelí. Barnea dijo que el objetivo es poder hacer también esta cirugía robótica con regularidad en Israel.

Sourasky no es el único hospital que cuenta con un sistema Da Vinci, por lo que otros también podrían considerar esta cirugía.

«La cirugía robótica no es algo nuevo«, subrayó Barnea. «Es algo que se hace casi de forma rutinaria en los hospitales israelíes, pero para otras indicaciones«.

Los retos de la mastectomía tradicional son que se crea una gran cicatriz, dijo, y que como el corte se hace en la parte inferior de la mama y se trabaja en la parte superior, el cirujano está trabajando a ciegas durante al menos una parte del procedimiento.

En cambio, la mastectomía robótica permite que las cicatrices sean más cortas y queden más ocultas. También proporciona una visión directa y, por tanto, una mayor precisión. La reconstrucción mamaria se realiza inmediatamente después utilizando los mismos cortes. Además, el pezón puede moverse y conservarse.

Toda la operación dura entre una hora y media y dos horas por mama.

Sin embargo, hay inconvenientes. Barnea afirma que el uso del robot implica una curva de aprendizaje y cuesta más que la cirugía tradicional.

De momento, el procedimiento está aprobado para mastectomías preventivas, es decir, para mujeres propensas al cáncer de mama que optan por ser proactivas, como las portadoras del gen BRCA. Sin embargo, Barnea dijo: «Creo que este método innovador se convertirá pronto en la rutina quirúrgica de cientos de pacientes de mama en Israel cada año».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.